Publicidad
El doloroso paso de la mina al laboratorio

El doloroso paso de la mina al laboratorio

ACTUALIDAD IR

El cambio de modelo productivo condensado en dos imágenes. A la izquierda el derribo del castilla del Pozo Eloy, a la derecha ampliación de Chemo. | D. MARTÍN Ampliar imagen El cambio de modelo productivo condensado en dos imágenes. A la izquierda el derribo del castilla del Pozo Eloy, a la derecha ampliación de Chemo. | D. MARTÍN
D.L. Mirantes | 18/12/2017 A A
Imprimir
El doloroso paso de la mina al laboratorio
Economía El colapso de la minería y el despegue de sectores como el turismo, la biotecnología y las TIC marcan el 2017, en el que el desempleo ha seguido siendo una cuestión clave
Los titulares económicos del 2107 se han movido entre las estadísticas y las clasificaciones que suelen situar a la provincia a la cola en desarrollo y riqueza y los nuevos proyectos empresariales, de los que se espera que puedan revertir la situación. En este final de año se ha presentado un ambicioso estudio de la Universidad de Léon, ‘Diagnóstico de provincia de León’ que radiografía el territorio y su sociedad. Los resultados se comparan con los del ‘Ensayo de diagnóstico económico de la provincia de León’ de hace 40 años por la Sociedad Estudios para el Desarrollo Económico y Social (Sedes). Si entonces el «tratamiento» –como lo denominó el rector Juan Francisco García Marín– pasaba por aprovechar el potencial de la minería, ahora la recomendación es toda la contraria.

Derribados los icónicos castilletes y desmantelados los pozos de gigantes como la Hulleva Vasco Leonesa (HVL ), el colapso de la minería, atribuíble a diversos factores, obliga a buscar alternativas y el sector biotecnológico se presenta como la punta de lanza del desarrollo y la creación de la riqueza en la provincia para el futuro. La inauguración de la ampliación de la planta de Chemo en el Parque Tecnológico en junio de este año es una muestra de que las multinacionales muchas veces creen en León más que los propios leoneses, como ha destacado el propio presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo. La mejora de Antibióticos que este año ha firmado importantes contratos y ha consolidado alianzas con firmas como Wacker es otra muestra del potencial de este sector.

La biotecnología servirá también para impulsar las exportaciones, que actualmente dependen en gran medida de los plantas de componentes eólicos como Vestas o LM, que este año ha aumentado la contratación, y que en este año han disminuido el ritmo de crecimiento registrado en años anteriores. El sector agroalimentario, que está llamado a ser motor del medio rural, avanza tímidamente y el turismo crece, pero no se traduce en empleo de calidad. Los turistas favorecen un negocio de 200 millones de euros con la creación de casi 15.000 empleos directos. También el sector de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), al amparo del Incibe, es uno de los que puede dar vida a la economía leonesa. Las empresas TIC emplean ya a más de 3.000 empleos y generan un negocio con más de 200 millones de facturación. En resumen, las actividades ligadas al conocimiento han de tirar de la economía leonesa, sin descuidar los servicios.

La activación de la provincia es perentoria. Son muchos los estudios que sitúan a la provincia como una de las menos dinámicas de toda España. EspañaDuero prevé que León será la provincia que menos crezca en el próximo año, por debajo de la media autonómica, como viene siendo la tónica en los últimos años. No obstante, se aprecian algunos síntomas de recuperación en el consumo, en el mercado inmobiliario (subida de los precios, aumento de las operaciones y ligera recuperación de la actividad en la Construcción), el aumento de la venta de vehículos o de la inversión empresarial, que ha vuelto a niveles anteriores a la crisis con más de 115,4 millones de inversión en este año.

Sin embargo, a pesar de las buenas noticias y escapando de las ‘frías’ cifras macroeconómicas, en la calle, el año se cierra con 34.000 desempleados (dato de noviembre), 3.500 menos de los que buscaban trabajo al inicio del año. A lo largo del 2017 el comportamiento del empleo en la provincia ha tenido dos mitades bien marcadas. De enero a junio el paro se ha reducido hasta los 32.141 desempleados, con un fuerte repunte desde entonces. Pero el dato más preocupante estriba en el altísimo porcentaje de desempleados que no tiene acceso a ninguna prestación y gran parte de ellas son asistenciales, no contributivas. Uno de cada cuatro leoneses sigue en riesgo de pobreza, que además se cronifica. Mientras tanto aumenta la economía sumergida de la provincia, que equivale al 30% del PIB, la segunda en España con más dinero debajo del colchón.

