Publicidad
Un recorrido por el Bierzo con vestigios milenarios

Un recorrido por el Bierzo con vestigios milenarios

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Vicente García | 19/03/2021 A A
Imprimir
Un recorrido por el Bierzo con vestigios milenarios
La ruta de la semana Una ruta que recorre lugares que han sido hitos en la Historia de la Comunidad: el castro prerromano, el castillo medieval y los montes refugios del maquis
La ruta que aquí se presenta coincide en alguna de sus partes con la realizada en marzo de 2018 en la misma zona, pero que finalizaba en Rimor. En esta ocasión se propone una ruta circular con inicio y final en Paradela de Muces y al serlo podría iniciarse en el castillo de Cornatel o en Villavieja, lugares como Paradela en los que existe buena zona para aparcar.

Es una ruta que dispone de varios alicientes, se puede visitar, cuando hayan finalizado las obras, el castro de la Peña del Hombre, ver la localidad de Ferradillo dominada por las peñas con su mismo nombre, ascender dos cimas y visitar un castillo con mucha historia, una ruta muy interesante y amena.

En páginas anteriores se han realizado rutas en el municipio, tal como la anteriormente citada y la de las Barrancas de Santalla, que apareció el 13 de noviembre de 2015. Es un entorno cargado de vida donde se pueden realizar numerosas rutas, se celebra una carrera de montaña, pasa el camino de Santiago de invierno y existe un albergue de peregrinos en Villavieja. Además se realizan numerosas actividades en el entorno de las localidades y en el mismo castillo, organizadas por el Ayuntamiento.

El inicio de la ruta se realiza en la localidad de Paradela de Muces, donde hay una amplia explanada en la que se puede aparcar si no hay demasiados vehículos. Desde allí se sale en dirección Norte hacia Ferradillo, cosa fácil porque es una pista y hay bastantes carteles que lo indican.

Tras una serie de revueltas se llega a un desvío, a la derecha sigue hacia Ferradillo, a la izquierda hay un cortafuegos muy pindio que no se debe tomar. Se continúa hacia Ferradillo y antes de llegar a una loma hay un desvío hacia el yacimiento prerromano de la Peña del Hombre. Es necesario indicar que en la actualidad está en obras, por lo que no se puede acceder, aunque recientemente ha habido una inauguración oficial. Las obras finalizarán en abril y ya estará accesible, tal vez en la Semana Santa, por lo que se debe preguntar, porque mientras se encuentre en obras no se puede visitar.

Continuando la ruta, tras visitar el castro, (cuando se pueda), se llega a la Peña del Fabal, desde donde se ve todo el arroyo de los Álamos que bajo ese lugar nace y que tras pasar por Chana y Borrenes desemboca en el lago de Carucedo, al lado de la localidad del mismo nombre. Desde ese punto se ve perfectamente el valle hasta el lago, así como el embalse de la Campañana.

El camino que sigue hasta Ferradillo es conocido y se pueden ver siempre a la derecha las Peñas de Ferradillo, vigilando al caminante. Se pasa por diferentes lugares para llegar a dicha localidad, que también tuvo su historia en la posguerra como refugio de fugados y que posteriormente quedó despoblado y muchas de sus casas se arruinaron. En fechas recientes, los miembros de la asociación ‘Amigos de Ferradillo’ han reconstruído alguna de las edificaciones, adecentado sus fuentes, colocado carteles indicativos y dado una vida especial a un pueblo con problemas de acceso, pero en un entorno de especial interés.

Tras pasar todas las casas se encuentra la fuente del Val, donde se puede descansar y a continuación se toma el camino más a la derecha si se quiere ascender al Damero Redondo. Si no se desea subir a este pequeño pico se va por el camino del medio, que va a la cresta del Reconco. El camino de arriba es una pista que va en dirección al Campo de las Danzas, pero tras subir una larga cuesta con excelentes vistas a Ferradillo, en una fuerte curva a la derecha se va hacia una pradera de la que sale una senda a la derecha que sube al pico del Damero. Al llegar a la collada se sigue en dirección Norte por trochas hasta llegar al pastor eléctrico que se cruza y se sigue hacia la derecha por la cresta, con camino bien marcado, hasta alcanzar un promontorio rocoso desde el que se divisa perfectamente la olla berciana hacia el Norte y la cumbre de la Guiana al Este. Es el Damero Redondo, de 1.349 metros de altitud y con buena vista a todos los valles.

Para bajar se vuelve al lado del pastor eléctrico, se cruza de nuevo y se baja hacia el valle en dirección Noroeste hasta llegar a un camino que desemboca en el que venía de Ferradillo, que hay que seguir de frente. Se toma entonces la loma que durante un buen tramo va a ir por una cómoda planicie entre praderas y algún que otro roble joven, cuyo nombre, los Llanos, indica su desnivel y comodidad.

Poco más de un kilómetro después de tomar el camino de los Llanos se ve a la derecha el vértice geodésico del Reconco, donde se puede ir por un camino verde entre las escobas, aunque la vista no es muy abierta a causa de los árboles.

Volviendo al camino de los Llanos se continúa hacia el Oeste y un poco después comienza el descenso por la loma que baja hacia Villavieja y que gira un poco a la izquierda para entrar en una arboleda y luego vuelve a la derecha con mayor desnivel y comienza a verse al fondo la silueta del castillo de Cornatel. Sigue una fuerte y larga bajada con varias zonas de caminos paralelos que se juntan y separan para llegar a un paso canadiense, tras el que hay un desvío a la izquierda que desciende hacia la localidad de Villavieja y tras otra fuerte bajada entre sotos de castaños muy antiguos el camino se bifurca y hay que seguir un sendero que baja paralelo al arroyo y llega al pueblo, entrando en las primeras calles hacia la izquierda bordeando su parte alta hasta encontrar unas casas rurales, una fuente y la señalización del camino de Santiago.

Se debe tomar el camino más elevado entre sotos de viejos castaños, paralelo a la carretera, sin desviarse hasta llegar al castillo, aunque si no se desea visitar la fortaleza, el sendero, antes de llegar a la carretera gira a la izquierda y va por el medio de la pradera frente al castillo, pasando por debajo de la línea de alta tensión, entrando después en el valle del Arroyo de las Suertes, que se cruza siguiendo el sendero hasta encontrar un camino que va hasta una de las curvas de la pista de Ferradillo, desde donde ya se ve Paradela. Solamente hay que seguir el camino y llegar a la localidad de inicio, donde finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter