Publicidad
Una cumbre al nordeste

Una cumbre al nordeste

CULTURAS IR

Vista de los Picos desde la cumbre. El Friero, Peña Santa la Bermeja y Peña Beza. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Vista de los Picos desde la cumbre. El Friero, Peña Santa la Bermeja y Peña Beza. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 07/09/2018 A A
Imprimir
Una cumbre al nordeste
Ruta de la semana Otro de los balcones a los Picos de Europa, el pico Coriscao de 2.243 metros de altitud
El pico Coriscao se encuentra en la parte más al nordeste de la provincia de León, limitando con Santander, mientras que la de Palencia queda algo más abajo hacia el Este. Son lugares que se encuentran incluidos en el Parque Nacional de los Picos de Europa y concretamente esta cumbre es una de las que mejores vistas tiene a los tres macizos.

Las rutas de ascensión al pico son variadas: Desde Espinama se suben 1400 metros, desde Llánaves también hay una buena ascensión, aunque lo más sencillo, cómodo y marcado es el camino que se propone en estas líneas.

Desarrollo de la ruta

Para iniciar la ascensión a la cumbre es preciso llegar al alto de San Glorio y después ascender por una estrecha carretera durante dos kilómetros hasta el collado de Llesba, desde donde se baja a la zona de Espinama. En el pequeño parking existente, a 1.681 metros, se ve el mirador con una osa de piedra, en un alto a la derecha. Desde este punto se pueden contemplar el macizo Oriental y el central y abajo el valle del río Deva desde su nacimiento.

La ruta comienza en el lado contrario al del mirador, a la izquierda y en parte del recorrido se va a desarrollar en la línea divisoria entre las provincias de León y Santander. La vista a ambos lados es maravillosa en días de buen tiempo: a la derecha los macizos de los Picos de Europa y la vega del Deva, a la izquierda las montañas de León y de Palencia donde destaca Peña Prieta, así como las tierras de la Reina. Comienza el recorrido con una suave cuesta entre praderas que al poco tiempo se empina bastante y las praderas se transforman en escobas que hay que sortear buscando entre los numerosos senderos existentes el mejor, para subir dos lomas y al llegar al alto de la segunda, a 1.811 metros, se desciende ligeramente hacia un collado, tras el cual se continúa subiendo en el límite de las provincias, con las excelentes vistas descritas y que al llegar a la segunda loma se bordea por la derecha, por el lado de Cantabria en una zona de sendero muy visible, que en un momento se convierte en muchos senderillos algo complicados de pasar, para llegar al Collado de la Guarda. Al frente se encuentra la Peña Gustal, una serie de mogotes de conglomerado, que se va a bordear por su izquierda, por la vertiente leonesa, dejando la cumbre a la derecha. Continúa la ascensión bordeando otra cumbre que supera los 2.000 metros, el Cascajal, pasada la cual se enfila directamente la ascensión final a la cumbre del Coriscao por una zona de praderas con un sendero muy bien marcado. Comienza este tramo a los 1950 metros y hay que llegar a los 2234 de la cima del Coriscao. El desnivel es mayor pero el camino da bastantes revueltas para superar la pendiente y aunque hay algunas piedras sueltas se camina baastante bien. Al final la pendiente se suaviza, se llega a una zona donde hubo alguna construcción y trazas de un muro desde donde se alcanza la cima de roca caliza con mucha facilidad.

Desde la cumbre se ven los tres macizos de los Picos de Europa, pues el Occidental había estado oculto durante toda la ascensión por el propio pico. Se ven la Bermeja, Peña Santa y Peña Beza, así como todas las del Central, destacando el Friero, el Llambrión, Peña Vieja y alejado, el Torrecerredo. En la unión entre los macizos central y oriental se ven los Puertos de Áliva, y del macizo Oriental se vislumbra el Samelar, la Morra de Lechugales y el Pico Cortés.
En la zona leonesa, hacia el sur, se ve claramente el Pico Peñacorada, Peña Ten, las Pintas y un sinfin de montañas que rodean el pico, en especial el Escaño y el Pandián situados en las cercanías de esta cumbre.

Para volver se podría descender hacia Llánaves de la Reina o Espinama, se podría seguir hacia el Escaño y llegar al alto de Valdeón, si hubiera una logística adecuada, en caso contrario lo más razonable y lo que se va a hacer, es volver por el mismo camino al collado de Llesba y finalizar ahí la ruta.
Volver arriba
Newsletter