Publicidad
Valencia de Don Juan: Donde la despoblación encuentra resistencia

Valencia de Don Juan: Donde la despoblación encuentra resistencia

ACTUALIDAD IR

Vista del Castillo de Valencia de Don Juan. | DANIEL MARTÍN Ampliar imagen Vista del Castillo de Valencia de Don Juan. | DANIEL MARTÍN
T. Giganto | 07/04/2019 A A
Imprimir
Valencia de Don Juan: Donde la despoblación encuentra resistencia
Comarcas La población ha aumentado en más de un 72 % en las últimas 4 décadas llegando el 1 de enero de este año a los 5.350 habitantes
La despoblación está de moda. Ya son muchos los años que la lleva padeciendo el medio rural pero es ahora cuando ha llegado al discurso político. Toca mirar a esos pueblos que se han vaciado para procurar frenar su pérdida de población, analizar cuál es la situación en la que se encuentran, qué servicios se necesitan, cuáles son las necesidades de quienes resisten en ellos. Pero también es obligatorio mirar a los que han mantenido las cifras de sus censos y también, aunque parezca una utopía en estos tiempos que corren, a los que han crecido. Este es el caso de Valencia de Don Juan, municipio que ha experimentado un importante crecimiento de su población de modo que en los últimos 40 años ha incrementado sus habitantes en más de un 72 por ciento alcanzando el 1 de enero de 2019 los 5.350 habitantes. «No hay fórmulas secretas para conseguirlo», dice su alcalde, Juan Martínez Majo. Pero sí se han dado una serie de factores que han propiciado que a día de hoy la despoblación no sea un problema en Valencia de Don Juan.

El crecimiento ha sido paulatino a lo largo de los últimos años con una tendencia generalizada de aumento de población año tras año. El alcalde de la localidad, Juan Martínez Majo, alude a tres motivos que lo han hecho posible: el empleo, la prestación de servicios tanto públicos como privados y el turismo. «Las empresas que se han instalado aquí han aprovechado los recursos endógenos que tenemos en la zona como la arcilla o la madera y otras han aumentado su volumen de producción generando empleo», explica el regidor que calcula que «entre empleos directos e indirectos se hayan creado entre 800 y 1.000 puestos de trabajo en los últimos años». A este respecto es importante fijarse en la pirámide de población coyantina, según los datos registrados por el INE, de modo que el grueso de su población está entre los 25 y los 55 años, en plena edad laboral.

Pero además de la generación de empleo a través, Valencia de Don Juan ha crecido al tiempo que se ha consolidado como cabecera de comarca prestando servicios tanto de naturaleza pública como privada gracias a la iniciativa de los empresarios coyantinos «que han sabido estar a la altura». Servicios médicos, de índole administrativa, educativa, atención a personas mayores, instalaciones deportivas, ocio... todo ello ha contribuido a que muchos se hayan fijado en Valencia de Don Juan para asentar su residencia en los últimos años. La población de Valencia de Don Juan ha crecido al mismo tiempo que lo han hecho los puestos de trabajo, los servicios y el núcleo urbano. A este respecto, Martínez Majo, basándose en registros municipales, estima que en los últimos 20 años se han construido «más de 2.200 viviendas» en Valencia de Don Juan, una evidencia si se tiene en cuenta que zonas como la calle de las Huertas estaba hace unos años repleta de solares que hoy son edificios de viviendas.

Empleo, servicios y turismo. Este es el tercer pilar al que Martínez Majo hace alusión como parte de los factores que han contribuido al aumento de población en Valencia de Don Juan. «Comenzó a ser notable en la década de los 70 y experimentó un importante crecimiento a mediados de los 90. Aunque si bien no habitan aquí todo el año, son una parte importante enla economía del municipio», incide el regidor.

Todo ello ha sido «clave» para conseguir que a 1 de enero de 2019 hayan sido 5.350 personas las empadronadas en Coyanza, la cifra más alta registrada hasta ahora en el censo de la localidad con un crecimiento de 48 habitantes más con respecto a 2018 y de 271 más con respecto al 2010. Esta situación no es habitual en núcleos de población que se encuentran a algo menos de 40 kilómetros de la capital de provincia y fuera por lo tanto del alfoz, mucho menos aún si tenemos en cuenta que se trata del medio rural. Son muchos los pueblos a los que le gustaría poder contar esta misma historia de crecimiento que cuentan los coyantinos, pero la de Valencia de Don Juan es una excepción a la que no se puede perder de vista.



Solo el 33,42 % de los vecinos son nacidos en Valencia de Don Juan


La despoblación no es un problema para Valencia de Don Juan pero sí para su comarca, donde algunos pueblos se han ido vaciando en las últimas décadas. Algunos se han desplazado a otros lugares y muchos han aprovechado la cercanía de la cabecera de comarca para trasladarse a vivir a ella. De este modo solo el 33,42% de la población es coyantina ‘de pura cepa’ mientras que un 35,76% procede de otros puntos de la provincia de León. «No hemos pretendido que Valencia de Don Juan crezca a costa de los otros pueblos de la comarca», ha incidido Juan Martínez Majo. «Otra cosa diferente es que la gente vea atractivo vivir en Valencia, pero mejor que vengan aquí a fijar su residencia y no que la trasladen a León capital o a Madrid», asegura el regidor coyantino.
Volver arriba
Newsletter