Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Opinión

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

Menos y más viejos

El INE publicó ayer los indicadores urbanos que miden la calidad de vida de los grandes municipios españoles. La ciudad de León ha perdido 10.000 habitantes en la última década y se mantiene como la que menor tasa de actividad tiene en todo el país

El drama de la despoblación trasciende al medio rural y la capital debería ser el motor de oportunidades de la provincia

Cada manojo de datos que brota del Instituto Nacional de Estadística (INE) suele suponer un disgusto para León. El de ayer viene dado por los indicadores urbanos (Urban Audit), que tienen como objetivo recopilar información estadística que permita comparar la calidad de vida de las principales ciudades españolas y europeas. En el caso de la capital leonesa, los datos de población referidos al pasado año reflejan un total de 124.303 vecinos, cifra que contrasta con los 134.012 referidos a hace una década. De esto se deduce que la capital ha perdido casi una media de mil habitantes cada año durante este periodo. Y a esta merma de capital humano se suma una rápida evolución del envejecimiento del mismo. A este respecto los indicadores urbanos sitúan la media de edad de los vecinos de la capital en 49,77 años, mientras que hace diez años era de 45,48.

Todo ello viene a confirmar que la despoblación es un problema que trasciende al medio rural, que puede tener en la pandemia un aliado a la hora de atraer población por su calidad de vida y sus menores niveles de contaminación y aglomeraciones de gente. En todo caso, son muchos los que siguen haciendo las maletas para irse a otras ciudades en busca de un futuro mejor. Y ahí debe estar la búsqueda de soluciones a la hora de conseguir que la capital atraiga inversiones que generen oportunidades y empleo para que los jóvenes vivan en ella o en los pueblos de la provincia.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Lo habitual es que el partido que gana las elecciones generales en León consiga tres de los cuatro senadores que elige esta provincia, como pasó en abril. En esta ocasión, el reparto fue 2-2 entre PP y PSOE, y llama la atención que, en el caso de los populares, sus disputas internas, el poner cada candidato toda la carne en el asador (y probablemente el hecho de que Vox sólo presentase un candidato) hicieron que sus dos senadores ya electos lograran 10.000 votos más que su partido en el Congreso.

A PIE DE CALLE

Aún queda mucha batalla ahí fuera, pero podemos ganarla

No hay debate posible en esto. Este pasado miércoles, día 6 de mayo, por la tarde se congregaron un rato en mi calle, como desde siempre es costumbre, ya que es peatonal y recóndita, de poco paso, una pandilla de adolescentes buscando intimidad. Unos ocho entre chicos y chicas, con las mascarillas quitadas y otros que ni las llevaban, sin guardar las distancias de seguridad y compartiendo entre ellos un cigarro.

Entre eso, más otras constantes imprudencias que he visto también de adultos y mayores, me encuentro ahora entre un estado de enfado y tristeza profunda. Impotencia y desilusión.

Hoy llueve en León, está lloviendo, y os juro que me encantaría que lloviera fuerte sin parar durante días, porque no es necesario para nada el ocio ni el deporte a diario y más aún cargado de completa irresponsabilidad por parte de tantas personas imprudentes.

Esos adolescentes aun estarían sin contagiar, ahora casi toda la gente en principio está sana, pero si en la fase 0 ya estamos así, en la fase 1 comenzarán de nuevo los contagios y cuando quieran volver a poner medidas drásticas, otro brote masivo de contagios volverá a ocurrir, y ni la economía de nuestro país puede llegar a soportar otro parón ni nuestros sanitarios ya muy agotados física y emocionalmente podrán volver a sufrir otra segunda dura saturación hospitalaria, teniendo en cuenta que está muriendo o morirá otra gente por no poder ser atendida a tiempo en un quirófano, por ejemplo.

Por mí que llueva, que llueva y no pare.

Por favor, no escatiméis en protección y compartid archivos con ayuda e información útil.

Este virus es muy contagioso, por suerte no es altamente mortal, pero ya han alertado de una nueva cepa que tira bastante por tierra los adelantos medicinales que hasta ahora ya habían avanzado y no es seguro todavía que no sea más peligroso ni que los inmunes sean inmunes toda la vida.

Todo es nuevo aquí y todo son hipótesis que el tiempo irá poniendo en su lugar.

Lo que si está clara es nuestra única lucha y es la de retener al máximo el número de contagios para evitar el colapso sanitario.

No con miedo ni pánico, más bien con prudencia y conocimiento y asimilando de una vez que estamos ante una situación muy delicada, pero tan fácil de combatir como con la higiene y protección con mascarilla al salir de casa en la calle y en lugares públicos.

Aun queda mucha batalla ahí fuera, vamos a demostrar que sí podemos ganarla.

¡Cuidaos mucho!
Juan Antonio Cuenca García

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter