Publicidad
Un corazón achuchable contra el cáncer

Un corazón achuchable contra el cáncer

ACTUALIDAD IR

Por su peculiar forma, la 'almohada del corazón' se adapta perfectamente debajo del brazo. | S.M. Ampliar imagen Por su peculiar forma, la 'almohada del corazón' se adapta perfectamente debajo del brazo. | S.M.
Susana Martín | 30/04/2017 A A
Imprimir
Un corazón achuchable contra el cáncer
Sociedad Una cadena internacional solidaria cose y reparte gratis cojines mullidos con forma de corazón para que las mujeres con cirugía de mama sobrelleven mejor el postoperatorio
Primero las sospechas, y luego las consultas, el diagnóstico, la operación, los tratamientos posteriores, la recuperación física y psicológica. El camino para superar un cáncer de mama es, sobre todo, lento y tedioso, de ahí que sea tan buena noticia que de vez en cuando surjan iniciativas solidarias que vienen a alegrar un poco el camino de quienes tienen que pasar por este  amargo trago.

Los ‘cojines del corazón’ se elaboran y reparten altruistamente entre mujeres operadas de cáncer de mama de todo el mundo para ayudarles a sobrellevar mejor el postoperatorio de una intervención que deja herido el cuerpo y los ánimos.

Además del detalle, el objetivo de estas almohadas cosidas con telas suaves y coloristas tiene también una utilidad: dar descanso al brazo, que tras la intervención se ve afectado, especialmente cuando además de la mama se ha actuado sobre los ganglios linfáticos axilares, que a menudo provocan inflamación.

Amas de casa de Benavides se las facilitan a quienes las necesiten. También aceptan telas, rellenos, hilo y ayuda «Es una inyección de energía y una iniciativa muy bonita», cuenta Marina García, una de las socias de la Asociación Leonesa de Mujeres Operadas de cáncer de Mama (Almom), que fue intervenida hace ya doce años. «

A mí me la regalaron en el último desfile organizado por Almom, y me hizo muchísima ilusión», explica, «la uso sobre todo cuando estoy leyendo o viendo la tele en el sofá, te descansa el brazo ‘malo’ y es un alivio».

Y eso que en el caso de Marina los dolores del brazo ya no tienen nada que ver con los iniciales. Gracias al drenaje que de vez en cuando recibe en el brazo y al manguito que le cubre permanentemente del hombro a la muñeca, ha conseguido paliar las molestias de una intervención que trae cola más allá de los primeros meses, y eso que Marina prefiere quedarse con lo positivo cuando habla de su experiencia. «El ánimo es fundamental, pero en ésta y en cualquier enfermedad, y yo he aprendido a tomarme las cosas como vienen, superándolas poco  a poco, pero siempre con una actitud vital positiva».

La idea original es que las mujeres operadas reciban este regalo amoroso cuanto antes, tras la intervención. Es un cojín que no se compra, ni se vende, sólo se regala. Hay quienes emplean su tiempo en coser estas almohadas, y una cadena solidaria las reparte en hospitales, en clínicas, en asociaciones o de tú a tú.

Es una inyección de energía y una iniciativa muy bonita», cuenta Marina García, una de las socias de la Asociación Leonesa de Mujeres Operadas de cáncer de Mama (Almom) Cuentan que los orígenes de esta iniciativa arrancaron en un hospital de Tennessee, en Estados Unidos. Allí, la enfermera oncológica Janet Karner-Mai tuvo que ser operada en 2001, y después de la intervención tres familiares le cosieron una almohada que se ajustaba confortablemente debajo del brazo, para reducir el dolor de la incisión al no presionar el edema y para protegerla de contactos o golpes accidentales y disminuir la tensión de los músculos de la espalda. Recuperada de su operación, Janet lo introdujo en su centro médico, y ahí arrancó una auténtica cadena solidaria que lo llevó a Dinamarca y a otros países de Europa, hasta llegar a baleares, y luego al resto de la península, donde son ya muchas las provincias que se van sumando a la cadena.

En León, la Asociación de amas de casa de Benavides de Órbigo ‘Buenas Vides’ las distribuye entre quienes las necesitan. Aceptan telas, hilos, rellenos y ayuda (almohadadelcorazon.leon@gmail.com).

Si la necesitas, o si quieres hacer cojines solidarios o donar materiales, todo apoyo es bien recibido.

Como dicen estas mujeres, «hoy por ellas, mañana...».
Volver arriba
Newsletter