Publicidad
Bajo esta piedra del molino yace Pedro Acero, el molinero

Bajo esta piedra del molino yace Pedro Acero, el molinero

CULTURAS IR

La tumba de Pedro Acero, con la piedra del molino rematando la lápida. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen La tumba de Pedro Acero, con la piedra del molino rematando la lápida. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 21/02/2021 A A
Imprimir
Bajo esta piedra del molino yace Pedro Acero, el molinero
Historia de la semana El molinero de Cea, el bueno de Pedro Acero, quiso llevar el orgullo de su oficio hasta la tumba y pidió a la familia que sobre su lápida colocaran una de las piedras del molino y un epitafio muy simple al lado de su nombre: "Agricultor y molinero". Y así se hizo
«Era su deseo y toda la familia estuvimos de acuerdo en colocar una de las piedras del molino en su tumba. Y lo hicimos con un epitafio que explica la presencia de la piedra: ‘Pedro Acero. Agricultor y molinero», explica una de las hijas de Pedro, Rosario, farmacéutica en Sahagún.

Y así es como en una de las esquinas de la parte nueva del cementerio de Cea podemos encontrar esta singular tumba que muestra el orgullo de su oficio de un molinero bueno —«porque el recuerdo que ha dejado este personaje es el de un hombre bueno» —fallecido en 2005.

Pedro Acera no nació molinero, no fue de aquellos que heredó «la tradición familiar» pues fue antes agricultor, como reza la lápida, en su pueblo natal, Joara, la localidad cercana a Cea en la que vino al mundo en 1926. «Allí fue labrador, también tenían un alambique y vino, que entonces había mucho en la comarca y en la época de la vendimia venía mucha gente a trabajar de la montaña, de la comarca de Valderrueda y aquellas cercanas», recuerda su hija, quien explica cómo en aquellos años en Joara no había luz, algo que llamó mucho la atención a su madre, la mujer y compañera de trabajo de Pedro que era la que había nacido en Cea.

- Yo creo que la luz está muy presente en mis padres. Primero porque el hecho de que el molino fuera fábrica de luz fue algo que animó mucho a mis padres a comprar el molino y, finalmente, porque si hubiera que elegir una definición para mi padre, el molinero, yo diría que es uno de esos seres que desprenden luz, que iluminan el lugar en el que están.

Esa búsqueda de la luz y el oficio de molinero fue lo que llevó a Pedro Acero
 a comprar en 1957 el molino de Cea y convertirlo en su oficio para siempre. «Ellos venían de Joara que era un pueblo muy pequeño y Cea tenía en aquellos años cincuenta una intensa actividad, de todo tipo, con cinco tiendas de comestibles, bares, en fin, mucho comercio, mucha actividad agrícola y ganadera cuando le surgió la posibilidad de comprar el molino y en ello se embarcaron», con evidente pasión por el oficio, que llevó Pedro Acero más allá de su vida, como se puede comprobar en un rincón del cementerio de Cea.
Volver arriba
Newsletter