Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Una pieza de cámara

Una pieza de cámara

CULTURAS IR

Un momento de la representación de ‘24 horas en la vida de una mujer’. Ampliar imagen Un momento de la representación de ‘24 horas en la vida de una mujer’.
Joaquín Revuelta | 20/12/2018 A A
Imprimir
Una pieza de cámara
Teatro ‘24 horas en la vida de una mujer’ llega al Auditorio de la mano de Silvia Marsó, que produce y asume el rol principal de este montaje basado en la obra de Stefan Zweig
Silvia Marsó, la protagonista de ‘24 horas en la vida de una mujer’ que este jueves se representa en el Auditorio Ciudad de León a las 21:00 horas con entradas a 20 euros, tuvo ocasión de ver en París en 2015 el montaje original de Cristine Khandjian y Stéphane Ly-Coug coincidiendo con el 75 aniversario de la muerte de Stefan Zweig y decidió entonces traerlo a España asumiendo ella misma la producción y reservándose para sí el personaje principal, al que la actriz define como «una mujer que no tuvo capacidad de decidir nada en la vida». Su fortuito encuentro con un joven ludópata le llevará a vivir 24 horas sin regirse por sus habituales normas de conducta. Como es habitual en el autor de ‘Carta de una desconocida’, la obra encierra «un profundo mensaje» que, en declaraciones de Marsó a Efe, se resume «en si verdaderamente decidimos lo que queremos ser en la vida».  

Una de las novedades de la función es la presencia de música en directo, que según el director musical Josep Ferré, «tiene como mayor premisa la integración con la interpretación a través del estilo camerístico».

Entre los personajes que revisten mayor interés en la función se encuentra el maestro de ceremonias, que se erige en la «conciencia de la función» e invita al respetable a ver la obra «desde una escucha del corazón y compasiva» con el fin de salir del teatro «un poco cambiados».
Volver arriba
Newsletter