En cuanto a la conflictividad laboral, el año se cierra con el conflicto de los trabajadores del Servicio de Limpieza Viaria y Recogida de Basuras del Ayuntamiento de León. En Semana Santa la Hostelería amenazó con paros si no se hacía efectiva la firma del nuevo convenio colectivo. Una marcha de jubilados recorrió la provincia en octubre y funcionarios de casi todas las Administraciones y servicios han reclamado recuperar el poder adquisitivo perdido y el fin de los recortes.

Esta doble realidad ha sido la tónica de la economía leonesa durante el 2017, con varias velocidades dentro de la propia provincia y varias marchas menos que el resto de la comunidad y de las provincias de referencia del entorno.

Un año de renovaciones y celebraciones en los agentes económicos y sociales

El año que toca a su fin ha sido prolijo en renovaciones de los cuadros económicos y sociales de la provincia con importantes celebraciones. La Federación Leonesa de Empresarios (Fele) y Comisiones Obreras (CCOO) celebraron sus 40 años de existencia. Xoxepe Vega recogía el testigo de Ignacio Fernández al frente de la organización sindical y Enrique Reguero era elegido para el mismo cargo en UGT, mientras que en la Cámara de Comercio Javier Vega sucedía a Manuel Lamelas en la presidencia de la institución.

Entre los nombres propios de este año en el ámbito de la economía y la empresa figura de forma destacada el de Manuel Lesmes, presidente del Grupo Carflor y editor de La Nueva Crónica, reconocido con el CEL de Oro 2017 por su exitosa trayectoria y su contribución a la provincia.

La distinción como empresario del año que otorga la Fele fue para Jesús Calleja, por su compromiso y su apoyo a León. También fue reconocido el empresario berciano de adopción José Ignacio Bethencourt Colubi, de Alsa, que recibió Premio Leonés en el Extranjero que concede el Colegio de Economistas de León, con motivo del Día del Economista. Fuera de los límites de la provincia, la gran empresaria María José Álvarez, presidenta del Grupo Eulen, ha sido distinguida recientemente con el premio al Empresario del Año de la ‘US Spain Camera of Commerce’ en Nueva York.

La renovación ha llegado también a compañías clave para la economía de León como Laboratorios Syva, donde César Carnicer ha sido el elegido para tomar las riendas de la empresa que dejara Luis Bascuñán después de tres de décadas al frente de la emblemática industrial. Otra histórica, Antibióticos (ADL Biopharma), también emprendía cambios en la dirección, con la llegada de Pilar de la Huerta para sustituir a Rafael Beaus y liderar el reflote de la compañía.

Entre los cambios directivos por confirmar se encuentra el del Aeródromo de Pajares de los Oteros. El joven Javier Fernández Ares dejó la gerencia para continuar su carrera profesional en Madrid tras lograr grandes éxitos en la gestión de la instalación.

Entre los aniversarios cabe destacar los 20 años de Indra, uno de los referentes tecnológicos en la provincia.

Las tasas a las eléctricas, un rayo de esperanza frente a la despoblación

Derivada, entre otros, de la falta de oportunidades en el medio rural y de los profundos cambios en el modelo productivo, la despoblación es uno de los problemas más acuciantes de la provincia. Cada año que pasa los pueblos se vacían un poco más y en el 2017 la tendencia no ha cambiado. El problema es público, pero por el momento son pocas las fórmulas de éxito que logren revertir el fenómeno. Algunos expertos ya advierten de que es una utopía pensar en salvar todos los pueblos y advierten de que los cambios en el territorio supondrán desafíos a todos los niveles para el Estado de Bienestar. Los análisis que ha publicado La Nueva Crónica a lo largo del año ponen el foco sobre cuestiones como los casi 950 pueblos de la provincia que tienen menos de 100 habitantes, la perdida poblacional general de más de 2.700 residentes entre enero y junio, o la segunda tasa más baja de España de habitantes menores de edad. Fenómenos que en parte se explican desde el escaso atractivo que tiene la vida en el medio rural con situaciones tan incómodas como las de algunos pueblos del sur de la provincia que tienen el centro de salud en una cabecera de comarca, el juzgado en otra y las escuelas en una tercera.

Por este panorama desolador se ha colado en este año un pequeño rayo de esperanza. La sentencia del Tribunal Supremo que obliga a eléctricas y gasistas a abonar una tasa por el uso del espacio de dominio público puede suponer una fuente estable de ingresos para un buen número de pueblos de la provincia. Ello mejoraría las cuentas de las Juntas Vecinales que dispondrían de ingresos para afrontar gastos corrientes e inversiones que a largo plazo podrían redundar en una vida un poco más comoda para los vecinos. No obstante, el camino para llegar a cobrar estas tasas, que podrían ser de hasta 12.000 euros por kilómetro, las juntas vecinales y los ayuntamientos deben superar un complejo camino administrativo. Una senda que hasta el momento solo han logrado completar Quintana del Castillo y Cimanes del Tejar.
Volver arriba
Newsletter