Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La Sed del Bierzo en el Monopoly

EL BIERZOIR

Imagen del embalse de Bárcena en un momento de baja capacidad. Ampliar imagen Imagen del embalse de Bárcena en un momento de baja capacidad.
| 16/04/2018 A A
Imprimir
La Sed del Bierzo en el Monopoly
Arriba las ramas Por Valentín Carrera
En el Bierzo vamos a pasar Sed, no tardando. No les hablo de Ciudad del Cabo, sequía extrema, donde el 11 de mayo se cerrarán los grifos y tres millones de personas tendrán que hacer cola para obtener la ración diaria de 25 litros de agua por cabeza. Es terrible, pero ¡queda tan lejos!, ¿por qué preocuparnos?

No les hablo de Sudáfrica, sino del Bierzo: esta semana los grupos políticos de Ponferrada se han enzarzado por el precio del agua. Primera batallita de la Madre de Todas las Batallas: la Sed.

«¡Es usted un alarmista!», dirá algún consejero con despacho en Valladolid, uno de esos vendedores de humo, tocado por la gracia divina de esta democracia de baja intensidad. Pues sí, claro que sí: grito «¡Alarma!» porque la Sed y la sequía han venido para quedarse. Se llama cambio climático, despilfarro, incendios forestales, o se llama parasitar el pantano de Bárcena, que da de beber a la mitad de los habitantes de la comarca.

La Sed en El Bierzo no es nueva: llevamos siglos cantando a la Virgen de la Encina «¡Que llueva, que llueva, que se secan los pimientos». Quienes somos más viejos que el embalse de Bárcena (construido en 1960), hemos cargado al hombro algunos cántaros de cobre. En casa de la abuela María no había agua corriente, no había grifos ni existía el concepto ducha: un balde para lavarse por parroquias una vez a la semana, porque el agua era un bien escaso y caro, había que sacar cada caldero del pozo a pulso; y cuando uno carreta cántaros y calderos, hace lo que sea con el agua, menos tirarla. Cuando llegaba el estío, la reguera y las fuentes se secaban y las huertas se morían. Nuestros abuelos sabían el precio real de cada pimiento y cada cebolla.

La Sed no es nueva entre nosotros. En Cangas do Morrazo, recuerdo cómo el Ayuntamiento cortaba el agua en cuanto llegaba la marabunta de turistas, y pasábamos agosto con arañas en los grifos. Decir que en Galicia siempre llueve es una leyenda urbana: apenas las nubes se distraen, los pozos se secan y empiezan a salir los santos en procesión. La ciudad de Vigo, 300.000 habitantes, estuvo en alerta roja en otoño: «Tenemos agua para dos meses».

Pero nada, pasa la romería y seguimos duchándonos como estúpidos nuevos ricos, ignorando el valor real del agua fresca, un lujo de alto coste ecológico. Abrimos a chorro los grifos de las casas, las mangueras de los jardines y las tuberías de industrias contaminantes sin pensar, ¿para cuántos meses tenemos agua potable si viene una sequía peor que la de 2017? ¿Qué está pasando con el pantano de Bárcena? ¿Vamos a permitir que un especulador succione 60 litros por segundo, lo pase por sus calderas y devuelva el agua al pantano recalentada, elevando la temperatura del embalse? ¿Quién está jugando con la Sed de los bercianos?

Esto está pasando, y esta es la amenaza sobre el agua del Bierzo: escasez y contaminación. Cada día menos agua y más contaminada. Cauces muertos y pantanos al límite; de la biodiversidad, de peces y carpas, hace tiempo que no hablamos. Una de las consecuencias más claras del cambio climático son los fenómenos extremos recurrentes: extrema sequía o lluvia torrencial. En el futuro inmediato habrá más sequía y más inundaciones, los frutales florecerán a destiempo, la vendimia será en agosto y las cigüeñas dejarán de emigrar: ¡Por san Blas, la sequía verás!
¿Comprenden que no les hablo de Ciudad del Cabo, ni de la desertificación en grandes áreas de África, Asia o Sudamérica, ni de los 800 millones de personas que pasan sed en el mundo, ni de los 1.100 millones que no tienen acceso al agua potable? Les hablo del Bierzo: la Sed ya está entre nosotros y quien les diga lo contrario, miente; pero cuando los grifos se sequen, ellos ya no estarán en sus poltronas para rendir cuentas. Sigan votando al conductor ebrio de poder, que lleva el autobús al precipicio… o párense un momento a reflexionar y lean, por favor, la encíclica ecologista del Papa Francisco, Laudato sii.

La Tierra, esta casa común que habitamos, tiene límites ¿o piensan ustedes que podemos seguir cagando y meando eternamente en nuestros ríos sin que la Naturaleza nos devuelva nuestros propios excrementos por el agujerito del grifo?

Hay que dar la voz de alarma: en el Bierzo no sobra ni una sola gota de agua que derrochar en los viejos canales rotos, o regalar a especuladores subvencionados con nuestro dinero. Necesitamos todo el cauce del Sil, del Boeza, del Noceda, del Burbia, del Valcarce, del Cúa, del Selmo, del Cabrera, y cada gota del embalse de Bárcena, para dos prioridades estratégicas absolutas: abastecer de agua potable al Bierzo y regar nuestras huertas y cultivos sedientos. Todo lo que se aparte de estas dos necesidades será un crimen ecológico, social y sanitario que pagaremos muy caro a corto plazo. Por mucha casilla que tenga Ponferrada en el Monopoly, esto no es un casino: el agua de Bárcena no puede ser un activo en la cuenta de resultados de ninguna empresa. Con la salud y con la Sed del Bierzo no se juega. ¡Arriba las ramas!
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle