Publicidad

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

Una justicia fuerte

Con permiso de la monarquía, nuestro sistema judicial lleva camino de ser el que más se deteriora durante esta legislatura, con frentes prácticamente a todos los niveles

Son muchos los motivos, desde la bronca entre los dos principales partidos por el control hasta la huelga de letrados

Con permiso de la monarquía, indudable plusmaquista del descrédito a lo largo de los últimos años, la institución que más se ha deteriorado a lo largo del presente mandato es la justicia. Son muchos los motivos, desde la bronca entre los dos principales partidos por hacerse con el control del Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional hasta la huelga de letrados que amenaza con colapsar definitivamente los juzgados. También la ley del ‘Sólo Sí es Sí’ y su polémica aplicación, incluidas las acusaciones de machismo a los jueces por parte de la ministra Montero, ha contribuido a que la imagen de la justicia española no sea la del país ejemplar en la aplicación de la democracia que España aspira a ser. Pero hay también pequeños detalles, pequeños casos en el global pero de vital importancia obviamente para los afectados pero también para el conjunto de la sociedad leonesa, como es el caso del proceso que debe depurar responsabilidades sobre el accidente que costó la vida a 6 mineros. El juicio empezó ayer, una década después, y los primeros pasos no parecen aportar luz, sino más bien todo lo contrario, sobre lo ocurrido.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Hay que ver cómo se las gastan en Adif y en Renfe. Qué dureza han demostrado con los responsables de que los trenes diseñados para Cantabria y Asturias no quepan por los túneles. Contaba Antonio Burgos que un campesino andaluz fue a Madrid en tren y, al bajarse en Atocha, recibió una bocanada de vapor de la locomotora. Se revolvió y le dijo a la máquina: «Esos cojones tenías que haberlos echado en Despeñaperros». Así que a los directivos de Adif y Renfe, tan duros ahora, cabría decirles que aquí también pasó lo de que los trenes no cabían por los túneles... y que «esos cojones tenían que haberlo echado en León».

A PIE DE CALLE

Chabolismo en León

Como un simple ciudadano, mero testigo del quehacer y pálpito diario de nuestra ciudad, quiero denunciar una situación que perdura ya por más de 30 años: los dos asentamientos de chabolas en León que hoy representan para la ciudad un signo de vergüenza y abandono.

En el 2018 existía un Plan conjunto de la Junta y el Ayuntamiento para acabar con estos suburbios chabolistas de las graveras (entre la Venatoria y los paseos del río Bernesga) y de los llamados Altos del Duero (en la rotonda del Hospital Universitario). Todo estaba previsto para la erradicación con fondos Edusi en el 2020.

¿Qué ha pasado con ese acuerdo desde entonces? ¿A quién se debe esta desidia y este desinterés? ¿Por qué se ha frenado esta iniciativa? ¿Hasta cuando se piensa mantener este foco de pobreza y malvivir en un entorno tan visible de nuestra ciudad que sonroja a cualquiera con un mínimo de sensibilidad? ¿Qué se busca con dilatarlo en el tiempo? Son preguntas, que merecen una respuesta. Es que no se ven razones objetivas para que una solución de asentamiento temporal, se cronifique en el tiempo. Insisto, para vergüenza y sonrojo.

Bien está y se aplaude, que con los fondos Edusi se acometan obras de rehabilitación de viviendas en el ‘León Norte’, se adecenten fachadas, calles y aceras, se invierta en remozamiento de parques, pero la erradicación total y definitiva de esos poblados chabolistas de etnia gitana y su inclusión (de la que tanto se habla) en un digno realojo debería de ser una prioridad absoluta en elempleo de esos Fondos Europeos.

Creo que es el momento de sacar a la luz esta «anormalidad» humanitaria y vergonzante en nuestra ciudad. No hay ninguna otra razón por mi parte. Javier Serrano

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter