Publicidad
La Braña de La Mesa

La Braña de La Mesa

LNC CULTURAS IR

Vista desde el Pico de las Piedras. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista desde el Pico de las Piedras. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 18/12/2020 A A
Imprimir
La Braña de La Mesa
La ruta de la semana Ruta entre puertos asturianos y leoneses con varias cumbres y un camino entre las montañas asturleonesas
La Braña de La Mesa, en el Camino Real o calzada romana del mismo nombre, se encuentra situada a 1.680 m de altitud. Se compone de cabañas techadas, cabañas con tejado de losa y corros. En tiempos tuvo una venta, de la que habla Jovellanos. Se accede a ella siguiendo la calzada romana, ya sea viniendo desde León, por Torrestío o por Asturias. El término braña es el nombre que se usa en algunas zonas de la Cordillera Cantábrica para referirse a los pastos de altura que aprovecha el ganado durante la época estival, en éstos puede haber refugio para los pastores, en forma de cabañas, o no. Coloquialmente muchos llaman braña al conjunto de cabañas de un determinado lugar.

La ruta se desarrolla en alguna parte por la linde entre Asturias y León y si bien se introduce en las tierras asturianas es básicamente leonesa. Comparte tres parques naturales, el leonés de Babia y Luna, los asturianos de las Ubiñas y la Mesa y el de Somiedo, que se unen todos en los alrededores de la cumbre del Pico de las Piedras. La leonesa pertenece al Ayuntamiento de San Emiliano, las asturianas a los concejos de Teverga y de Somiedo. Según los historiadores, la ruta del GR 101 formaba parte de la Cañada Vizana, que enlazaba el puente Lavandera, en Cáceres a través del puerto de La Mesa con las localidades asturianas de Gijón y Oviedo.

La ruta es sencilla y solamente cuesta algo el subir de golpe desde el inicio al collado del Refuejo, porque luego las ascensiones son más relajadas y con vistas excelentes a todos los puntos cardinales.

El cierre perimetral de las comunidades tiene el problema de que no se pueda hacer en algún momento la ruta y que haya que esperar a que se acaben las limitaciones. Se debería tener en cuenta que son zonas en las que no se encuentra habitualmente a ninguna persona, pero por si acaso…

Las brañas asturianas y leonesas de tienen una arquitectura muy diversa y sus construcciones son características de estos lugares tan particulares donde pasaban los veranos pastores y rebaños. En otros lugares de Asturias y León las brañas reciben el nombre de majadas.

Empieza la ruta en la localidad de Torrestío. Pasada la señal de tráfico característica de esta localidad de atención gallinas, se toma un camino que sale a la derecha y sube por el valle del arroyo de Matamala, realizando la ruta inversa a la que se haría bajando de la braña de las Navariegas.

El camino sube continuamente aunque es más empinado al principio, al llegar a un paso canadiense la cuesta se suaviza un poco, hasta alcanzar la parte alta del valle donde el camino sigue hacia la izquierda, pero se debe seguir un camino, por una zona desbrozada, hacia la derecha. Se continúa por una cuesta fuerte hasta llegar a la collada del Refuejo, desde donde ya se ven los bosques de Montegrande, el valle del río Páramo, por el que baja la carretera que viene del puerto de Ventana y las montañas que la rodean, así como el Ferreirúa, tras el pico del Águila y detrás el macizo de Ubiña con sus altas cumbres.

Se sigue por el camino bien marcado que sube hasta una segunda collada, la de las Navariegas, desde donde se ve perfectamente la braña y el pico del mismo nombre. A partir de este momento se va a seguir la línea divisoria de las dos comunidades autónomas y provincias. En esta segunda collada se ve el camino que viene de la Braña y que se siguió en la ruta de las Navariegas, pero en esta ocasión se va a contiuar por la parte leonesa de la valla a lo largo de un sendero entre escobas con algunas partes de roca aunque sin trepadas. Tras una buena subida se llega a una primera cima, la de las Navariegas, de 1.843 metros, para descender ligeramente y continuar un cresteo en el límite. Solamente al pasar bajo el pico Cabacedín se sigue por el camino sin necesidad de hacer cumbre a no ser que se desee. A continuación se llega a la base del pico de las Piedras subiéndolo por la parte que sea más cómoda y a veces hay que traspasar la alambrada, cuestión complicada si se lleva mochila. Finalmente se alcanza la cumbre de 1.927 metros con vistas excepcionales al macizo de Ubiña, con los Picos de Europa al fondo, al Oeste las cumbres de Somiedo, con los Bígaros y el Muñón, a las montañas de Babia, Laciana y el Bierzo Alto y hacia el Norte las montañas, valles y poblaciones asturianas. Poco antes de la cumbre se encuentra la divisoria de provincias, concejos y el Parque Natural de Somiedo, más hacia el Oeste.

La bajada del pico de las Piedras se puede realizar hacia la vega de la Mesa, por donde transcurre el Camino Real o GR 101, y en primer lugar se pasa ante unas marcadas trincheras descendiendo después entre escobas al valle donde se toma el camino de arriba que lleva a los Puertos de la Mesa. Se puede seguir también el lindero en dirección Norte hacia el mismo lugar y desde allí se baja por una trocha bastante pindia hacia el Camino Real que lleva a la Braña donde se pueden contemplar y adminar las singulares construcciones, similares a las vistas en la Braña de las Navariegas. Los corros, cabañas circulares con techo de losas, otras rectangulares también techadas con losas y una de techo de escobas. La braña es bastante larga y se puede ver en diferentes alturas, algunas construcciones están en ruinas y otras poco cuidadas pero la mayoría se encuentra bien. Hacia el Norte el Camino Real baja hacia las tierras bajas de Asturias por las zonas más elevadas.

Sin embargo, la ruta vuelve por el Camino Real de la Mesa hacia Torrestío. Bajo las imponentes moles de los Bígaros y el Muñón se sube al Puerto que separa las diferentes comuniadades y que se superó antes del llegar al pico de las Piedras. La vista de Peña Ubiña desde este punto es singular y la bajada excelente, aunque hay que tener cuidado pues en algunos tramos se pueden confundir los caminos, aunque al final van todos al mismo valle y bajando y bajando se llega a la localidad de partida, Torrestío donde se puede dar por finalizada la ruta.
Volver arriba
Newsletter