Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 24 de julio de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

De León a la élite del kárate

De León a la élite del kárate

DEPORTES IR

Imagen de vídeo
Jesús Coca Aguilera | 05/03/2019 A A
Imprimir
De León a la élite del kárate
Kárate Tania Fernández, de 20 años, ya ha sido medallista en el Nacional sénior y estuvo en el Europeo sub’21 / "Mi sueño es ir a unos Juegos y mi objetivo estaba en París 2024"
Con sólo seis años, su madre le apuntó a kárate junto a su hermana en las Escuelas Deportivas de Villaquilambre. Podía haber sido una actividad extraescolar más dentro de esa etapa de la vida en la que pruebas múltiples deportes. Pero ese arte marcial acabó convirtiéndose en una pasión para Tania Fernández, que fue creciendo, mejorando y acumulando éxitos, siendo en estos momentos ya una de las grandes perlas que hay en España.

Y es que, con sólo 20 años, su palmarés va poco a poco engordándose. Suma cinco medallas en Campeonatos de España (una en júnior, tres en sub’21 y el último año ya también un bronce en sénior) y en la Liga Nacional, que reúne a las mejores karatecas del año, se proclamó en la pasada edición campeona entre las menores de 21 años y fue tercera en la prueba absoluta.

Una muestra de la progresión de una leonesa que «sueña» con disputar unos Juegos Olímpicos, un reto que ahora se ha puesto más cuesta arriba con la polémica exclusión de este deporte de París 2024, decisión que ha puesto en pie de guerra para intentar revertirla a todo el mundo del kárate.

Expectativas de futuro que se han visto trastocadas. Pero que no disminuyen la ilusión por este deporte de Tania, que compagina sus entrenamientos en el gimnasio Master 10 con estudiar las oposiciones para entrar en la Guardia Civil, y que sigue disfrutando como en los primeros días de esa pasión que le enganchó siendo todavía una niña.

Empezó a hacer kárate con 6 años. En la última edición de la Liga Nacional fue campeona sub’21 y bronce en sénior «Me gustó desde el inicio, desde el primer día, aunque lo llegué a dejar un año porque me gustaba competir y no nos licenciaban. Me pasé al tenis, hice también atletismo, baloncesto... pero acabé regresando, ya para practicarlo más en serio, al kárate, hasta que en 2011 el profesor que me daba en Villaquilambre me dijo que necesitaba promocionarme más y me dio la opción de irme al Master 10. Allí llegué en 2011 y empecé ya a competir».

Así cuenta sus inicios Tania, que en la que prácticamente era su primera competición, en el Campeonato Reginal de 2012, ya demostró el talento que atesoraba al quedar campeona y clasificarse para el campeonato de España.

Primero a las órdenes de Antonio Escoriza, el histórico karateca que actualmente ejerce como seleccionador nacional de Perú, después a las de Jorge Fernández y Valentín Marcos, ambos campeones del mundo de cata. Tres entrenadores que le fueron puliendo y formando, que le acompañaron en ese camino que fue recorriendo mientras estudiaba en el colegio La Asunción, que por fin hace apenas un mes le brindó la opción de participar en el Campeonato de Europa sub’21, cita que llevaba tiempo ansiando y que siempre parecía escapársele de entre las manos.

«Ya más años pensaba entrar en la lista del Europeo y llegó la decepción. Pero me sirvió de impulso para mejorar más» «Hubo varios años en los que podía haber entrado en la lista, tanto del Europeo como del Mundial, que pensaba que iba a estar y no entraba, me quedaba a las puertas. Te vienes abajo un día o dos, te llevas una decepción, pero luego me volvía a poner a tope y acababa sirviéndome de impulso para seguir mejorando y acabar llegando», recuerda Tania, que cuando esta vez sí que entró en la convocatoria de la selección española «según vi las listas, que estaba pendiente, llamé corriendo para comentárselo a casa de mis padres, a Escoriza a Perú, a mis otros entrenadores... luego ya se fue corriendo la voz y se acumularon las felicitaciones».

