Los personajes del tío Ful: Víctor, deportista paralímpico

Los personajes del tío Ful: Víctor, deportista paralímpico

LNC CULTURAS IR

Fulgencio Fernández | 21/05/2022 A A
Imprimir
Los personajes del tío Ful: Víctor, deportista paralímpico
Personajes Víctor fue un deportista destacado, exjugador del Ademar, al que un accidente de moto dejó en silla de ruedas. El balonmano le da otra oportunidad, pero necesita una silla especial, cara
Se presenta un día más de una plácida vida. Una jornada con la familia, ir a comer a la montaña, ellos delante y tú detrás en la moto... cuando un accidente lo cambia todo, muchos días de hospital, meses en un centro especializado en Toledo y la realidad de verte atado para siempre en una silla de ruedas. La vida de deportista, ex jugador del Ademar y otros equipos leoneses tiene que quedar atrás y deben nacer nuevos retos, una forma diferente y a veces dura de afrontar el futuro. «He tenido momentos en los que solo quería estar solo, centrarme en mi situación, preocuparme por mí y decidir qué hacer». Y superados esos momentos, agarrado con fuerza a la esperanza, Víctor decide apostar por seguir adelante y compartir el camino. «En las redes encuentras a mucha gente con una situación parecida y decides que es una posibilidad que te ofrece la vida de compartir tu experiencia, de animar a otros, de convencernos todos de que hay salida».

Y en ese momento reaparece en su vida algo que ya había formado parte de ella, el deporte, nuevamente el balonmano. «En mi época de jugador del Ademar coincidí con Óscar Perales, que es ahora el responsable del equipo paralímpico y comencé a entrenar y jugar con ellos. Es un nuevo reto que me ofrece posibilidades que antes no tuve, como ir a la selección española, a la que en mi época en activo no pude llegar».

Pero también a este nuevo aliciente vital de Víctor le pone trabas la vida. Necesita el leonés una silla especial para competir «que cuesta una pasta», más de 7000 euros la más básica. «Ahora estoy jugando con una que me ha cedido de Federación, pero que sólo es temporal, hasta que me haga con la mía». Y se ha puesto manos a la obra, con una campaña de crowfunding, y otras iniciativas, como la que esta noche de hoy sábado organiza el bar Sailor (en la Palomera) de una corta de jamón solidario, en el que lo recaudado con las tapas irá destinado a ayudar en la compra de la silla para Víctor.

No creo que los leoneses dejen a este deportista en la estacada, sin su sueño paralímpico.
Volver arriba
Newsletter