Publicidad

Opinión

OPINIóN

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

Camino de una década perdida

Era cosa de año y medio, pero se acaban de cumplir nueve desde que los trenes de Feve dejaron de entrar hasta el centro de León. La obra de la integración se deteriora incluso antes de estrenarse y todo apunta a que no habrá noticias en septiembre de 2021

Que haya revisores y todos los viajeros paguen su billete es la única noticia positiva para una línea que no debe extinguirse

La historia reciente de Feve en León es la historia reciente de un despropósito. Ya se han cumplido nueve años desde que comenzaron las obras de la integración de la línea en su acceso al centro de la capital leonesa. Y todo apunta –ojalá no sea así– a que dentro de doce meses volveremos a decir algo parecido en estas mismas líneas, porque seguramente la situación no habrá cambiado y lo más probable es que los trenes-tranvía seguirán sin llegar a la estación de Padre Isla una década después. Primero fue un proyecto socialista quizá demasiado ambicioso por estar diseñado en los años en los que la crisis aún no había mostrado toda su virulencia (con ramales de tranvía al Hospital y al campus de la Universidad de León). Luego –ya con el PP en el Gobierno– vinieron los recortes, que se tradujeron en la supresión de los citados ramales y en la electrificación del trazado. También ha habido problemas con la adquisición de los trenes-tranvía y con la normativa que debe regular su uso y que –dos años después de que el Gobierno de Sánchez dijese que se estaba ultimándose– sigue sin estar lista. Y mientras, el paseo peatonal paralelo a la línea envejece y se deteriora dos años y medio después del final de unas obras que no han sido recibidas por Adif a la espera de urbanizar algún día el sector de la estación. Suerte que quedan unas líneas para algo positivo. Al menos ahora hay revisores para que todos los viajeros de Feve paguen su billete, figuren en la estadística e intenten que nadie se atreva a dejar morir la línea.

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

Lo habitual es que el partido que gana las elecciones generales en León consiga tres de los cuatro senadores que elige esta provincia, como pasó en abril. En esta ocasión, el reparto fue 2-2 entre PP y PSOE, y llama la atención que, en el caso de los populares, sus disputas internas, el poner cada candidato toda la carne en el asador (y probablemente el hecho de que Vox sólo presentase un candidato) hicieron que sus dos senadores ya electos lograran 10.000 votos más que su partido en el Congreso.

A PIE DE CALLE

¿Nueva oleada?

Nos puede llegar. Personas inconscientes e irresponsables (una minoría, pero más que suficiente) pueden diseminar nuevamente el maldito bichito; por menos empezó en su día. Ha habido una bajada considerable de contagiados y muertos, (aunque sean silenciados algunos). Las redes gubernamentales lo están publicitando ya como una victoria decisiva contra el virus). Se está creando una falsa sensación eufórica de seguridad y relajo de las necesarias precauciones.

La Humanidad ha creído que podemos dominar y poner normas a la Naturaleza. Ha bastado un insignificante bichito (se discute si es un ser vivo o no) para invadir y casi paralizar el mundo entero; de nada han servido las fronteras; ha contagiado por igual a personas de distintas razas y sociedades; a ricos y a pobres. Es la Naturaleza la que impone sus leyes. Ellos están aquí desde hace millones de años; nosotros llegamos antesdeayer y nos iremos pasado mañana; ellos seguirán aquí.

Intentamos olvidar el dolor, las enfermedades, la muerte, no hablando de ellos; hasta hemos cambiado el nombre de esta epidemia para no citar el nombre del bichito de los demonios; lo hemos dejado en COVID (suena mejor). La cruda publicidad antitabaco: EL TABACO MATA, ha conseguido rebajar sustancialmente el número de fumadores. Hagamos publicidad de la enfermedad, de los terribles dolores que padecen los contagiados; fotos y vídeos de las UCIs; enfermos intubados, en coma durante días y días; en un terrible aislamiento; de las secuelas que deja en los que lo han superado. Que todos, sobre todo esos inconscientes, vean que mañana podemos ser nosotros los que nos veamos así. Con mascarillas, higiene y guardando las debidas distancias pondremos freno al bichito. Menos alarmas y menos «confinamientos» con los que nos quieren manejar como borregos. P.C.

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.

Newsletter