Publicidad
Valeria, la niña que superó la leucemia, canta su canción con el abuelo Corco

Valeria, la niña que superó la leucemia, canta su canción con el abuelo Corco

LNC CULTURAS IR

Valeria y el abuelo Corco regresaron ante el mural de la niña en Matallana para cumplir el sueño del abuelo, cantar juntos la canción. | SONIDO CORCO Ampliar imagen Valeria y el abuelo Corco regresaron ante el mural de la niña en Matallana para cumplir el sueño del abuelo, cantar juntos la canción. | SONIDO CORCO
Fulgencio Fernández | 22/08/2021 A A
Imprimir
Valeria, la niña que superó la leucemia, canta su canción con el abuelo Corco
LNC Verano Corco y su nieta Valeria se reunieron el viernes en Matallana, su pueblo, para cantar juntos, para celebrar la recuperación de Valeria y, sobre todo, para seguir concienciando a todos de la necesidad de donar médula para salvar vidas como felizmente fue posible con Valeria. Un sueño cumplido del abuelo Corco
Era el verano de 2016. Valeria tenía un año y luchaba contra una leucemia que nadie puede entender cómo puede ir a instalarse en el cuerpo de una niña así. Necesitaba una médula compatible, sus padres buscaban complicidad en las redes, los medios de comunicación… cualquier puerta que se les abriera.

En Matallana vive su abuelo Fernando, al que todos conocen por Corco, el músico y cantante que tantas fiestas y celebraciones ameniza por toda la provincia. Pero aquel golpe, «la peor noticia que me podían dar», en su propia expresión, supuso un cambio absoluto en su vida. Se puso a trabajar bajo un lema claro: «Una médula para Valeria/Médula para todos». Cada día cruzaba el puerto para ver a la niña, que estaba en Oviedo con sus padres. Quemó una furgoneta, pero eso era lo de menos, ya se había acuñado la expresión de abuelo Corco-Coraje, con mucha razón.

Y entre las actividades que organizaba estaba una canción que le compuso un amigo y que cantaba con su hija Paula (Pau Paty), con la que inundó las redes;también una carrera para recaudar fondos que salía de Matallana ‘pueblo’, de una pradera en la que había una gran pared blanca en la que el excelente grafitero dados.cero había plasmado la cara de aquella niña de un año. Y aquel día, hace cinco años, el abuelo dice que «tuve un sueño, que algún día estaríamos Valeria y yo en esta pradera cantando la canción para animar a lo que dice el estribillo: Médula para todos».

Y ese día llegó. Ese sueño se cumplió el pasado viernes, día 23. Corco montó su equipo y a su lado Valeria, ya con seis años, que se reconocía en el grafiti.

- ¿Quién es esa niña?
- Yo, Valeria.
- ¿Por qué estamos aquí?
- Para cantar para que donen médula, que yo estuve malita, de cáncer.
- ¿Y ya estás bien?
- Sí.

Pues a cantar, los dos, con una finalidad: «Animar a que haya donantes de médula». No solo Corco, toda la familia de Valeria está empeñada en esta batalla de la solidaridad de los donantes.

Para ello cambiaron ligeramente la letra de la canción y donde antes cantaban «Me presento soy Valeria, ya tengo mi primer año. Desprendo mucha alegría, sonrisas y a veces llantos» en esta ocasión cantaron, Valeria y Corco: «me presento soy Valeria, que tengo ya seis añitos. Desprendo mucha alegría…» y desembocan en los dos casos en el estribillo que encierra el motivo de la canción: «Pero con tu ayuda, podré disfrutar de un parque, en vez de hospitales, yo quiero jugar también. Cuento contigo, médula para todos, regala vida, ven y ayúdame».Y ese ayúdame todos saben en esa familia lo que significa: Hazte donante.
Volver arriba
Newsletter