Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
León estudia cómo adaptarse a la nueva instrucción sobre patinetes eléctricos

León estudia cómo adaptarse a la nueva instrucción sobre patinetes eléctricos

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
C. Centeno | 13/01/2020 A A
Imprimir
León estudia cómo adaptarse a la nueva instrucción sobre patinetes eléctricos
Sociedad La DGT establece que estos vehículos de movilidad personal circulen por la calzada
Cada vez es más común encontrarse por las calles de León a personas que utilizan patinetes eléctricos para desplazarse. Algunas circulan por la calzada y, otras, siguen haciéndolo por las aceras, lo que en realidad establece la ordenanza municipal de movilidad del Ayuntamiento de la capital.

Sin embargo, la proliferación de estos vehículos de movilidad personal ha obligado a regular su tránsito a nivel nacional por parte de la Dirección General de Tráfico, que tras múltiples peticiones tanto de las asociaciones de usuarios como de los cuerpos de seguridad, ha publicado recientemente una nueva instrucción transitoria en la que establece una serie de criterios clarificadores dirigidos a ayuntamientos, agentes y usuarios.

Uno de los principales asuntos que recoge la instrucción de la DGT es que «está prohibida la circulación de toda clase de vehículos por las aceras y demás zonas peatonales», un extremo que contradice a la última ordenanza del Ayuntamiento de León, en la que se tienen en cuenta estos dispositivos para restringir su circulación a vías ciclistas segregadas y aceras, «no pudiendo invadir carriles de circulación de vehículos a motor, salvo para cruzar la calzada». Por ello, el Consistorio estudia ahora cómo modificar la normativa municipal para adaptarla a la nueva instrucción de la DGT que va en sentido contrario, aunque por el momento no se ha decidido cómo se llevará a cabo.

La ordenanza de la ciudad establece que los patinetes circulen por las aceras, por lo que tendrá que modificarse  Además, la instrucción de Tráfico acota la definición de vehículo de movilidad personal (VMP), refiriéndose a los dispositivos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos que pueden circular a una velocidad de entre 6 y 25 kilómetros por hora. En esta clasificación quedan excluidos los vehículos con sillín, los concebidos para competición y los que utilizan personas con movilidad reducida, así como los ciclomotores que requieren de autorización administrativa y póliza de seguro obligatoria. Por otra parte, los que no sobrepasen los 6 kilómetros por hora serán considerados juguetes.

A parte de establecer que circulen por la calzada –mientras que si lo hacen por zonas peatonales tienen que adaptar su velocidad a la de las personas a pie– la Dirección General de Tráfico contempla sanciones para algunos comportamientos de los usuarios.

En concreto, tendrán la obligación de someterse a pruebas de alcohol y drogas cuando sean requeridos por los agentes de la autoridad, siendo sancionados con la misma cuantía económica que si condujeran otro tipo de vehículo en caso de sobrepasar las tasas (entre 500 y 1.000 euros) o de que haya presencia de sustancias estupefacientes en el organismo (1.000 euros). Además, si el usuario da positivo se inmovilizará el dispositivo igual que pasa con otros vehículos.

Por otra parte, al considerarles conductores la DGT les prohibe hacer uso de teléfonos móviles o cualquier otro dispositivo de comunicación, con sanciones que alcanzarían los 200 euros, al igual que no podrán desplazarse en patinete eléctrico haciendo uso de cascos o auriculares conectados a reproductores de sonido.

Además, recalcan que estos vehículos son de movilidad personal y por lo tanto solo está autorizado el transporte de una persona, por lo que si se desplazan más sobre un mismo patinete es sancionable. Por otra parte, la DGT deja a las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento que regulen asuntos como las paradas y estacionamientos y recuerda que la regulación de que circulen por aceras o calzadas «es exclusivamente municipal» aunque se aboga porque «la acera sea del peatón».

"Tienen que existir límites", defienden los usuarios

La Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal de León valora positivamente la instrucción de la Dirección General de Tráfico, aunque recuerdan que «no es algo definitivo» y se habla de que la intención «ha sido parar un poco el mercado», que crece como la espuma especialmente en Navidad, ya que es uno de los regalos de «moda», asegura Raúl Quijada, presidente de una organización que nació hace poco más de un año y ya aglutina a 270 personas.

En León y a pesar de que la ordenanza todavía establece que tienen que circular por las aceras, «ha habido mejoras» y cada vez son más los que utilizan la calzada sin ser recriminados, ya que asegura que «se ha levantado la mano» y no tienen constancia de que haya habido denuncias por ello. Además, el Ayuntamiento de la capital ha respondido a su petición de reunión después de conocer la instrucción y les ha citado para finales de enero. «Suponemos que sea para tratar con nosotros cómo se va a hacer el cambio de ordenanza», confía Raúl Quijada. Además, siguen reclamando que la normativa «nos equipare a los ciclos» y haya una unificación de vehículos de movilidad personal.

«Creemos que la instrucción viene bien, el límite tiene que existir», defiende el presidente de la AUVMP de León, confirmando que el interés por estos dispositivos es creciente y «hay mucha gente interesada en ellos», por lo que seguirán creciendo de manera exponencial.
Volver arriba
Newsletter