Y entonces, en febrero, llegó el turno de desplazarse a Dinamarca, sede del torneo, tras casi diez días de dura preparación. Primero con una intensa concentración en Madrid, «con entrenos de mañana y tarde de tres horas cada sesión»; después en la propia sede del torneo, a donde se desplazó un miércoles con el resto de la expedición española pero no competía hasta el último día de competición, el domingo, por lo que «teníamos que mantenernos en forma y mientras competía el resto entrenábamos en las mismas instalaciones».

Una experiencia «muy bonita, para recordar», pero que un mal sorteo evitó que llegara hasta las rondas finales. «En el primer combate derroté a una islandesa, pero luego me tocó la suiza, que venía de competir en el Mundial absoluto de Madrid y en pruebas de la Premier League», señala Tania, que cayó eliminada en segunda ronda.

Busca «patrocinios para salir de España a las Series A y la Premier League» y estudia las oposiciones a Guardia Civil No consiguió el éxito en el que será su único Europeo sub’21, pues a partir de ahora la edad (cumple los 21 años en mayo) le obligará a participar ya en categoría absoluta. «He ido ganando experiencia, la progresión se nota y se refleja en los resultados. En España enfocan más los campeonatos a nivel sénior y estoy preparada para afrontar el reto», cuenta la karateca leonesa, que tiene claro que su «objetivo a largo plazo es obtener patrocinadores que me pudiesen potenciar y ayudar a salir de España para acceder a Series A, coger puntos y acceder a la Premier League, que acoge los torneos más importantes y sólo accedes si estás entre las 100 primeras».

Todo, con una esperanza en el horizonte. Un anhelo casi perenne en todo deportista: tomar parte en unos Juegos Olímpicos. «A Tokio 2020 no iba a ser posible, pero mi sueño y objetivo era estar en Paris 2024. Estaba deseando que llegara, sabía que podías meterte por la Premier League o a través de la Federación por los Europeos o Mundiales, era mi reto y todo iba pensando en ello», reconoce Tania, que ahora ve comprometido su futuro a medio plazo.

Y es que, hace apenas diez días, el Comité Organizador de París 2024 decidía no incluir el kárate, que se estrenaba en unos Juegos el año que viene en Tokio, de cara a los deportes adicionales de la próxima edición, donde junto al surf, la escalada y el ‘skateboard’ entra de forma muy polémica el ‘breakdance’.

Paris 2024 cambió hace 10 días el kárate por el ‘breakdance’. «Es una decepción, toca hacer fuerza  para solucionarlo» «No nos dejan ni siquiera mostrarnos en ese debut de 2020, toca pelear a ver si de alguna manera podemos solucionar esto, hacer fuerza todo el kárate y a ver qué pasa», afirma la leonesa, para quien es «una decepción, luchábamos por estar cada uno de nosotros en los Juegos, habían entrado nuevos patrocinadores y el kárate estaba subiendo».

Consigan solucionarlo o no, Tania Fernández seguirá buscando convertirse en una referencia de su disciplina. Una tarea que requiere un duro trabajo, «mínimo hago seis horas a la semana de kárate, que pueden llegar a ser diez, pero además hay que hacer pesas, correr...»; y que vería más cerca si consigue aprobar las oposiciones a la Guardia Civil, ya que «te ofrece muchas oportunidades, quieren potenciar el deporte, hacen equipos y dan facilidades».

¿En qué peso sea? No está claro, pues duda entre dos categorías con un importante salto entre ellas: la de menos de 61 y la de 55, en la que compitió en el Europeo sub’21 «tras bajar casi tres kilos y medio en mes y medio, y acabar dando el día del pesaje 54’1 tras no cenar el último día ni desayunar ese por si acaso». Así que, de cara al futuro, «me lo estoy planteando todavía, ya que por un lado el cuerpo nota mucho el cambio de peso y la dieta, pero en 55 kilos es más asequible entrar en la selección española que en 61».

De León a la élite del kárate es el viaje que quiere emprender Tania. Y la meta, poco a poco, va acercándose.
Volver arriba
Newsletter