Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Opinión

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

El peor mes de la historia

El Consejo de Ministros decidió ayer prohibir los despidos y anunció que se revisarán todos los Erte en busca de fraude, al tiempo que publica un nuevo un formulario para que la gestión de los expedientes sea más ágil ya que los asesores no dan abasto

Además de simplificar los formularios, los asesores piden que se flexibilicen los plazos que hoy les desbordan

Como prácticamente todo lo que está pasando a lo largo de las últimas semanas en este país y en el mundo en general, el próximo dato del paro va a ser también histórico. Se espera que nada más y nada menos que dos millones de españoles pasen a engrosar las listas del Inem, algo que hace tambalearse todas las cuentas del Estado. La crisis derivada del coronavirus ha provocado que muchas empresas tengan que cerrar su puertas y cesar por completo su actividad, porque así se lo exige el real decreto aprobado por el Gobierno para intentar controlar la expansión del coronavirus. Sin embargo, a muchas otras empresas la situación generada por esta crisis sanitaria les está poniendo contra las cuerdas, y tampoco faltan los empresarios oportunistas que quieren intentar aprovechar la ocasión para ahorrarse costos sin que su actividad se lo requiera necesariamente. Por todo ello, el Consejo de Ministro decidió ayer prohibir los despidos objetivos derivados por esta situación, y anunció que vigilará muy de cerca todos los Ere que se han solicitado en España a lo largo de las últimas semanas para evitar posibles fraudes. Al mismo tiempo, se cumple una exigencia de los asesores fiscales y laborales, que están también desbordados estos días, simplificando los procesos, pero lo que éstos piden también es que se flexibilicen los plazos que actualmente estrangulan su capacidad de gestión y, por tanto, la de las empresas para las que trabajan, y que son las damnificadas de esta situación.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Lo habitual es que el partido que gana las elecciones generales en León consiga tres de los cuatro senadores que elige esta provincia, como pasó en abril. En esta ocasión, el reparto fue 2-2 entre PP y PSOE, y llama la atención que, en el caso de los populares, sus disputas internas, el poner cada candidato toda la carne en el asador (y probablemente el hecho de que Vox sólo presentase un candidato) hicieron que sus dos senadores ya electos lograran 10.000 votos más que su partido en el Congreso.

A PIE DE CALLE

El mundo se para

Poco sabíamos hasta estos últimos días de la palabra ‘Pandemia’; hoy, está en boca de todos. Ya nos hemos visto en alerta y con ciertas preocupaciones en la época del Ébola, la Gripe A o el SARS cuando amenazaron con deteriorar nuestra salud. Nunca tuvimos miedo. Yo misma le quité importancia a este asunto cuando vi la noticia de Wuhan, tenía tanta confianza en el gran bloqueo de China que pensé que sería imposible verme las caras con su enemigo; por otra parte, desconocía lo poderoso que era. Me equivoqué.

Durante la crisis del ébola, en el año 2014, era una enfermera con pocos años de experiencia, y ninguna en absoluto en cuestiones de aislamiento; pero, a pesar de ello, siempre conservé la confianza en mí misma. Aquellos días en los que aprendí a ponerme un EPI (Equipo de protección individual), me sentí mucho más segura que hoy, seis años después, en plena crisis del Covid-19 en la que mis sentimientos son una montaña rusa y corrientes de responsabilidad inundan mi cuerpo durante todo el turno de trabajo.

Las enfermeras somos el colectivo de mayor contacto con los pacientes, somos los que más tiempo pasamos a su lado y, no sólo tenemos conocimientos científicos, también, gran parte de nuestro trabajo lo destinamos al bienestar y a la creencia de que cualquier dolencia mejora con unas buenas dosis de amabilidad y buena compañía. Hoy me piden que borre todo eso y me convierta en un autómata que se mantenga lo más alejada de los pacientes, me piden que deje a sus preocupados familiares, entre lágrimas, en la calle (siempre manteniendo la distancia de seguridad) y les informe de que la información se hará vía telefónica. La primera vez que lo hice se trataba de una persona institucionalizada en una residencia y de avanzada edad, pensé: «quizá sea el último adiós pero mi deber es protegerte». Sentí que la enfermera que había sido hasta entonces había desaparecido y que nacía una nueva, donde había una sonrisa ahora hay una mascarilla y donde había bromas ahora sólo podía caber la responsabilidad y la seriedad; concentración y a trabajar en mi único objetivo: proteger a la población y evitar propagar este virus.

Cada día que voy a trabajar aprendo una nueva lección, las antiguas salas de atención a pacientes han cambiado para prepararnos para la que se avecina y nuestros superiores trabajan sin descanso para hacer las cosas lo mejor posible. Es probable que se cumpla lo que dicen los expertos y nuestro sistema se colapse tanto o más que el madrileño, todo depende de vosotros. Cuando penséis que no podéis salir a correr, en bici, al bar… acordaos de la enfermería responsable y compasiva y colaborad con nosotros; ser serio y estricto, hoy, es la esperanza para el mundo.

Maite Hernández es Enfermera de urgencias del Hospital universitario de León Maite Hernández

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter