Publicidad
Entre León y Galicia, viaje a la ciencia 'del agua y del tiempo'

Entre León y Galicia, viaje a la ciencia 'del agua y del tiempo'

LNC VERANO IR

Ampliar imagen
Rocío Rodríguez Herreras | 31/08/2020 A A
Imprimir
Entre León y Galicia, viaje a la ciencia 'del agua y del tiempo'
Turismo científico con Observer Con Observer® empresa certificadora de Destinos de Turismo Científico, descubrimos tierras de oro y wolframio, un lago glaciar, una agoga de Plinio, un vértice geodésico y un hayedo entre poetas, en un viaje a la Ciencia junto a las letras ‘Del agua y Del tiempo’ de Manuel Cuenya
https://www.observersciencetourism.com

«El Bierzo …cuya química, rica y misteriosa, contigua y remota, nos sitúa más allá de León, más acá de Galicia» (Bierzo Soñado)

Entre León y Galicia, efectivamente, hay química. Desde el wolframio de la Peña del Seo en la comarca del Bierzo, hasta el oro de O Courel ya en tierras lucenses, encontramos impresionantes vestigios de los citados metales de transición. En los años cuarenta se descubrió el mineral de wolframio en la Peña del Seo y se construyó cerca de Cadafresnas (Corullón) el Poblado Minero de Piela: viviendas, lavadero con molino de rodillos, mesa de lavado y un tromel para los mineros que despertaban la wolframita dormida en los filones de cuarzo hidrotermales en el granito de Montearenas. https://www.mineralesweb.es/wolfram/wolframita.htm

Durante la Segunda Guerra Mundial, el wólfram se utilizó para fortalecer el acero de tanques y proyectiles y su precio superó los 1500 euros la tonelada; además en los años 50 durante la Guerra de Corea, se vendieron a Estados Unidos ¡hasta 6 toneladas al mes del mineral! Hoy en día sus «maravillosas ruinas» se vuelven a poner en valor y las huellas de arquitectura industrial que constituye el Poblado minero de Piela (Poblado de la Peña de Seo) han pasado a formar parte de la Lista Roja del Patrimonio Hispania Nostra, para darlo a conocer y contribuir a su restauración. https://listarojapatrimonio.org/ficha/poblado-minero-pena-del-seo/

Y del Bierzo a la provincia de Lugo en busca de un precioso metal. Geoparque Mundial de la Unesco, las Montañas O Courel, certificadas como destino deTurismo Científico Observer, guardan vestigios de la explotación romana de oro, metal que incluso da nombre a la zona, porque recordemos que Caurel (en gallego Courel) probablemente deriva de aurum, término latino para el oro. http://turismo.deputacionlugo.gal/es/turismo_cientifico/promocion

En el municipio de Folgoso O Courel, a media hora de la localidad leonesa de Vega de Valcarce, encontramos la Mina Romana da Toca, interesante lugar histórico de explotación a cielo abierto del oro contenido en filones de cuarzo aurífero. Tras excavar y machacar el mineral, se separaba el cuarzo del metal, obteniendo la pequeña cantidad de 0,2g de oro/tonelada de roca.

(https://www.observersciencetourism.com/es/punto-de-interes/mina-romana-da-toca). Enfrente, cerca de la aldea de Mostaz, se encuentra la antigua Mina de oro de Torubio, a la que se llevaba el agua para “lavar el oro” mediante un sistema hidráulico de canalización, gran obra de ingeniería supervisada por los ‘Procuratores Metallorum: El Túnel Romano de Romeor’ https://www.observersciencetourism.com/es/punto-de-interes/t-nel-de-romeor
“…cuya magia se desprende de las ramas aromáticas y seductoras de sus árboles...”(Monte Capeloso)

Y seducidos por los árboles, se dirigen nuestros pasos a una cumbre semicircular en el límite entre El Bierzo y O Courel: El Monte Capeloso. Cerca de Lugo y O Cebreiro, en el municipio de Barjas y en la falda de la ‘Serra Do Courel’, Capeloso se alza sobre el bosque de hayas favorito de los «turistas botánicos» y el más poético del mundo: El Hayedo de Busmayor. La senda que lleva del hayedo al Capeloso tiene la suerte de poseer varios nombres, en “berciano-gallego” “Senda do Faxeira”, en gallego “Senda do Faial“ y “Senda del Hayedo “en español”. Suelos calcícolas, acogen una gran riqueza florística de acebo, roble, avellano, helecho, haya y abedul, que observan atentos la “piedra de los poetas” donde cada verano los escritores esparcen sus letras en el hayedo más occidental de Europa y uno de los mejor conservados de la Península Ibérica.

La edición 2020 de los ‘Versos del hayedo de Busmayor’ ha sido diferente…

En este paraje de hayedos, uno de los más espectaculares del mundo, aparece la magia de una impresionante cascada : ‘Frevencia do Beiro’, indica el cartel. Y coronando el valle, un prisma y un cilindro componen uno de los cientos de monolitos que siembran el territorio español, imprescindibles para elaborar mapas regionales y nacionales: el Vértice Geodésico ‘Monte Capeloso’ a 1598 m de altitud. 

«Como un pequeño cráter, en medio de un paisaje montañoso, rematado con la textura escarpada y caliza de lo lunar, se atisba el lago Cheiroso…» (Lago Cheiroso)

Desde Brañas de Susañe en el municipio de Páramo de Sil, atravesando robles, abedules, acebos, escobas y helechos y la ‘Cascada de Aguas Blancas’, Lugar de Interés Geológico (LIG), (http://info.igme.es/ielig/LIGInfo.aspx?codigo=ALs010) en el valle del arroyo de Busmor, ante el viajero aparece una azulada y mágica aparición: el Lago Cheiroso. Uno de los lagos glaciares más grandes del Bierzo, es un lugar de ensueño para los amantes del turismo científico. El profundo Pozo Cheiroso anida a las faldas de Pico Miro, entre la Cordillera Cantábrica y los Montes Galaico-Leoneses separando las cuencas del Ibias y el Sil, donde conviven cuarcitas, areniscas y pizarras. El Lago Cheiroso nos ofrece un paraje espectacular, pero atentos, eso sí, a la leyenda, porque parece que no solo hay monstruos en el Lago Ness http://pirineos.revistas.csic.es/index.php/pirineos/article/view/260/291

«Evocador nombre, Sumido, para un lago que aún debe atesorar pepitas de oro en sus profundidades…» (Lago Sumido )

Originado por el estancamiento de agua donde se separaba la tierra del oro, ‘agoga de Plinio’, es un espacio natural espectacular en el Parque Cultural de las Médulas, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Desde el lago podemos avistar el milano negro, el aguilucho lagunero, el carbonero común o el petirrojo y en el Somido nos espera un bello ‘manto’ de nenúfares blancos ( Nymphaea alba ). Interesante la ‘Senda del Lago Sumido’ que nos muestra los vestigios de la última etapa de explotación de la mina romana antes de su abandono en el siglo IIId.C. A lo largo de un kilómetro, acompañados de paneles interpretativos, desde la localidad de las Médulas la senda nos lleva hasta un bonito lugar: el Mirador ‘Chao de Maseiros’, desde el que las impresionantes vistas panorámicas al Lago de Carucedo nos llevarán a través «Del agua y Del tiempo»…
Volver arriba
Newsletter