Un examen a los dos años del alcalde Diez

PP y Ciudadanos arremeten contra la gestión de la pandemia y el bloqueo de proyectos estatales. UPL valora la reactivación de la ciudad pero no ve avances en el mantenimiento

Alfonso Martínez
12/07/2021
pleno-jadiez-11072021.jpg
pleno-jadiez-11072021.jpg
El alcalde de León, José Antonio Diez, acaba de alcanzar el ecuador de su mandato. Y si hace la semana pasada era él quien hacia balance durante una entrevista concedida a este periódico, este lunes es el turno de los portavoces del resto de los grupos políticos con presencia en el Ayuntamiento de León.

Diez defendía que la pandemia no ha evitado impulsar inversiones importantes –como la peatonalización de Ordoño, la Era del Moro o la ronda interior– y planificar otras «vitales» para el futuro, como el polígono industrial de la carretera de Villarroañe. Insistía además en su apuesta por la autonomía leonesa y se refería a los problemas que ello le ha generado en su partido. El último, la reciente visita del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, que no visitó el Ayuntamiento y llegó tarde a la visita a la muralla. Fue por eso que el alcalde le expuso en público todas las reivindicaciones de la ciudad, algo que asegura que seguirán haciendo ante cualquier responsable de instituciones de rango superior.

Respecto a la oposición, Diez aseguraba que ha habido dos tipos bien diferenciados, la «responsable» que ha hecho UPL y la «obstaculizadora» llevada a cabo por PP y Ciudadanos. Ahora son los portavoces de estos grupos los que valoran el trabajo del alcalde. Y también lo hace el de Podemos, Nicanor Pastrana, que forma parte del equipo de gobierno como concejal de Participación Ciudadana y que ha recurrido a los tribunales su expulsión del partido.

Antonio Silván, portavoz municipal del PP, cedió el bastón de mando a Diez hace dos años y asegura que ha sido un periodo «de oportunidades perdidas para la ciudad». «Han sido dos años de desgobierno municipal, de culpas ajenas y nunca propias, dos años desviando la atención hacia temas que no son un proyecto de ciudad, dos años de carencias en un alcalde que no tiene cohesión en su equipo y que no gestiona con transparencia, sino con el ‘ordeno y mando’ y la muleta permanente de la UPL. No se reúne con la oposición y solo ha cumplido el proyecto de Ordoño. Diez es víctima de sí mismo, de sus propios intereses, de su supervivencia política. Por eso está más pendiente de sí mismo que de la ciudad», lamenta el también senador del PP por León.Silván considera que «no se puede esperar nada de un alcalde que no tiene interlocución ni con el Gobierno ni con su partido» «Solo tiene enfrentamientos con quien define los proyectos y reparte los presupuestos. Y eso tiene una consecuencia, que es el aislamiento. ¿Con cuántos ministros, secretarios de Estado o directores generales se ha reunido? ¿Cuántos proyectos ha traído para León? Esa es la realidad, la nula capacidad para que el Gobierno se fije en León y su absoluta insignificancia ante su propio partido», defiende el edil popular antes de citar asuntos pendientes como la segunda fase de San Marcos, la Ciudad del Mayor, que sigue «generando gasto en personal sin tener misión alguna», y la integración de Feve. «Estamos en la fase final de la normativa, ¿por qué no se licitan ya los trenes? ¿Dónde está el teatro Emperador? ¿Dónde está ese proyecto de movilidad que iba a ser la panacea para todos los males de la ciudad? Empezó con el aislamiento del centro los fines de semana, a los cuatro días se levantó porque no tenía ninguna eficacia. ¿Dónde está ese transporte público eficiente? ¿Dónde está un proyecto de ciudad? Solo hay continuidad. Hay que recordar la Era del Moro la terminará él, pero es que algunos la empezamos. Y la ronda interior, lo mismo. ¿Dónde están los proyectos Edusi además de la revista que recibimos todos los leoneses cada mes a mayor gloria del alcalde Diez?», defiende el portavoz municipal de los populares.Respecto a la gestión de la pandemia, Silván lamenta que tampoco esta «compleja situación» haya servido para que el alcalde tenga en cuenta a la oposición. «Han sido dos años sin consultar nada con la oposición. El único que se reúne con el alcalde es el portavoz de UPL. Bien por ellos, pero así no se hace ciudad», asegura.«¿Dónde ha estado el alcalde en la gestión de la pandemia? Se escondió detrás de unos vídeos que grababa en su despacho. ¿Dónde ha estado ese plan de choque económico y social? El PP lo propuso a la semana siguiente del primer estado de alarma y no hizo ni caso, aunque poco a poco ha ido aplicando algunas medidas que de aquella le demandamos. Pero debían haberse aplicado en aquel momento para evitar la sangría del empleo que se ha dado en León. Cerca de 2.000 desempleados que han perdido el trabajo. ¿Dónde está ese proyecto de generar empleo? ¿Dónde está la interlocución con el sector hoteles restaurantes y cafeterías? ¿Dónde está el apoyo a los autónomos? Solo han recibido la callada por respuesta. ¿Dónde está el apoyo al sector de las peluquerías y centros de estética? Se aprueba en el Senado una propuesta para bajar el IVA al 10% y como no interesa al Gobierno de Pedro Sánchez, esa votación se declara nula de una forma totalmente antidemocrática. ¿Dónde está el alcalde trasladando su apoyo a los más de 1.800 afectados en León por esta medida? Esa es la realidad, pero claro, el sustrato de todo es la falta de interlocución. Vienen ministros a León y no le invitan. Está ausente en las recepciones institucionales. Es el alcalde de todos los leoneses, no solo de sí mismo y del equipo de gobierno. Por cierto, un equipo de gobierno que hace aguas por todas partes. Lo hemos visto con decisiones unilaterales que luego tienen como consecuencia revocar delegaciones concedidas, como en el caso del gerente del Ildefe», concluye Silván.Mientras, Gemma Villarroel, portavoz municipal de Ciudadanos, considera que el alcalde «ha vivido de espaldas a la realidad de la pandemia». «Hemos echado mucho en falta que haya un apoyo por parte de la administración local, que es la más cercana al ciudadano, para mantener los empleos de la ciudad. Muchas familias se han ido a la cola del paro directamente. Y, cuando acaben las ayudas de los Erte del Gobierno, serán muchas más. Lo que no nos podemos permitir es mirar para otro lado, como ha hecho este alcalde, y mirarse solo el ombligo con actuaciones e inversiones en ladrillo, que no discutimos su necesidad desde Ciudadanos, pero sí la idoneidad de acometerlas en este momento», asevera la edil de la formación naranja.

