Publicidad
Seco: "Un 44% de los usuarios de Cruz Roja son nuevos, nunca habían pedido ayuda"

Seco: "Un 44% de los usuarios de Cruz Roja son nuevos, nunca habían pedido ayuda"

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
Cristina Centeno | 27/05/2020 A A
Imprimir
Seco: "Un 44% de los usuarios de Cruz Roja son nuevos, nunca habían pedido ayuda"
Sociedad La presidenta provincial de la institución analiza el "éxito" del programa Responde y las necesidades de León, donde han atendido a 11.647 personas durante el estado de alarma
Desde que a mediados de marzo se decretara el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus en España, Cruz Roja se reorganizó para atender las necesidades derivadas de esta crisis sanitaria. Más de dos meses después, el trabajo en la provincia de León ha superado las expectativas y el número de personas vulnerables que requieren la atención de la institución no para de crecer. A través del plan ‘Responde’, voluntarios y trabajadores han llegado a los diferentes rincones de la provincia y seguirán haciéndolo en el proyecto ‘Recuperación’, que se extenderá hasta diciembre, porque vienen tiempos «difíciles». María Victoria Seco, presidenta provincial de la organización, hace balance agradeciendo la «solidaridad» de los leoneses y poniendo en valor el «éxito» del programa.

–¿Qué balance hace de estos dos meses de Cruz Roja Responde en la provincia de León?
–Lo valoro como un éxito porque el plan que en un principio inició Cruz Roja para la emergencia tenía una vigencia de dos meses y calculaban que se alcanzaría 1,3 millones de personas a nivel nacional y se ha atendido a más de millón y medio, entonces creo que Cruz Roja ha estado a la altura, especialmente en nuestra provincia, que es muy grande, tiene una orografía muy complicada y población muy envejecida en los pueblos. Me parece que ha sido todo un éxito, nos hemos adaptado perfectamente a esta situación de emergencia y creo sinceramente que hemos dado respuesta a las necesidades de la población de una manera rápida y eficaz. Ha sido muy rápida la organización, el personal ha sido fundamental, hemos seguido trabajando por supuesto con todas las medidas de seguridad desde la sede y desde las asambleas comarcales, las 15 que tenemos, y además hemos tenido que continuar funcionando con otros programas como el de atención a drogodependientes en el centro de Puente Castro, manteniendo el proyecto de atención a refugiados, el plan de empleo o el de la promoción del éxito escolar para los niños, ayudándoles con la docencia ‘online’. El personal ha respondido de una manera muy eficiente, algunos con trabajo presencial y otros teletrabajando, pero desde luego gracias a ellos hemos conseguido organizarnos y sacarlo adelante.

–¿A cuántas personas ha llegado la institución en la provincia? ¿Se han superado también aquí las previsiones?
–Desde el inicio de la emergencia hasta hoy se ha atendido a un total de 11.647 personas. Hay que destacar la cifra muy elevada de nuevos usuarios, un 44%. Personas que hasta ahora no habían tenido que pedir ayuda nunca a la institución y que a raíz de la emergencia nos han necesitado. Me parece una cifra elevadísima y que merece la pena destacar, porque era gente con la que lógicamente no contábamos.

–¿Cuál es el perfil de estos usuarios?
–Durante las primeras semanas las demandas eran principalmente de los usuarios con los que ya estábamos trabajando. Gente perceptora de renta garantizada de ciudadanía o pensiones no contributivas, que en algunos casos tenían ingresos provenientes de pequeño comercio o mercadillos, actividades no declaradas que se vieron afectadas por esta situación de confinamiento y eso, unido a la falta de ayudas de comedores sociales, provocó una demanda en este tipo de familias. A partir de mediados de abril el perfil ha ido cambiando. Hemos aumentado notablemente el número de personas que demandaba ayuda por haberse quedado sin trabajo, por estar inmersos en un Erte… en este último caso los retrasos en los pagos han hecho que la situación de estas familias continúe empeorando y que el volumen de demanda se haya mantenido en las semanas sucesivas. Estamos trabajando desde estas familias también con otros proyectos. Además, en el medio rural hemos observado cómo han ido creciendo las demandas conforme avanzaban las semanas, se trata de un perfil de población que no tiene ingresos fijos o que percibe pensión no contributiva y que aunque las primeras semanas no tuvo necesidad de recurrir a ningún tipo de recurso, ésta se ha ido incrementando con el paso del tiempo. Y detectamos también que se trata de hogares de una o dos personas, habitualmente mayores de 45 años. Otra circunstancia que se nos ha dado es que en las zonas que hay familias que se dedicaban a las ferias la demanda y la intensidad de estas atenciones ha sido muy elevada. En estos casos, estamos centrando nuestros esfuerzos en coordinarnos con servicios sociales para empezar a gestionar otro tipo de prestaciones porque su capacidad de generar ingresos se ha visto totalmente reducida debido a esta crisis sanitaria.

