Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Una ruta por los acantilados de la costa asturiana

Una ruta por los acantilados de la costa asturiana

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Vicente García | 26/07/2019 A A
Imprimir
Una ruta por los acantilados de la costa asturiana
La Ruta de la Semana Un recorrido entre Luanco y Candás por los caminos cercanos a la costa
La Empresa Guheko realiza muchas y variadas actividades de ocio y tiempo libre. Para la iniciación en la andadura y rutas disponen de un programa llamado ‘Compateo’ que realiza recorridos a pie por distintos lugares de la geografía leonesa y ahora en verano, asturiana.

El recorrido suele ser sencillo, pero a veces se realizan salidas más difíciles, como puede serlo la ascensión a Peña Ubiña o la subida a Collado Jermoso, aunque siempre hay un plan B más sencillo y asequible.

La senda entre Luanco y Candás está muy bien señalizada con mapas realizados en cerámica, no muy precisos pero su colocación es una buena referencia para seguir la ruta.

El barrio de Moniello se encuentra al noroeste de la villa de Luanco y desde los últimos edificios de este barrio hay al lado de la carretera un tramo de paseo peatonal hacia los acantilados al norte, se trata de un paseo muy concurrido, aunque para iniciar la ruta se puede llegar al final, donde hay un amplio aparcamiento junto con un bar restaurante desde donde se puede comenzar.

Se trata de un lugar muy hermoso, con una mancha de enormes pinos mirando al mar que hacen el entorno muy interesante.

Desde el aparcamiento del Área recreativa de Moniello se toma un camino señalizado con una tablilla que se dirige a la ensenada de Moniello, hacia donde se va por un camino bien marcado con escalones que pueden facilitar el paso, durente un corto tramo de sube y baja para acabar con la bajada al nivel del mar, a esa ensenada donde llega la carretera.

Desde allí se toma un camino ascendente por la ladera opuesta y tras una subida se gira hacia la izquierda por un sendero que sigue subiendo hasta llegar a un alto desde donde se puede contemplar la ensenada y el mar en los acantilados. El camino sigue, sube y baja bordeando el mar hasta descender a un saliente en los acantilados llamado Punta de la Vaca de Luanco, donde hay una excelente atalaya para contemplar el terreno recorrido y algo de lo que se va a recorrer. Allí el monitor explica el interés de este punto en la cultura de la zona, para, a continuación seguir por la cuesta arriba hacia el alto y continuar por la costa hacia la cala Mofosa, un lugar de humedades donde el moho se hace resistente y produce un mal olor que lo inunda todo.

Desde allí se desciende por un camino tortuoso hacia la zona portuaria del Corral con una pequeña playa y embarcadero que se deja a la izquierda mientras que a la derecha hay serie de urbanizaciones, comienzo de la villa de Luanco. Antes se debe pasar por unas instalaciones deportivas y un parque, bajar hacia la zona portuaria, ascender después hacia las urbanizaciones y continuar camino hacia la playa de Luanco que se bordea para llegar a la iglesia de Santa Maria de Luanco, llevando recorridos hasta este punto cuatro kilómetros.

A continuación se sigue por las calles de la villa de Luanco que van a la orilla del mar, bordeando dos playas, la de la Rivera y otra más pequeña desde donde se sube una cuesta y al principio se toma la calle a la izquierda en fuerte ascensión, para seguir por una senda, entre los prados de las Escallejas, cruzar el arroyo Cañeo por un hermoso puente y salir a un aparcamiento pequeño y desde allí subir por la Molino de la Arena, seguir dando una vuelta entre urbanizaciones para tomar la calle Asturias, bajar a una playa de algas y piedras, pero con un hermoso parque verde en sus alrededores, para subir a continuación calle Asturias de cemento arriba, seguirla, hasta que sale a la carretera y luego toma un desvío con poco tráfico que acaba en una calle donde se gira a la izquierda, hasta que en un momento determinado señalizado por el cartel de la ruta se deja el asfalto y sale a un camino que bordea la costa para bajar después a la playa de San Pedro, en plena ensenada de Antromero, que es la localidad más cercana al lugar. Es necesario cruzar la playa para salir al final entre piedras hacia una senda que pasa cerca de unas construcciones que se superan por el lado derecho siguiendo por un camino asfaltado entre praderas con excelentes vistas a la localidad de Antromero.

El camino bordea después una granja y al final se sale a otro camino que va hacia la orilla de los acantilados, para subir a continuación una cuesta hacia la derecha por una senda y llegar al cementerio de san Cristóbal, el cementerio de Candás.

Desde el cementerio se puede bajar directamente por un camino al lado de los acantilados que hace zigzag, hasta los centros escolares y después callejear hasta llegar al puerto, o bien tomar la carretera del cementerio y bajar por zonas siempre asfaltadas hasta la iglesia de San Félix y desde allí seguir hasta el puerto donde se puede dar por finalizada la ruta.
Volver arriba
Newsletter