Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Río Omaña: la tierra que esconde oro

Río Omaña: la tierra que esconde oro

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 19/06/2019 A A
Imprimir
Río Omaña: la tierra que esconde oro
Universidad Alumnos del primer curso de verano de la Universidad de León participaron este martes en un bateo en el río Omaña en el que encontraron pequeñas pepitas doradas
El río Omaña esconde pequeñas pepitas de oro en su caudal. Así pudieron comprobarlo este martes más de una veintena de alumnos participantes en el primer curso de verano de la Universidad de León, que se desplazaron hasta la comarca leonesa para realizar un ‘bateo’ dentro de la programación sobre minería del oro que dirige la profesora Ana María Castañón García.

En el lugar pudieron conocer la técnica del ‘bateo’ y encontraron lo que buscaban: oro. Diminutas pepitas doradas escondidas junto a la corriente de agua.

El curso desarrolló este martes la parte práctica con esta excursión en la que aprendieron este sistema artesanal y de origen ancestral, popularizado en las películas del oeste y que en la actualidad ha pasado a tener una finalidad turística, lúdica e incluso deportiva, ya que su rentabilidad es muy pequeña al encontrarse mínimas pepitas.

Batear consiste en extraer oro de un caudal de agua mediante el uso de un recipiente en forma de plato hondo o palangana, que se sumerge en el barro de una corriente para remover y ‘lavar’ después el contenido en el río, desprender la grava y dejar la arena y las posibles partículas de oro, que ayer pudieron localizar los alumnos.

El origen de esas ‘pepitas’ está en la fuerza de la corriente, que fragmenta las piedras de cuarzo, con lo que liberan las partículas de oro que llevan dentro, que una vez quedan liberadas son laminadas por los cantos rodados que arrastran los cauces de los ríos y quedan divididas en múltiples y pequeños fragmentos. Después, el mayor peso del mineral hace que se deposite en los fondos de los saltos de agua y en los remansos de los recodos de los ríos, fuera de las corrientes fuertes.

El curso, titulado ‘Minería del oro. Geología, mineralurgia y bateo’, dará a conoce a los alumnos la geología de los yacimientos auríferos y las técnicas mineralúrgicas y metalúrgicas para la recuperación del oro, en un programa que salió ayer del laboratorio para vivir una demostración práctica y real de ‘bateo’.
Volver arriba
Newsletter