Publicidad
Transición ecológica y fiscal justa es redistribuir el beneficio en todo el Bierzo

Transición ecológica y fiscal justa es redistribuir el beneficio en todo el Bierzo

ACTUALIDAD IR

La central de Anllares, en el municipio de Páramo del Sil. Ampliar imagen La central de Anllares, en el municipio de Páramo del Sil.
Valentín Carrera | 25/05/2020 A A
Imprimir
Transición ecológica y fiscal justa es redistribuir el beneficio en todo el Bierzo
Lo pequeño es hermoso No puede ser que un ayuntamiento cobre la pasta y el municipio vecino reciba la porquería . El actual modelo fiscal, industrial y ecológico es radicalmente insolidario
A la espera de que el Ayuntamiento de Ponferrada -pero también la sociedad civil, porque esto va de responsabilidad compartida- ponga en marcha a todo trapo la genial idea del ecoparque que les sugerí hace poco, les propongo hoy un nuevo reto: la reforma fiscal berciana.
Estas páginas -inspiradas en Thoreau, Schumacher (Lo pequeño es hermoso), en Joaquín Araujo y en su maestro Félix, el amigo de los animales- deberían llamarse «Cartas a la esperanza».

Esperanza en la nueva Ley de cambio climático ―que empieza su trámite parlamentario, balbuceante y tímida, como un niño que apenas gatea, que será adulto en 2050, ¡largo me lo fiais!―; esperanza en que algún día los ponferradinos conseguiremos una ciudad Basura Cero; y una comarca berciana libre de corrupción, de incineradoras y de malos aires.

Quiero soñar, como Machado, caminos limpios de la tarde. Un Bierzo distinto a la condena de las últimas décadas, que nos han convertido en una colonia, ya sea del franquismo, de los italianos de Enel (Endesa: 840 millones de beneficios en lo que va de 2020, un 133% más que el período anterior); del capital japonés en Acerinox (Roldán, 285 millones/€ de beneficio en 2018, pero ahora despedirá a sus obreros sin despeinarse); de la brasileña Votorantim (que quiere quemar nuestra salud en Cementos Cosmos); del capital chino de GEDI en Forestalia (que quiere quemar nuestra salud en Cubillos); o de la canadiense Gold-Quest Mining en las futuras minas de plomo que envenenarán el río Sil a su paso por Toral y Carracedelo.

Quiero soñar un Bierzo distinto, sin toda esa morralla devastadora. Una comarca que recupere su dignidad pisoteada por las multinacionales. El caso del ayuntamiento de Cubillos es un buen ejemplo: hace años que le tocó la lotería sin hacer absolutamente nada. Te cae del cielo el gordo de Navidad de Endesa, pagando cada año todas las terminaciones y el reintegro, y te tumbas a la bartola. Se les hunde hasta el polígono industrial, por llamar polígono a aquella cochambre desurbanizada.

Cubillos es un caso clínico de injusticia ecológica: mientras el ayuntamiento hace caja, el resto del Bierzo respira el humo de sus chimeneas. «Transición ecológica justa» sería repartir equitativamente los beneficios en la zona geográfica afectada; dicho en cristiano: el dinero pagado por Endesa a Cubillos durante décadas ―o el de Cosmos a Toral― pertenece a todo el Bierzo. Es una deuda histórica pendiente.

No puede ser que un ayuntamiento cobre la pasta y el municipio vecino reciba la porquería. Ya sé que los afectados pondrán el grito en el cielo, porque llevan toda la vida viviendo del cuento, de la lotería, y con los ricos dineritos que les riegan las multinacionales ―las mismas que despiden vecinos y trabajadores locales sin piedad― pueden regalar un iPhone 14 a cada niño o niña del municipio, y poner una masajista etíope a cada jubilado y un boy a cada jubilada.

Este modelo fiscal, industrial y ecológico es radicalmente insolidario. La pandemia del COVID-19 nos recuerda que dependemos unos de otros: no basta con que el camarero se proteja si el cliente es un inconsciente, y a la inversa. Las chimeneas tóxicas son como el COVID-19: no tienen límites municipales; la lluvia ácida cae siempre en la huerta o en el soto de castaños del pueblo vecino; y los ríos contaminados al paso arrastran su muerte hasta la desembocadura y más allá.

Mientras la pandemia de las chimeneas y los residuos tóxicos es colectiva, nosotros parcelamos el Bierzo en cachitos ―¡37 municipios!― de los que unos son muy ricos y otros muy pobres; y los pobres (las zonas de Oencia, Ancares, Fornela, Cabrera, Boeza) se tragan la basura de los ricos (Cubillos, Toral, Ponferrada, Carracedelo).

Que dos o tres alcaldes ricachones vivan a cuerpo de rey, mientras el resto del Bierzo agoniza, es insolidario e injusto. La transición ecológica en el Bierzo tiene que empezar por redistribuir equitativamente el beneficio entre los que soportamos la carga. Dicho de otro modo: no habrá transición ecológica sin redistribución fiscal.-Este reequilibrio debe ser interior -que Barjas, Rodanillo o Peranzanes cobren el décimo y el reintegro de Endesa y Cosmos-; y exterior -que los 265 millones de beneficio de Roldán y los 840 de Endesa regresen al Bierzo en proporción a lo que se llevan-. Esto sería transición ecológica y fiscal justa. Lo otro se llama saqueo. Aquí y en el Amazonas.

El actual modelo berciano insolidario reproduce el de las grandes empresas. No hay imperio sin metrópoli: Londres, el Madrid de los Austrias, o Arteixo, capital del vasto imperio de Zara. En El Bierzo se disputan la capitalidad colonial Cubillos y Toral de los Vados, que funcionan a control remoto accionado desde Roma y São Paulo. Va siendo hora de que los otros 35 municipios bercianos planten cara a los insolidarios y exijan un trato equitativo para toda la comarca. Le vamos a llamar transición ecológica, industrial y fiscal justa. La primavera avanza.
Volver arriba
Newsletter