Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Un "mazazo" para la hostelería leonesa, que da por perdido el año

Un "mazazo" para la hostelería leonesa, que da por perdido el año

ACTUALIDAD IR

La Calle Ancha desierta durante la mañana de este lunes, con todo cerrado. | ICAL Ampliar imagen La Calle Ancha desierta durante la mañana de este lunes, con todo cerrado. | ICAL
C. Centeno | 31/03/2020 A A
Imprimir
Un "mazazo" para la hostelería leonesa, que da por perdido el año
Economía Martín Méndez considera "insuficientes" las medidas adoptadas por el Gobierno y teme que esta crisis "se va a llevar por delante" tanto empresas como empleos
Con todos sus establecimientos cerrados durante al menos un mes, los hosteleros de la provincia se enfrentan a una situación «complicada» que se alargará un tiempo aun por determinar, en el que el contador de sus ingresos se mantiene a cero mientras que tienen que seguir haciendo frente a un buen número de gastos derivados de rentas o impuestos.

La cuarentena social para frenar la propagación del coronavirus llega «en el peor momento» para ellos, asegura Martín Méndez, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de León. Acatando las órdenes dadas por el Gobierno y consciente de que es «por el bien general», Méndez ve un panorama «muy negro» para el sector tras una crisis que supondrá un «mazazo» y por la que ya dan por perdido el año. «Ya no es la Semana Santa, es que vemos peligrar el verano y toda la temporada, ojalá no sea así pero desde luego es complicado», lamenta.

Porque la hostelería no se recuperará en cuanto el Gobierno levante el confinamiento, explica. «La gente no va a salir a hacer turismo en cuanto el estado de alarma se acabe, tiene que haber mensajes positivos, que ya no haya contagios y que se transmita cierta seguridad», asegura, «y eso no van a ser quince días», más bien «unos meses».

Mientras, ve positivas algunas de las ayudas que está dando a conocer el Gobierno pero, al mismo tiempo, son «insuficientes». «Los pagos no paran y sin ingreso alguno no hay manera de afrontar la situación», lamenta. En contacto continuo con las asociaciones nacionales de hosteleros, considera que medidas orientadas a los autónomos o sobre la puesta en marcha de expedientes de regulación de empleo pueden ser provechosas pero otras como la prohibición de despedir o la revisión de los Ertes, no. «Yo creo que lo que se está viendo es que no hay dinero para todo», analiza.

El presidente de los hosteleros leoneses considera que las empresas «no pueden aguantar» y hace un guiño a que se aplacen los impuestos que tienen que afrontar, también a nivel municipal y «para todos», ya que por ejemplo las tasas de ocupación de la vía pública sobre las que va a actuar el Ayuntamiento de León solo afectan a los que tienen terrazas. En definitiva, «desde luego las medidas que por ahora están dando son insuficientes para que el tejido empresarial hostelero de León salga de esta crisis igual que entró», apunta.

Con alrededor de 4.200 licencias en la provincia, el sector hostelero tanto leonés como de todo el país se enfrenta a una situación totalmente «nueva» y se mantiene «a la espera» y «sin saber muy bien» cómo va a acabar todo esto. Ante esta incertidumbre, Méndez no se atreve a poner cifras a la crisis pero tiene claro que «se va a llevar por delante a un porcentaje alto de empresas de hostelería y sobre todo de empleados, porque mucha gente va a reducir plantilla o no va a contratar para aminorar gastos cuando esto acabe», explica. Además, esto «se cebará especialmente con los que peor están» y tras el invierno, un periodo «malo» del que empiezan a salir justo ahora con la Semana Santa. «Si esto te pilla en octubre igual las empresas estamos en un momento mejor porque venimos del verano, pero ahora que ya estábamos mal y esperando a la temporada para ponerse al día y cuadrar cuentas, es el peor momento», confiesa.

Un «bucle complicado» que «va a afectar a toda la ciudad y al empleo, con lo cual al poder adquisitivo de la gente y al consumo», lamenta el presidente de los hosteleros.
Volver arriba
Newsletter