Publicidad
Un camino de ida hacia el propio destino

Un camino de ida hacia el propio destino

CULTURAS IR

La poeta y escritora astorgana Violeta Serrano. Ampliar imagen La poeta y escritora astorgana Violeta Serrano.
Mercedes G. Rojo | 06/03/2018 A A
Imprimir
Un camino de ida hacia el propio destino
Senderos literarios leoneses, en femenino (XX) Violeta Serrano ha creado para sus palabras un mundo sin fronteras que va de sus orígenes a los lugares por los que luego ha caminado, de un lado al otro del charco
«Querrás saber y sabes donde guardan las luciérnagas su llanto, querrás saber y sabes dónde emergen las pupilas de los dioses querrás saber y sabes en qué púlpito entregaron tu última moneda…»  (De ‘Camino de ida’).

Crecer literariamente hablando en una ciudad como Astorga, donde solo se vive pensando en las glorias del pasado, donde todo lo que huele a rompedor, a transgresor, a juventud en una palabra, es mirado como si del diablo se tratase siempre se ha hecho difícil para aquellas personas cuya inquietud innata, cuyos deseos de crecer, de avanzar las llevan continuamente a descubrir caminos que acompañen esa impaciencia.

Con los 30 años aún por cumplir a lo largo de este año, Violeta Serrano (Astorga, 1988) salió de su localidad natal con apenas 17 para buscar su destino y quedarse ciudadana de un mundo que no depositara sobre ella el lastre de la historia, el rancio abolengo de un pasado que parece negarse continuamente a alentar el futuro, a darle alas, a facilitarle ese peldaño seguro desde el que comenzar a subir una escalera que accede a paraísos diferentes, o a infiernos, para hacer que te sientas orgulloso de ti mismo. En cualquier caso el primer paso hacia caminos que necesitan internarse en otros mundos para buscar el tuyo propio. Escritora y periodista cultural, Violeta destacó tempranamente por su inquietud literaria y así con apenas 16 años encontramos, por ejemplo, sus versos entre los ganadores del Certamen de Poesía ‘Voces de Mujer’, codeándose con otras poetas ya adultas entre las que casualmente me encontraba ese año.

«…Y cuelga lasciva una lágrima que se fascina, que no recordó recordar escapar sola…» escribía en aquel marzo de 2004. Y muy poco después, como había hecho antes tanta gente de esas tierras maragatas de las que provenía, se fue en busca de un sueño. Primero Barcelona, luego Francia y Barcelona de nuevo, vieron crecer sus inquietudes y sus ambiciones literarias que simultaneó con una amplia formación combinando la Filología Hispánica y la Francesa con la Literatura Comparada, siempre con premio extraordinario, para acabar buceando en los mares de la Escritura Creativa. Hasta que un día, buscando las oportunidades que a pesar de todo aquí no encontraba, se embarcó en un avión rumbo a Buenos Aires, como antaño hicieran también tantos maragatos. En su maleta un cargamento de ilusiones, una entrevista a Antonio Gamoneda que pronto encontraría su lugar en la portada del primer diario argentino y todo un mundo por descubrir. Y vaya si lo descubrió, lo descubrió y lo conquistó hasta hacerse un nombre que hoy es ya referencia entre los principales medios del país, por su fuerza literaria y buen hacer en un campo, el periodístico que, según sus propias palabras, «le ha ofrecido la oportunidad de reinventarse».

No deja de ser curioso que fuera allá donde viera la luz su primer libro de poemas, los primeros que quiso regalarnos para siempre a los lectores, y que estos hablaran precisamente del desarraigo, de ese sentimiento que continuamente ha acechado, por ejemplo, a las gentes de su tierra. En un lugar que ha sido destino común de generaciones y generaciones de leoneses, de maragatos, de astorganos. Como ella. Un lugar al que se llega y del que no siempre se sabe si se quiere salir y en el que se acaba por descubrir sentimientos comunes. Allí sigue escribiendo y allí publica.

«Allí, recuerdo, no había más que una agigantada fiebre una interminable tormenta de sed y de palabras….» …palabras que ella nos regala a través de su ‘Camino de ida’, palabras con las que cada día sigue llenándonos los ojos, a través de la revista digital ‘Continuidad de los libros’, de otras miradas, de otros pensamientos, de otras emociones.

Violeta Serrano, hoy en Madrid, ha creado para sus palabras un mundo sin fronteras que va de sus orígenes a los lugares por los que luego ha caminado, de un lado al otro del Charco, en un camino siempre de ida porque aún no se ha puesto como meta ningún lugar de destino en el que detener los pasos de sus días, un camino a través del que seguir creando, del que seguir creciendo regalándonos la particular sabiduría de sus letras, con las que va abrazando, en esa otra faceta más periodística, el saber y el sentir de otras gentes, de otros nombres que también nos regalan día a día la palabra, ayudándonos a redescubrirlos a través de otra mirada, su mirada.

Me han llegado rumores de que tal vez muy pronto vuelva a visitarnos a este León nuestro, a acariciarnos los oídos con sus versos, a compartir con nosotros su palabra. Mi consejo es que estén atentos y, si es posible, no se pierdan el estallido de su voz haciendo camino en nuestro andar literario. Será, se lo aseguro, como un soplo de aire fresco.
Volver arriba
Newsletter