Publicidad
"Ni tres guerras agrian el carácter de Chon"

"Ni tres guerras agrian el carácter de Chon"

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 14/06/2020 A A
Imprimir
"Ni tres guerras agrian el carácter de Chon"
LNC Domingo Chón la de Riello cumplió este sábado 103 años con el mismo espíritu animoso que ha llevado pese a haber tenido una vida nada fácil
Ya se sabe que cada día es mucho menos notocioso, o extraño, que alguien llegue a los cien años. O a los 103, como es el caso de Ascensión Álvarez Díez, Chon la de Riello, que acaba de apagar las 103 velas de una vida de trabajo. Con la alegría añadida de poder celebrarlo en su pueblo, ya que había estado ingresada en un  hospital de la capital después de haberse roto el fémur. Pero su fuerza de voluntad y su disciplina para hacerle caso a los médicos hicieron posible el regreso y la celebración con su sobrino, ya que la buena de Chon no tuvo ningún hijo de su matrimonio con Colomán.

Es cierto que no es tanta noticia cumplir 103 años, pero también es una evidencia que ‘rascando’ en la biografía de las gentes que llegan a estas edades encuentras unas biografías que sería una pena y una injusticia no recordarlas en algún momento de su vida, para que su ejemplo no quede permanetemente en el olvido. Y ese es el caso de Chon.

Celebraron sus vecinos de Riello la presencia de su centenaria en el pueblo, por ser una mujer muy conocida y, sobre todo, apreciada, destacando el excelente carácter y optimismo vital que como tantos de su época no tuvieron una vida nada fácil. Tampoco ella, una gran trabajadora siempre con una sonrisa, «que no le han  borrado ni tres guerras».

Chon es una mujer conocida y recordada porque ejerció dos oficios de cara al público, panadera y tendera en una de aquellas tiendas que tenían un poco de todo «y el buen carácter de Chon de propina». Son muchos los niños de aquella época, hoy ya no tanto, que recuerdan que «era la tienda a la que nos llevaban para echar las cartas a los Reyes Magos, pues ella le ponía esa magia que se necesita en esos casos».

Pero además de sus trabajos y oficios tuvo otras habilidades que no han caído en el olvido. «De joven fue una excelente costurera y quizás mejor cocinera... era una fiesta comer en su casa».

Chon ha sabido llevar con gran disciplina las recomendaciones médicas, y así ha podido celebrar con mucha lucidez esos 103 años, que ya son noticia, pero lo es más cómo ella los ha sabido llevar. Y para seguir.
Volver arriba
Newsletter