Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Blogging

BLOGGING

opinion@lanuevacronica.com

EL EDITORIAL IR

La administración agriculce

Mientras el Gobierno, con el ministro Cristóbal Montoro al frente, pone en serias dificultades al sector de la remolacha por el llamado ‘impuesto dulce’, desde la consejería del área de la Junta de Castilla y León se siguen ofreciendo apoyos a los cultivadores

La contradicción entre las políticas de dos distintas administraciones es también una metáfora de lo que ha pasado con el campo

Resulta difícil de entender, pero quizá sea necesario hacer un esfuerzo, quizá merezca la pena intentarlo, porque en su contradicción se puede encontrar uno también metáfora de lo que ha pasado con el campo, con los sectores de la agricultura y la ganadería (y probablemente muchos más) a lo largo de las últimas décadas. Mientras un administración pone trabas, otra administración ofrece ayudas. El resultado es que el profesional del sector, el que se tiene que doblar para arrancar la remolacha o jugarse el futuro de su familia a este cultivo, no entiende lo que pasa porque no tiene por qué diferenciar entre una administración y otra, como sí hacen nuestros dirigentes. El caso es que el Gobierno, y más concretamente el Ministerio de Hacienda encabezado por el ínclito Cristóbal Montoro, ha puesto en jaque al sector con el llamado ‘impuesto dulce’ que grava las bebidas azucaradas, puede que si uno pregunta mucho tenga que soportar que le digan que es por la salud del consumidor. Mientras, desde la consejería de Agricultura de la Junta de Castilla y León, con mucho acierto, mantienen y hasta en algunos de los casos amplías las ayudas a este sector que es fundamental para la agricultura de la comunidad, histórico cultivo en el caso de la provincia de León. Entender que dos administraciones tomen caminos opuestos es complicado. ¿Lo podrán explicar los que toman las decisiones?

LA NEGRILLA IR

Dibujo de La Negrilla

En el juzgado se tienen que presentar esta mañana dos de los que fueron responsables de la Diputación, uno de forma breve, otro lo lleva siendo casi desde el ‘pleistoceno’. Tienen que pasar por el Juzgado... y ni son los primeros ni van a ser los últimos. ¿Explicará eso el nerviosismo de Palacio? Y eso que ellos no han recibido la llamadita, aún, que sí ha llegado a otros de los que apoyaron públicamente al candidato que salió derrotado en las primarias del Partido Popular.

A PIE DE CALLE

Otra vez Compromís

Una vez más, y aprovechando el terreno que le dejan otros, siguen las a mi juicio, intromisiones en los asuntos leoneses, del senador comunista por la Comunidad Valenciana, Carlos Mulet, del partido Compromís. Esta vez ha sido una pregunta al Gobierno sobre NUESTRA plaza del Grano y las obras que en ella se están llevando a cabo.

El Gobierno le contesta que son asuntos de competencia municipal y autonómica.

Zapatero a tus zapatos. Yo le diría a este entrometido señor que mejor se preocupaba de los problemas sanitarios de su comunidad, urgencias, listas de espera, falta de fármacos en los hospitales etc, etc , o por el rechazo del Gobierno de la Nación a que la Generalidad Valenciana asuma la gestión de los trenes de cercanías por poner algún ejemplo de cuestiones con las que pude entretenerse. Y mientras esto ocurre ¿Qué hacen diputados y senadores por LEÓN?
Jaime Lobo

Envía tus fotos de denuncia o cartas

Imagen cursorlectores@lanuevacronica.com
Imagen fax987 97 50 50
Imagen sobre carta postalLA NUEVA CRÓNICA
Pza. de Sto. Domingo 4 - 2º • 24001 LEÓN



* Las cartas dirigidas no deben exceder de 20 líneas mecanografiadas y es imprescindible que vengan acompañadas de una fotocopia del DNI. LA NUEVA CRÓNICA se reserva el derecho de publicar tales fotos o textos, así como de resumirlos o extractarlos.