Villarroel lamenta la «falta de participación y entendimiento» a la hora de gestionar la pandemia que se ha hecho «de manera autoritaria» por parte del alcalde mientras «UPL ha mirado hacia otro lado, pero ha sido cómplice de absolutamente todo».

En este sentido, lamenta que el alcalde considere a Ciudadanos como «una oposición que no es productiva y que no colabora». «Le hemos presentado un montón de iniciativas que están en el cajón de las comisiones, como planes de choque para apoyar a los leoneses en esta pandemia que no se han tenido en cuenta y ante los que se ha mirado para otro lado», defiende.

La portavoz municipal de Ciudadanos se muestra preocupada ante el hecho de que «nada de lo que dijo el alcalde en su investidura se está llevando a cabo», aunque también le reconoce algún aspecto positivo. «Vemos una velocidad en tramitar y realizar las actuaciones que no observamos en el anterior mandato. No sé a qué es debido, pero no compartiendo muchas de las actuaciones en este momento, es cierto que la velocidad de la gestión del ladrillo es muy rápida», agrega.

Otra de las preocupaciones de Villarroel es la «ruptura» del alcalde con las administraciones autonómica y estatal. «Creo que los mayores perjudicados somos los leoneses. Es más, el propio alcalde defendía en la oposición que lo importante, que las inversiones más gordas que hacen crecer a las ciudades son las que vienen de la mano de la Junta y del Gobierno, que tienen más poder para invertir. Que no haya buena relación, que haya un enfrentamiento constante y que se genere distanciamiento en detrimento de la unidad y la colaboración, no sé si a él le beneficiará personalmente, pero desde luego a los leoneses nos perjudica bastante. Nosotros vamos a seguir peleando en todas las instituciones, Gobierno y Junta, para que miren por León, porque creo que es muy necesario. Estos enfrentamientos me parecen muy insanos y perjudiciales para los leoneses», detalla.

La edil de la formación naranja critica además el «poco entusiasmo» que está poniendo el alcalde en la ampliación del Parque Tecnológico. «La Junta se ha ofrecido incluso a pagar las expropiaciones aunque en el convenio decía que el Ayuntamiento pondría a disposición el suelo, pero no hay voluntad política por parte del alcalde. Me preocupa mucho porque hay empresas que no pueden instalarse o ampliar sus instalaciones por falta de espacio y están buscando otras ubicaciones», asegura antes de reconocer que sí existe interés en crear suelo industrial en la zona de Villarroañe. «Quiero pedirle al señor alcalde que compruebe que estaba en el programa electoral de Ciudadanos, pero no en el del PSOE. Agradezco que coja la iniciativa, porque es necesario generar suelo industrial, pero primero hay que desbloquear el Parque Tecnológico y luego que apueste por estos enclaves nuevos», argumenta.

La portavoz municipal de Ciudadanos lamenta finalmente que Diez haya convertido la ronda interior «en un proyecto electoralista», porque «ha renunciado a los dos carriles por sentido para dejar solo uno». «Se evitará callejear al lado de la muralla, pero no supone una resolución del problema de movilidad. Tampoco ha apostado por aparcamientos disuasorios y ha convertido la ciudad en un sinsentido de carriles 30, 50 para autobuses… Tampoco se preocupa de lo básico, que es la limpieza. La ciudad sigue estando sucia», concluye.

