Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Opinión

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

¿Un cambio a peor?

Las ambiciones, los enfrentamientos personales, los ajustes de cuentas, las envidias y las inquinas parecen haber tomado ventaja en la escena política en detrimento de las que se pueden considerar como verdaderas preocupaciones de los votantes

Si decir adiós a las mayorías tiene como peaje priorizar intereses personales, el cambio no merece la pena

Uno de los principales problemas, de los más habituales, en los centros de trabajo y en otros muchísimos escenarios de la vida es que las personas prefieren o no evitan poner por delante cuestiones personales a las meramente profesionales o a las que tienen que ver con la actividad que desarrollan en un determinado momento. En política, en la nueva política, con los cambios de los últimos años, con la irrupción de varios partidos emergentes y el reconocido poder de los nacionalistas, parece que se está cometiendo el mismo error: las cuestiones personales van por delante del interés general. Entiéndanse por cuestiones personales tanto los piques, las envidias y ajustes de cuentas poco corrientes como las ambiciones o las necesidades de cada partido político, las ansias de liderazgo y el nuevo escenario que ha dejado a todos los líderes sumidos en el postureo y en el querer aparentar que son más de lo que son, en todos los aspectos. El enésimo ejemplo lo volvimos a ver ayer en el debate de investidura del Congreso de los Diputados, por parte de prácticamente todos los partidos. Si la nueva política supone que se dice adiós a las mayorías a cambio de que las negociaciones sean para repartir cuotas de poder, protagonismos y para exhibir sin pudor las ambiciones, demostrando que queda muy al fondo las verdaderas preocupaciones de los votantes, el cambio no habrá merecido la pena.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Ha habido mucho tejemaneje con las elecciones. Más bien, lo que ha habido son muchas elecciones. Demasiadas en pocos meses. Por eso ha habido mucho tema para el chafardeo, muchos secretos imposibles contados al oído inadecuado, pero esta vieja Negrilla llega, de momento, hasta aquí. Cuando regrese, es de esperar que ya se habrán formado oficialmente tanto el Ayuntamiento, como la Diputación, como la Junta, como el Gobierno... ¿O cuánto hay que esperar para eso?

A PIE DE CALLE

En el recuerdo

Soy aficionado a todo lo que se refiere al ferrocarril, por tanto y aunque no le vi en funcionamiento, quiero recordar que el pasado 11 de julio se cumplieron 50 años de la clausura de los Ferrocarriles Secundarios de Castilla. Se inauguró entre Valladolid y Medina de Rioseco en 1884, le siguieron a principios del s.XX, los tramos de Medina de Rioseco a Villada, de Villalón de Campos a Palencia y de Medina de Rioseco a Palanquinos.

Se pudo evitar el cierre si se hubiera hecho el tramo desde Palanquinos hasta León y unirle con el Ferrocarril de La Robla, existió el proyecto, pero nada se hizo. Dicho Ferrocarril circuló por las provincias de León, Palencia, Zamora y Valladolid.

Respecto a instalaciones fijas y material rodante, para no cometer errores, lo dejo para especialistas del ferrocarril.

Como dato anecdótico, tanto en años de funcionamiento como tras su clausura, su denominación era la de ‘Tren Burra’, en vez de F. S. de Castilla. Manuel Valladares

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter