Publicidad
Un paseo por viejos caminos mineros

Un paseo por viejos caminos mineros

LNC CULTURAS IR

Ampliar imagen
Vicente García | 23/09/2022 A A
Imprimir
Un paseo por viejos caminos mineros
La ruta de la semana Un recorrido por la Cepeda con vistas al Bierzo y las Omañas
La  ruta que se propone es un recorrido que se utilizaba a menudo por parte de las personas de la Cepeda para ir a diferentes enclaves del Bierzo e incluso a los de Brañuelas.

El ayuntamiento de Villagatón se ha encargado de señalizar diversas rutas por el entorno, dedicadas unas a los molinos existentes y otras al Val del Oso, además de la que se realiza para conocer las fuentes del Tuerto y algunos puntos de este recorrido coinciden con esta última ruta. Es entonces interesante indicar que aún es posible encontrar nuevas rutas en este ayuntamiento, aparte de las posibles variantes de este recorrido que aquí se propone, pues con algunos cambios la ruta podría acabar en Almagarinos, Pobladura o Tremor.

El problema se puede plantear en la vuelta al inicio, pues cualquiera de esta rutas es lineal y si bien puede hacerse de ida y vuelta se debe tener en cuenta el transporte de unas localidades a otras.

Pocos son los restos mineros que se mantienen en la actualidad, aunque aún hay algunos restos de construcciones, especialmente de la línea de baldes que subía desde las zonas bercianas, pasaba por el alto para bajar después a Brañuelas. Hay restos de las dos líneas que había.

La ruta

Comienza en la localidad de Tabladas, perteneciente a la zona de los Barrios de Nistoso, compuesta por Nistoso, el Villar y Tabladas, que se encuentran en una amplia región donde solamente están esos tres pueblos habitados. Saliendo de esta localidad por el único camino que hay hacia el Oeste, se cruza un pequeño arroyo y a continuación, en un desvío se sigue por el camino de la derecha, puesto que el de la izquierda lleva al cementerio. En esta zona abundan los castaños.

Comienza una larga bajada paralela al arroyo Llamazal que más abajo pasa a llamarse del Reflejo o de la Cobalina, bajando entre la vegetación de ribera con numerosos árboles a la orilla del río, como robles, abedules, chopos alisos, espinos albares o majuelos, un descenso cómodo y sombrío, sobre todo a primera hora de la mañana. Se cruza el arroyo  Llamazal, que es uno de los del recorrido de las Fuentes del Tuerto.

Tras pasar al otro lado del arroyo se acaba la fértil vegetación de ribera cuando se comienza a ascender por la pista en la dirección Sur y paralelos al arroyo de San Vicente que baja al anterior. La cuesta es persistente aunque no demasiado agobiente y, pasada la loma de San Vicente, donde la ruta de las Fuentes del Tuerto sedesvía a la izquierda, se enfila ya más hacia el suroeste  la cuesta para ascender a la loma del Rebiján de Arriba, desde donde hay una excelente vista hacia el Norte con las cumbres del Suspirón, Peña Cefera, Arcos del Agua y hasta el Catoute.

Al sur se ve bien el Cueto de San Bartolo y alrededor, por muchos lados, los aerogeneradores. Se continúa por la derecha en terreno que ya es llano y con vistas a los valles aledaños donde impera el brezo, la escoba, en general, el matorral. Al fondo se pueden ver pinares diversos. Tras un corto recorrido se llega al camino que va de Murias de Ponjos a Pobladura y Almagarinos siguiendo la loma desde el enlace con la carretera LE 460. En este cruce se debe ir hacia la izquierda continuando una suave subida que lleva hasta los pinares,  ya entrando en el límite con la hoya berciana. Este punto divide las dos cuencas, Al Este los arroyos que enfilan hacia el embalse de Villameca, hacia el Sur los que bajan hacia Villagatón y Brañuelas, todos ellos a la cuenca del Duero y al noroeste los arroyos que bajan al Bierzo ya en la cuenca del Miño.

Se hace un nuevo tramo hasta encontrar un cruce donde se sigue por la derecha llegando al borde del pinar, donde se pasa bajo lo que fueron las líneas de baldes cuyos restos se ven en varias ocasones. Hacia el Norte aún queda alguna torreta.

Siguiendo la pista se llega a los 1300 metros de altitud y entonces se comienza a bajar. En el descenso se alcanza una amplia bifurcación, el camino de la derecha, donde se ven los restos de una pilastra de piedra de la línea de baldes, baja al Bierzo. Se debe seguir el camino de la izquierda que vira al Sur bajando, y en la bajada entre los pinos se ven los esqueletos oxidados de las antiguas torres de la línea de transporte de baldes, que también se pueden ver al final en Brañuelas como recuerdo que se mantiene.

A partir de este cruce la bajada es continua y al principio en el interior del pinar con las torres de los aerogeneradores  en diferentes puntos del recorrido. Pasado el segundo y al lado del tercero hay un cruce. Si se sigue por la izquierda el camino muere en el tercer aerogenerador, si se va a la derecha se llega a Brañuelas, pero dando un rodeo, por lo que lo más interesante es seguir recto subiendo una cuesta, para llegar a un promontorio de 1.257 metros denominado el Tesón, desde donde se contempla la vega de Brañuelas y Villagatón.

Se sigue por la izquierda a lo largo del camino que va por la loma y baja hasta el cuarto y quinto aerogeneradores. Tras el quinto se sigue por el camino de frente sin ir ni a derecha ni a izquierda.

La pista va bordeando una loma desde donde ya se puede contemplar Brañuelas, aunque hay que dar una vuelta para enfilar la larga y pronunciada bajada que pasa primero bajo la línea de alta tensión y más tarde entra en las primeras casas de la localidad de Brañuelas para llegar al túnel bajo las vías, donde, tras cruzarlo se pueden ver ejemplos de las torres de baldes. Un poco más, se llega al parque y a la Estación donde hay un bar y se puede dar por finalizada la ruta.
Volver arriba
Newsletter