Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Unos 'hombres del tiempo' que no fallan

Unos 'hombres del tiempo' que no fallan

ACTUALIDAD IR

Imagen de vídeo
Víctor S. Vélez | 01/12/2019 A A
Imprimir
Unos 'hombres del tiempo' que no fallan
Universidad El Grupo de Física de la Atmósfera de la ULE realiza predicciones meteorológicas con un mínimo margen de error que le han convertido en un "referente europeo"
Los últimos informes publicados en el ámbito universitario están dejando patente que la investigación se está convirtiendo en la punta de lanza de la Universidad de León (ULE). Esto es gracias a la labor que realizan grupos como el de Física de la Atmósfera que capitanea el profesor José Luis Sánchez. En sus dependencias del Instituto del Medio Ambiente realizan predicciones con un mínimo margen de error sobre el tiempo que va a hacer en las próximas 48 horas.

De esta manera, estos profesionales han puesto en marcha 20 modelos que se renuevan dos veces al día y reducen a niveles mínimos la incertidumbre sobre las condiciones climatológicas. Aunque estas predicciones puedan ser útiles para quienes van a celebrar un evento al aire libre y quieran saber el momento exacto en el que empezará a llover, se dirigen especialmente al sector aeronáutico profesional. En concreto, se están especializando en drones a los que, "con muchísima precisión", les informan de variables como el viento, las turbulencias o la altura de las nubes.

Para ser 'hombres y mujeres del tiempo' infalibles se valen de dos antenas ubicadas en el tejado del centro ubicado en La Serna y de otra en el suelo que recogen información meteorológica de parte de Europa, el norte de África y una porción del Atlántico directamente del satélite de Meteosat. "Creamos distintos escenarios que se puede encontrar un dron cuando planifica su vuelo y necesita una predicción muy precisa con mínima incertidumbre", comenta José Luis Sánchez.

Un trabajo que estos especialistas en observación meteorológica realizan día tras día y les ha convertido en un "referente europeo". Parte de su equipo se encuentra desplazado en la localidad de Rozas, en Lugo, y complementan esta labor como centro de investigación aerotransportada del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.

Predicciones a largo plazo


Pese a todo ello, los miembros de este grupo de investigación de la ULE son conscientes de que no hacen milagros y creen que actualmente no es posible realizar predicciones meteorológicas a largo plazo "con mediana certeza" para responder a preguntas como '¿Qué tiempo hará en León este invierno?'. "El invierno viene como el 'Zaragozano', a veces con mucho frío y otras no tanto", concluye el líder de este equipo.

Unas limitaciones a las que, de momento, tampoco pueden poner remedio los 'gigantes' nacionales e internacionales de la observación meteorológica. "La atmósfera son 5.300 billones de toneladas y hay que determinar a meses vista, por lo que es muy difícil", explica este físico.

Riesgos hidrológicos


Estos pronósticos se obtienen en colaboración con el centro de supercomputación Scayle pero, más allá de ellos, el Grupo de Física de la Atmósfera realiza otro tipo de tareas. Entre ellas, se encuentran los trabajos dirigidos a medir las consecuencias del granizo en los consultivos y, de manera especial, los riesgos hidrológicos. Es decir, evalúan los posibles problemas que puedan surgir por exceso o escasez de las lluvias. Por ejemplo, desde este centro dependiente de la Universidad de León se encargan de informar cuando un determinado pantano debe evacuar agua ante una previsión de fuertes precipitaciones en las próximas horas.

Estos peligros incluirían a las inundaciones que, según José Luis Sánchez, no deben preocupar en exceso a la provincia leonesa debido a su «buena red» de embalses. De esta manera, en León el principal problema es "la variabilidad". "Tenemos meses que llueve todos los días, como nos está sucediendo ahora que hay una cadena de frentes del Atlántico, y otros en los que no ha caído una gota. Eso ya lo hemos sufrido en León y sabemos todo lo que significa", valora este experto.

Miles y miles de rayos


Además, en el tejado del Instituto del Medio Ambiente cuentan con un importante centro de control de rayos. Un dispositivo de los que hay "media docena en toda España" y que opera en todo el noroeste peninsular.

A pesar de ser un gran desconocido para los leoneses, este dispositivo es uno más de sus vecinos y llega a registrar más de un millar de rayos cuando se producen tormentas eléctricas. Los datos registrados en la ciudad de León, a través de este artefacto de tecnología de vanguardia, son enviados a una red mundial que registra toda esta ingente cantidad de rayos.

Todas estas labores son desarrolladas por este grupo de físicos que busca incrementar el conocimiento sobre la meteorología y mejorar los pronósticos en base a los modelos mesoescalares desarrollados por ellos mismos. Una tarea más importante de la que pueda parecer a simple vista porque contribuye a mitigar los riesgos y suavizar los daños relacionados con las tormentas de agua, nieve o granizo.
Volver arriba
Newsletter