Publicidad
Unión en la Montaña Central contra el Parque Eólico Abano

Unión en la Montaña Central contra el Parque Eólico Abano

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 21/08/2020 A A
Imprimir
Unión en la Montaña Central contra el Parque Eólico Abano
Medioambiente Vecinos de los municipios afectados por el proyecto se reúnen estos días para analizar el impacto que podría tener el mismo en la zona
Las antiguas escuelas de Villalfeide acogieron este jueves una reunión informativa para vecinos afectados por el proyectado Parque Eólico Abano, que afecta a terrenos de los municipios de Valdelugueros, Valdepiélago, Matallana de Torío y Cármenes, con una producción prevista de 76,5 megavatios y 17 ‘molinos’.

La primera buena noticia fue el interés vecinal pues ante la importante asistencia se hacía imposible mantener las distancias preceptivas por lo que se decidió mantener la asamblea para los que se habían desplazado desde otras localidades y convocar otra para este viernes con los vecinos de Villalfeide, que no se tienen que desplazar.

La encargada de dar la información fue Esther Domínguez Jové, presidenta de la Junta Vecinal de La Valcueva, con la que contactaron vecinos de Villalfeide, parece que ante el "desinterés" de la presidenta de su pueblo, “que por supuesto estaba invitada pero no ha venido”. Con posterioridad a este encuentro, la presidenta del pueblo aseguró que su interés es máximo en este tema que atañe a su localidad y "para nada" se desmarca del encuentro. Lo único que ocurre es que ha asegurado no tener "información suficiente para tomar una postura en nombre del pueblo y mi única pretensión es conocer todos los datos sobre este Parque, comunicárselos a los vecinos y, a partir de ahí, tomar decisiones oportunas". Tardó unos minutos en arrancar el encuentro pues un vecino no entendía qué hacía allí gente que no era de Villalfeide y, además, él lo que quería saber era “lo que iba a cobrar el pueblo de Villalfeide”.

Superado el escollo arrancó la reunión con el agradecimiento de los presentes a la citada presidenta de La Valcueva que se había tomado la molestia de “leer, desmenuzar y resumir un farragoso proyecto de 180 páginas, con sus correspondientes informes” para exponerlos ante los vecinos interesados. “No se trata de convencer de decir sí ó no, sino de informar, por más que yo tenga una idea propia”.

Lo primero que lamentó fue la falta de información pues, recordó, “este proyecto se conoce desde el día 31 de enero y nadie ha dicho nada”, añadiendo que “se ha ninguneado a las Juntas Vecinales pese a ser las dueñas de los terrenos, algo que es preocupante pues un proyecto del Ministerio, no de la Junta, y parece que ni saben o quieren saber de nuestra existencia, aunque en algún momento tendrán que negociar con nosotros el proyecto”.

Explicó Jové que la creación de este Parque Eólico supondrá un importante destrozo en los montes de la comarca: “Son 17 molinos, con más de 50 kilómetros de cables soterrados y aéreos, una subestación; afectará a 1472 hectáreas de terreno, que atravesarán con 25 kilómetros de caminos de seis metros de ancho”, fueron algunos de los datos que ofreció para añadir que, por ejemplo, “las torres de los molinos tendrán casi 200 metros de altura; 125 del ‘cuerpo’ del molino y otros 72 metros que mide el aspa; lo que propicia que su impacto visual sea visible desde 24 kilómetros”, según recoge el propio informe de la empresa; o empresas, pues son dos que habitualmente se acaban dividiendo en numerosas “sociedades”.

Se habló de otros ‘efectos secundarios’, como “las fugas de aceite e hidrocarburos durante la construcción, alteración del hábitat de animales, sobre todo las aves, con un elevado riesgo de mortandad al chocar con las aspas; también son muy dañinas para los apicultores y habría que añadir el ruido de estas instalaciones… al margen de que si se declara la montaña de uso industrial sufriría un destrozo irreparable”.

Entre los asistentes sobrevolaba la idea de que estos parques, hay más proyectados, otro muy cercano en La Robla, son nuevamente “una compensación por el cierre de la Térmica de La Robla. Es la vieja historia, Riaño era el pago a Lemoniz, Abano lo será de la Térmica… y aquí siempre pagamos los mismos”, afirmó uno de los presentes.
Cómo ya había salido desde el principio el asunto del dinero Esther Domínguez desveló que, por ejemplo, “por 5 molinos pagarían entre 50.000 y 80.000 euros al año; y los puestos de trabajo que crean son 10, pero de especialistas, lo que excluye a los vecinos ”. Los 17 molinos están repartidos, según el proyecto, entre Matallana 5 (4 en La Valcueva); 1 en Valdelugueros; 1 en Valdepiélago y 5 en Cármenes, en la zona del Valle del Marqués.

La sensación general era que habían pasado de “parece una muy buena iniciativa”, vinculada a energías limpias, al “vaya miedo que da, puede ser nuestra puntilla” pues el propio informe, se supone que escorado hacia el optimismo, escribe al hablar de los aspectos positivos que “contribuye a frenar el éxodo rural de una forma leve”. Y Jové contó que ella se había puesto en contacto con zonas rurales con parques eólicos “y la población había disminuido a la mitad desde su creación”.

Nace la plataforma por el futuro de la montaña central


En el mismo acto, y a petición de los asistentes aunque Esther Domínguez Jové ya había confirmado que se estaban dando los pasos precisos, se decidió crear la Plataforma por la Defensa de la Montaña Central, “abierta a todo tipo de interesados, desde particulares, a asociaciones de la comarca, industriales, juntas vecinales, ayuntamientos…”. Extrañó que no hubiera representantes públicos pues tan solo estaban la citada presidenta de La Valcueva, un miembro de la Junta Vecinal de Villalfeide y otro de Correcillas. “Las puertas están abiertas”, señaló Jové, que se perfila como la presidenta de la Plataforma nada más que ésta quede legalmente constituida.

De momento, ya se ponen a trabajar, a recoger firmas, informar pueblo a pueblo…”estamos a tiempo y no vamos a perder ni un día”.
Volver arriba
Newsletter