Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Ucogal y la Diputación se alían para extender la siembra variable y la teledetección agrícola

Ucogal y la Diputación se alían para extender la siembra variable y la teledetección agrícola

ACTUALIDAD IR

Imagen de vídeo
D.L. Mirantes | 02/12/2017 A A
Imprimir
Ucogal y la Diputación se alían para extender la siembra variable y la teledetección agrícola
Campo La cooperativa y la comunidad de regantes desarrollan un proyecto pionero en Europa
Adelantarse a Europa y formar a los agricultores y ganaderos para atender las crecientes exigencias medioambientales de la PAC 2020-2025. Con esta intención Ucogal y la Comunidad de Regantes del Canal de la Margen Izquierda del Porma han presentado este viernes ante alrededor de un centenar de profesionales los primeros resultados del proyecto de teledetección y siembra variable que aplica las Nuevas Tecnologías a la producción agrícola. El proyecto, pionero en Europa, cuenta con el apoyo de la Diputación de León, que financia con 38.000 euros anuales la investigación, que se desarrolla durante tres campañas y se espera poder extrapolar a otras comunidades de regantes de la provincia. En el proyecto también participan Tragsa, New Holland, y Dekalb aportando conocimiento, tecnología y materia prima. Técnicos de las firmas han intervenido en la jornada con la presentación de las actuaciones llevadas a cabo hasta la fecha y sus resultados con ejemplos de casos prácticos. También ha asistido el presidente de la institución provincial, Juan Martínez Majo, y el diputado de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Francisco Javier García. El presidente ha comprometido el apoyo al programa para "poder ir por delante" y "ayudar a que los agricultores y ganaderos tengan una vida mejor". En este sentido, el presidente de Ucogal y de los regantes, Matías Llorente, ha afirmado que una de las aspiraciones de la comunidad es "que nadie solicite el agua, sino que el riego lo determinen las nuevas tecnologías".

Más allá de ganar calidad de vida para los agricultores y ganaderos, la razón principal para avanzar en la aplicación de tecnología ‘inteligente’ a la producción agrícola y ganadera se encuentra en el aumento de la rentabilidad de las explotaciones. Los proyectos desarrollados en la Vega del Esla buscan soluciones para reducir las emisiones invernadero y la contaminación de los suelos para adaptarse a la PAC y reducir los costes de los insumos a todos los niveles, desde el gasto en semilla, abono o fitosanitarios hasta el agua o el combustible de los vehículos.

Conocimiento preciso


"Hasta ahora conocemos el suelo de forma vulgar", ha afirmado Matías Llorente, en contraste con el conocimiento que ofrecen los sistemas para ‘mapear’ los suelos y que proporcionan información precisa y a diferentes profundidades sobre retención de aguas, contenido en nitrógeno, fósforo y potasio (NPK), conductividad eléctrica, arcillas y arenas, etcétera. Mediante el análisis posterior de estos parámetros es posible determinar la profundidad de siembra y la cantidad de semilla óptima para cada zona de la parcela. Posteriormente, es posible monitorizar el desarrollo fenológico de la planta para una fertirrigación óptima y los tratamientos eficientes –sin tratar toda la parcela– ante una eventual enfermedad o plaga. Finalmente, el monitoreo metro a metro del rendimiento durante la cosecha permite comprobar los resultados para continuar ajustando el proceso buscando la máxima precisión. No obstante, como se puso de manifiesto durante la jornada de ayer en Cabreros del Río, en una misma parcela puede haber rendimientos de 18.000 kilogramos por hectárea y de 12.000. Por ello, la agricultura de precisión trata de adaptar los esfuerzos del agricultor al terreno y no malgastar donde no va a producir más de 12.000 kilos y centrarse donde puede producir 18.000 como se ejemplificó en uno de los casos expuestos.
Volver arriba
Newsletter