–De paliar la soledad del confinamiento se ha pasado a los cada vez más graves problemas económicos derivados de la crisis sanitaria. ¿Cómo han avanzado las necesidades de los leoneses durante el estado de alarma?
–En primer lugar, todo este tiempo lo primero que nos planteamos fue cubrir las necesidades básicas. Atender la distribución de alimentos, kits de higiene y productos de primera necesidad. Hemos repartido de media 300 lotes de alimentos a la semana. Otro punto muy importante ha sido la entrega de medicamentos, tanto los demandados por la población a nivel particular como los que hemos llevado a enfermos de especial vulnerabilidad desde la farmacia del Hospital. Otra área muy importante que hemos atendido es el apoyo emocional. Esta situación del covid-19 ha provocado en la población mayor, dispersa y que vive en pueblos, en algunos casos enferma y muy sola, sensación de ansiedad, de inseguridad y de mucha soledad. Lo hemos detectado a través de las llamadas de usuarios. Ha sido una de las tareas más importantes para valorar las necesidades. También va a tener especial relevancia en los próximos meses esa atención psicológica, sobre todo de las personas mayores. Hay muchas que han perdido a sus seres queridos en unas circunstancias muy especiales de soledad, aislamiento y falta de contacto y estamos viendo que asumir esas pérdidas será bastante complicado. Ahí también vamos a estar pendientes no solo de nuestros usuarios si no de todas la personas que llamen para pedir ayuda. Hemos tenido atención a muchos autónomos que nunca imaginaron que iban a tener que llamar a nuestra puerta. Lo vamos a seguir haciendo desde el punto de vista económico o desde el punto de vista psicológico para ofrecer la ayuda que necesiten. Además, si algo nos han enseñado esta situación es que estar desconectados bien por no tener los recursos necesarios o los conocimientos para ello ha provocado que de nuevo sean las personas más vulnerables los que más aislados han estado. Por eso ha sido preciso empeñarse a fondo para que los niños tuvieran acceso al entorno digital y que el consumo de datos no fuera un incoveniente.

–Toda esta ayuda ha sido posible gracias a donaciones tanto económicas como materiales de empresas y particulares de la provincia. ¿Cómo se ha coordinado toda esa solidaridad?
–En primer lugar contamos con los 17.000 socios de la provincia, que incluso en esta situación de emergencia han incrementado sus cuotas de manera voluntaria. Todo el mundo ha arrimado el hombro y desde el autónomo más pequeño hasta las grandes empresas han colaborado con nosotros, se han puesto en contacto con nosotros o nosotros les hemos pedido ayuda y ha habido ayudas de todo tipo.

–También han jugado un papel fundamental los voluntarios.
–El voluntariado ha vuelto a demostrar que es el valor añadido en la institución, lo que más tenemos que cuidar y sobre todo destacar de ellos la solidaridad. Se han volcado con las labores de este plan y gracias a ellos hemos podido atender a todas las personas vulnerables en un territorio disperso y despoblado y con zonas muy montañosas que en ocasiones han hecho complicados los repartos. Tenemos 290 voluntarios activos y preparados ya para este plan de recuperación. Entre todos hemos sido capaces de llegar a todo lo que se nos ha pedido y el plan Cruz Roja Responde Recuperación ya está en marcha.

–¿Cuáles son las previsiones de Cruz Roja para la provincia de León dentro de este nuevo plan?
–Estamos convencidos de que todavía hay gente que no se ha atrevido a llamar a la puerta de Cruz Roja porque lógicamente vivimos en sitios pequeños con mucho prejuicio y a veces son los vecinos los que nos han avisado de alguien que lo está pasando mal, una asociación.. y estoy convencida de que saldrán más casos y más gente. Personas que se ven ahora, por ejemplo, con un negocio que cierra y no es precisamente León una provincia con muchas ofertas de empleo. Estamos convencidos de que tendremos que reforzar ese plan de empleo y de formación para que la gente esté preparada y seguir colaborando. Vamos a hacer mucho hincapié en el autoempleo. El objetivo es ayudar a a la gente primero a que coman y tengan las necesidades básicas cubiertas y luego a que consigan un trabajo, porque creemos que es la forma de que puedan salir adelante en el menor tiempo posible. Ojalá no se posponga esto mucho tiempo y podamos salir de esta crisis cuanto antes.

–¿La institución sigue requiriendo ayuda por parte de empresas y particulares?
–Sí, porque las necesidades siguen y, además, no sabemos por cuanto tiempo. Habrá gente que se vuelva a incorporar al trabajo pero otros no y es una situación difícil. A nivel nacional hay convenidos que nos ayudan y aquí en León muchas empresas son muy solidarias y desde el principio han arrimado el hombro, como también nuestros socios y familias a nivel particular. Por eso no creo que nos vaya a faltar alimemto para la gente que de verdad lo necesita.
Volver arriba
Newsletter