Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Una mujer bajo la influencia

Una mujer bajo la influencia

CULTURAS IR

Isabel Medarde caracterizada en el personaje de la cineasta Leocadia Cantalapiedra, protagonista de su proyecto de creación. | DIVINA QUININA Ampliar imagen Isabel Medarde caracterizada en el personaje de la cineasta Leocadia Cantalapiedra, protagonista de su proyecto de creación. | DIVINA QUININA
Joaquín Revuelta | 30/01/2018 A A
Imprimir
Una mujer bajo la influencia
Cine Isabel Medarde es la artista leonesa cuyo proyecto ‘La espiral maravillosa’ ha sido becado por la Fundación Villalar-Castilla y León, y en el que construye una nueva realidad con el fin de situar a la mujer en el epicentro de la creatividad artística
El proyecto de creación artística ‘La espiral maravillosa’, de la leonesa Isabel Medarde, becado con 12.000 euros para su desarrollo a lo largo de este año en León, fue presentado este lunes en la sede de la Fundación Sierra Pambley por el director de la Fundación Villalar-Castilla y León, que por segundo año consecutivo ha convocado estas becas, Juan Zapatero; el representante de León en el Comité Consultivo de la Fundación y miembro del jurado, Luis Grau, y la propia artista, que en el inicio de su intervención hizo una encendida defensa del cada vez mayor protagonismo de la mujer en todos los ámbitos relacionados con la cultura y la comunicación.

Juan Zapatero fue el primero en intervenir para explicar que las becas de creación artística contemporánea, que este año llegan a su segunda edición, «es un proyecto muy señalado en el conjunto de actividades que la Fundación desarrolla a lo largo del año y que supone un esfuerzo económico más que notable dentro del limitado presupuesto del que dispone la institución», destacó su director, para quien más importante todavía es la manera que la Fundación Villalar-Castilla y León tiene de apostar por la creación artística contemporánea que se está produciendo hoy en Castilla y León. «Apoyamos esta creación artística de una manera singular porque dotamos estas becas con la única contraprestación de que un proyecto de creación artística en cada una de las nueve provincias de la comunidad se haga realidad a lo largo de un año y se haga realidad por un artista que vive y trabaja en Castilla y León», reiteró Zapatero, quien destacó la cantidad y calidad de los proyectos presentados en esta segunda convocatoria, un total de 164 solicitudes que supone una cifra algo inferior a la del año anterior, pero que en palabras del director de la Fundación, «todas hubieran podido ganar».

Juan Zapatero destacó el carácter abierto de la convocatoria a todas las modalidades artísticas y el hecho de que la propiedad del proyecto, una vez finalizado, pertenece al artista. «Este año, una vez más, las de artes plásticas han sido las más numerosas, pero se han quedado en la mitad. Hemos tenido también numerosos proyectos de fotografía, cine –como es el caso de la ganadora en la provincia de León–, música, literatura o proyectos que en realidad lo que hacen es combinar varias de estas disciplinas».

Luis Grau señaló que el proyecto de Isabel Medarde ‘La espiral maravillosa’ es distinto al resto, como lo era también el ganador del pasado año por esta provincia. «León se ha destacado tanto por la cantidad de propuestas artísticas que se han recibido como por la altísima calidad de todas ellas», reconoció el miembro leonés del Consejo consultivo y componente del jurado, que destacó de la artista ganadora, Isabel Medarde, cuatro aspectos fundamentales que la definen como creadora y que tienen que ver con su alto grado de formación que le ha permitido dotarse no solo de las herramientas técnicas y los conocimientos suficientes para labrarse su futuro sino de una gran confianza en sus posibilidades a la hora de afrontar riesgos, que es el segundo aspecto que define a Medarde como artista. «Isabel , además de cineasta, tiene una productora independiente, Bambara Zinema, que acaba de cumplir diez años de actividad en León y eso significa que de alguna manera está encaminando todo ese proceso formativo a realizar proyectos que pueden ser propios o ajenos», argumentó Grau, para quien Medarde en todo estos años ha hecho gala de una gran capacidad de experimentación, tercera cualidad que la define como artista y que está muy presente en el proyecto becado, ‘La espiral maravillosa’, que le permite además enlazar esa idea de vanguardia, de modernidad y de cambio con lo que vive en su entorno. «En definitiva, es el perfil más indicado para hacerse con un proyecto de estas características que ahonda en estas cualidades que hemos indicado al tratarse de un proyecto experimental, emprendedor en el sentido de que tiene mucho riesgo y al mismo tiempo es un proyecto vinculado con su propia trayectoria y con lo que ella más quiere, que es el lenguaje cinematográfico como expresión creativa», concluyó Grau.

Isabel Medarde explicó que el proyecto que le ha hecho acreedora de la beca de la Fundación Villalar, dotado con 12.000 euros, trata «de situar a la mujer en el arte, en concreto en el campo de la cinematografía pero relacionado con todas las artes, además de hablar de la invisibilidad que la mujer ha vivido en las distintas disciplinas artísticas». Preparando unos talleres de cine dio con la figura de Leocadia Cantalapiedra, la protagonista del proyecto, de la que aseguró que «en realidad son tres personas en una, porque empezó a hacer sus primeras películas como Leo en torno a 1915-17 en un entorno más doméstico y decide en un momento dado dar el salto adoptando un disfraz de hombre y la personalidad de Nico con el fin de que su trabajo pueda llegar a un público. Una tercera personalidad aflora tras su llegada al París de los años veinte, donde aparentemente existe una mayor apertura, dando origen a Zoe, «una mujer vanguardista que sí se atreve a dar rienda suelta a su creatividad porque está en un ámbito que lo hace posible», destacó Medarde, quien emparenta su creación con Germaine Dulac, la directora, teórica, periodista y crítica de cine francesa, artífice de ‘Él clérigo y la concha’ que puede considerarse un precedente de ‘Un perro andaluz’, de Luis Buñuel. «Creo que hay que construir una nueva realidad que atañe no sólo al presente sino que hay que dar marcha atrás y situar a las mujeres donde han estado y donde no se sabe que han estado», concluyó Medarde.
Volver arriba
Newsletter