Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Opinión

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

Contaminar, concienciar

A pesar del aumento de las emisiones contaminantes en la capital leonesa, el Ayuntamiento considera que no es necesario restringir el tráfico en el centro de la ciudad, tráfico que ya ha quedado reducido al mínimo con las diversas peatonalizaciones

Las emisiones contaminantes se han incrementado un 10% a lo largo de los últimos tres años en la capital leonesa

La lucha contra la contaminación se ha convertido en una de las grandes preocupaciones del siglo XXI en una gran cantidad de ciudades. A pesar de ser de pequeño tamaño, León no está exenta de este problema, y desde el Ayuntamiento de León se han puesto en marcha diversos estudios que tiene como objetivo conocer el verdadero alcance de las emisiones contaminantes en la capital de la provincia. ‘Monitorización de la huella de carbono’ y la ‘Evaluación de riesgos y vulnerabilidades climáticas del municipio de León’ son dos de estos estudios, que ayer fueron presentados en el marco de la Semana de la Movilidad. La principal conclusión de dicho estudio es que las emisiones contaminantes se han incrementado un 10% en los últimos tres años. Concretamente, se ha pasado de las 754.687 toneladas de CO2 en 2015 a las 826.334 del pasado ejercicio, lo que supone 71.647 toneladas más. «Hemos incrementado las emisiones de CO2 en las instalaciones fijas, que son las residenciales, en el transporte y en la industria», afirmó ayer el concejal del área, para quien no es necesaria la adopción de medidas drásticas como la restricción del tráfico en el centro de la ciudad en días con altos niveles de contaminación, algo que sí ocurre en ciudades como Madrid o Barcelona, y puntualmente en otras capitales de tamaño medio, como puede ser Valladolid. En cualquier caso, lo que resulta evidente es que la concienciación sobre la reducción de emisiones es a día de hoy más necesaria que nunca.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Ha habido mucho tejemaneje con las elecciones. Más bien, lo que ha habido son muchas elecciones. Demasiadas en pocos meses. Por eso ha habido mucho tema para el chafardeo, muchos secretos imposibles contados al oído inadecuado, pero esta vieja Negrilla llega, de momento, hasta aquí. Cuando regrese, es de esperar que ya se habrán formado oficialmente tanto el Ayuntamiento, como la Diputación, como la Junta, como el Gobierno... ¿O cuánto hay que esperar para eso?

A PIE DE CALLE

Sobre responsabilidad y Solidaridad

Hace unos días recibí un correo electrónico por parte de la Cruz Roja de León en el que se me invitaba a participar en un día de vida colaborativa en Boñar (ruta turística por los fiordos de Riaño, paseo por la Cueva de la Vieja del Monte, visita al Museo Etnográfico y comida en uno de los restaurantes de zona). Trabajé como voluntario en la Cruz Roja y contesté a dicho ‘email’ para confirmarme sobre si dicha actividad tenía algún tipo de coste. No tenía acceso a ella, porque hacía más de 6 meses que no era voluntario pero la actividad era gratuita, a lo que me pregunté… ¿en serio? ¿A esto van a pasar los fondos de la Cruz Roja? ¿A pasar un bonito día en el campo con todos los gastos pagados? Recordé un correo similar y me puse a buscarlo. ¡Y vaya si lo encontré! Con fecha 07/08/2017 me informaron sobre la posibilidad de irse a Cantabria de fin de semana.

De forma voluntaria trabajé con ellos, como profesor de español durante más de dos años, y nunca tuvimos ni ayudas al transporte, ni facilidades para desarrollar nuestra actividad formativa (el área de Puente Castro creo que está tremendamente desaprovechada). Incluso planteé la posibilidad de ponerse en contacto con el Instituto Cervantes y tratar de ser sede oficial para los exámenes Dele (diplomas oficiales de español). En ese momento, ante la actitud de dejadez que sentí, comprobé que mi tiempo allí como voluntario había finalizado.

Por circunstancias de la vida ahora me encuentro en una situación distinta ya que con el fallecimiento de mi padre ni en el Sepe tenía acceso a ayudas (por ser menor de 45 años), ni en la Gerencia de Servicios Sociales tenía acceso a la Renta Garantizada de Ciudadanía (por heredar más de cierta cantidad), ni siquiera en el INSS porque por pertenecer mi padre a clases pasivas y no al régimen general aun cumpliendo todos los requisitos para la ayuda a familiares por supervivencia, ésta en mi caso no podía tramitarse. De esta forma me derivaron al Ministerio de Hacienda y de allí a Muface que me otorgó un pago único de 751 euros. Al final me inscribí en el programa de alimentos de la Cruz Roja. ¿Y qué pasó? Que no había fondos hasta marzo.

Quizás, tan solo quizás, si en lugar de irse de paseo a la montaña o la playa de forma gratuita se utilizasen los recursos de forma racional podrían llegar a más gente. Imaginemos que 50 personas fueron a Cantabria, imaginemos que a 150 euros por persona 3 días con viaje, hotel, comida no me parece descabellado. Eso suponen 7.500 euros, y la Cruz Roja tiene sede en todas las provincias de España por lo que si hacen una actividad similar… eso ya son 375.000 euros que podrían dedicar a otra cosa (por ejemplo a que 7.500 personas tengan un vale de 50 euros para alimentos frescos).

Se acerca el periodo prenavideño y como todos los años las ONG pondrán a personas a hablar de sus infinitas bondades con la intención de que te hagas socio y colabores. Me parece estupendo, pero por favor, un poquito de seriedad, transparencia y responsabilidad. Fernando L. Fuertes

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter