Publicidad
Una histórica riada de Bernesga, Torío y Porma

Una histórica riada de Bernesga, Torío y Porma

ACTUALIDAD IR

D.L.M. | 17/12/2019 A A
Imprimir
Una histórica riada de Bernesga, Torío y Porma
Meteorología La subida del nivel en León, Puente Castro o el Puente Villarente deja imágenes desconocidas para muchos
Histórica riada. El calificativo no es desmedido viendo el nivel al que ha llegado el agua en la capital leonesa y buena parte de la provincia. En el puente de San Marcos la expectación era máxima en la mañana de este martes, después de que el Bernesga no solo abandonara este lunes su cauce, sino que llegara hasta el Paseo de Salamanca. Una balsa de medio metro ha obligado a cortar el tráfico en una imagen desconocida para muchos.

La corriente ha provocado daños incluso en la pasarela peatonal, que tendrá que ser reparada por el Ayuntamiento, cuando pase el episodio de avenidas.
El Bernesga ha arrancado árboles y se ha mostrado con toda su fuerza. De hecho, la Unidad Militar de Emergencias (UME), ha tenido que intervenir en localidades ribereñas del Bernesga como La Robla o Cabanillas (Cuadros).

La Policía Local de León también ha tenido que cortar el acceso al Parque de La Candamia por la crecida del río Torio. El camino de los conocidos huertos municipales también ha sido anegado por el río, que aguas arriba ya provocaba en la jornada del lunes el cierre de la carretera de las Hoces de Vegacervera. En Puente Castro, bajaba con una fuerza inusitada que también ha despertado la alarma entre los vecinos.

Unos kilómetros al este, en el Puente Villarente, el río Porma hacía visible su fuerza. La zona de ocio aledaña al cauce está cubierta por una gran lámina de agua turbia y la pasarela que da continuidad al Camino de Santiago está completamente sumergida bajo la corriente.

Aguas arriba, en Secos del Porma, los vecinos han visto como el río llegaba hasta una vivienda de la zona baja y cubría una zona comunal. En esta localidad, como en muchas otras de la provincia, solo lo más mayores recuerdan episodios similares. Aunque, por el momento, no hay que lamentar daños personales, los vecinos se han alarmado al ver la rapidez con la que subía el nivel y la fuerza de la corriente provocada por el deshielo.

Son imágenes que no se veían desde hace mucho tiempo y que generan mucha preocupación en los habitantes de las localidades cercana a los cursos. Muchas carreteras han tenido que ser cortadas. Se van abriendo poco a poco, a la espera de que los ríos se vayan retirando y las aguas vuelvan a sus cauces.
Volver arriba
Newsletter