Por su parte, el portavoz municipal de UPL, Eduardo López Sendino, explica que los dos años de gestión de Diez tienen «luces y sombras». En cuanto a las cuestiones positivas, asegura que León ha empezado a funcionar en cuanto a inversiones, a infraestructuras y a esa apuesta por recuperar la ciudad para los peatones, como puede ser la peatonalización de Ordoño, la ronda interior, que estaba «absolutamente parada», y todos los proyectos de la Edusi.«Y las sombras, que también las hay, se centran fundamentalmente que la ciudad sigue sin tener una limpieza adecuada, sigue con muchas calles en un estado calamitoso. Durante estos dos años no se ha avanzado sobre lo que ya había cuando gobernaba el PP. Si se ha deteriorado las calles, ha sido porque ya anteriormente no se mantenían. Pero tampoco el equipo de gobierno ha hecho nada en este sentido. Habrá que esperar a ver el nuevo contrato de mantenimiento de la ciudad efectivamente resulta lo que pregona el PSOE. Estamos expectantes, porque nunca hemos apostado por la privatización, sino por la municipalización de los servicios. Y por tanto, estamos expectantes para ver cómo funciona. También creemos que los barrios tienen un grave deterioro que hasta la fecha no se ha visto en modo alguno solventado por el equipo de gobierno socialista», defiende López Sendino.Respecto a las críticas recibidas por ser la «muleta» del PSOE, el edil leonesista reitera que son oposición y que lo demostraron desde el primer pleno del mandato, cuando votaron en contra de la cesión de competencias a la Junta de Gobierno. «Muchas mociones de UPL han sido presentadas junto con el PP y Ciudadanos. Y todos los días mandamos notas de prensa en las que criticamos muchas de las cosas que en esta ciudad no se hacen o están mal. Hay una diferencia abismal entre lo que somos con el PSOE y lo que era Ciudadanos con el PP. Aquello era un seguidismo y un total beneplácito, pero eso no existe actualmente. Seguimos en la oposición y así estaremos hasta el final del mandato, votando a favor de aquello que consideremos que sea bueno para la ciudad y en contra de aquello que no lo sea, porque no tenemos ninguna atadura», argumenta antes de mostrarme razonablemente satisfecho con el cumplimiento de las propuestas que UPL incluye en los presupuestos municipales.En cuanto a la relación con el resto de las administraciones, López Sendino ve con buenos ojos que el alcalde sea «reivindicativo». «Debe exigir todo aquello que la ciudad necesita y que depende tanto de la Junta de Castilla y León como al Gobierno de España. Dicho esto, creo que hay que hacerlo siempre con la debida mesura. Eso no significa que no se sea reivindicativo, pero con la debida mesura para no romper puentes, porque a ver cómo mañana, salvo que fuese una escenificación, va a llamar el alcalde al ministro Ábalos para decirle que necesita lo que sea para la ciudad. Creo que, teniendo en cuenta que es la administración estatal y que hay muchas cosas que reivindicar para la ciudad, lo que no se puede hacer es romper puentes. Insisto, la más absoluta reivindicación y con vehemencia, pero con la educación oportuna», concluye.Finalmente, Nicanor Pastrana es portavoz de Podemos, aunque forma parte del equipo de gobierno de Diez ocupándose del área de Participación Ciudadana. Explica en primer lugar que el mandato arrancó con un equipo que tenía «ganas de hacer cosas» tras el «abandono» que había tenido el municipio en su mantenimiento básico durante los ocho años anteriores. «Empezamos con fuerza, aprobamos el presupuesto en tiempo y forma y nos las prometíamos muy felices hasta que entró en juego la pandemia. Eso trastocó toda la planificación del equipo de gobierno, hubo que reajustar el presupuesto y eso sí que fue un imprevisto que sigue todavía condicionando la actividad municipal», apunta el edil de la formación morada.

Se refiere además como «gran hito» a la moción en favor de la autonomía leonesa. «Después de 38 años nos merecemos ese derecho histórico y constitucional de poder gestionar lo nuestro. No pedimos otra cosa. Espero que con el tiempo, más pronto que tarde, se constituya esta nueva comunidad», dice.

Pastrana defiende que el equipo de gobierno tiene «voluntad de hacer una buena gestión y ejecutar el presupuesto al máximo en un municipio con muchas carencias en lo básico». En este sentido, destaca el nuevo contrato de cuatro años (con posible prórroga de otro) que permitirá destinar 3,5 millones en cada ejercicio para «levantar León en cuanto al mantenimiento de sus calles y aceras». «Las brigadas municipales seguirán haciendo pequeñas intervenciones, pero con la plantilla que tenemos es imposible que la imagen de la ciudad coja unos estándares oficiales», argumenta antes de asegurar que el contrato no supone una privatización, sino una «externalización» del servicio.

En cuanto a su área, destaca fundamentalmente el presupuesto participativo, aunque también el trabajo para delimitar los barrios y crear distritos para gestionar de forma descentralizada esas partidas que los ciudadanos han propuesto para cada barrio a través de una consulta. «Hemos estado haciendo una labor gris, elaborando un reglamento de consultas vecinales sobre temas de interés, como podría haber sido Ordoño o como puede ser el Polígono X y su rotonda de salida», concluye.
Lo más leído