Publicidad
El Grupo Piva toma el control de la bodega con el reto de recuperar cuota de mercado

El Grupo Piva toma el control de la bodega con el reto de recuperar cuota de mercado

ACTUALIDAD IR

Antonio Vázquez, presidente de Bodegas Vinos de León (Vile). | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Antonio Vázquez, presidente de Bodegas Vinos de León (Vile). | DANIEL MARTÍN
D.L. Mirantes | 14/01/2018 A A
Imprimir
El Grupo Piva toma el control de la bodega con el reto de recuperar cuota de mercado
Empresas de León El presidente de Vile, Antonio Vázquez, cuenta con planes a "largo plazo" para "modernizar" la estructura y la producción
El Grupo Piva Motor se ha hecho recientemente con la propiedad del 58% de las acciones de la sociedad Bodegas Vinos de León (Vile), que engloba las bodegas y viñas de Armunia, Valdevimbre y Pajares de los Oteros, y las de Señorío de Nava en Ribera de Duero y Rueda. Vile es uno de los mayores grupos vinícolas de León con una producción aproximada de siete millones de botellas al año, entre las tres demarcaciones. Actualmente, el 60% de las ventas del grupo van destinadas a supermercados y grandes superficies, a pesar de su reconocimiento y su presencia en la hostelería. En León, el grupo, con 50 años de existencia, llegó a tener más del 70% de la cuota de mercado y «la idea es devolver a Vile a la situación que tenía años atrás», como reconoce el presidente, Antonio Vázquez Muñoz-Calero. Para ello, la nueva propiedad, que culmina un proceso de renovación a todos los niveles, además de reforzar las posiciones en las que ya cuenta con claras fortalezas, apuesta por la modernización y por incorporar nuevas ideas como vinos enfocados al sector de la restauración y las tiendas especializadas y propuestas de enoturismo y organización de eventos.

Vázquez considera que una de las claves del éxito futuro de la empresa pasa por «tener paciencia, el largo plazo», ya que, a su juicio, «tener prisa puede ser contraproducente y en el caso del vino todavía más». El nuevo rumbo de Vile, sin abandonar sus señas de identidad, se enfoca hacia «el nuevo consumidor», más formado en materia de vinos. «El público es más crítico, pero más justo, sabe diferenciar quien lo hace bien y quien tiene un error puntual», asegura Vázquez Muñoz-Calero. Con esta idea presente, Vile afronta una nueva etapa después de culminar un importante proceso de «relevo generacional».
Volver arriba
Newsletter