Publicidad
Tórtola común y turca

Tórtola común y turca

LNC VERANO IR

La tórtola común es un ave autóctona de plumaje marrón con un moteado en el dorso muy llamativo que recuerda a la piel de un leopardo. | JAVIER VALLADARES Ampliar imagen La tórtola común es un ave autóctona de plumaje marrón con un moteado en el dorso muy llamativo que recuerda a la piel de un leopardo. | JAVIER VALLADARES
Javier Valladares | 29/07/2020 A A
Imprimir
Tórtola común y turca
Naturaleza Cada vez es más difícil oír el suave y monótono canto de las tórtolas en las calurosas tardes de verano
La tórtola común es una especie migratoria que llega a nuestras tierras a primeros de abril. Se trata de un ave autóctona de plumaje marrón con un moteado en el dorso muy llamativo que recuerda a la piel de un leopardo. De carácter muy asustadizo prefiere hábitats campestres. Destaca también por el collar blanco y negro en el cuello.

Al contrario que estas, las tórtolas turcas son mucho mas confiadas, y de un carácter más urbano, siendo frecuentes en parques y jardines y todo tipo de hábitats mas humanizados.
Mucho menos llamativas que las comunes, tienen un tamaño sensiblemente superior. Poseen un llamativo collar negro que destaca sobre su monótono plumaje grisáceo y marrón claro.

La tórtola turca es una especie invasora, que ha experimentado una gran expansión desde Asia hacia todo el mundo. Lo curioso de esta expansión es que se trata de una especie sedentaria, no migradora. Con ello, se trata de una de las mayores colonizaciones realizadas por una especie de ave.

En nuestro país se vieron los primeros ejemplares en la década de los 60, aunque fue a partir de los 80 cuando se instaló definitivamente por toda la península.

A medida que la tórtola turca se expande, las tórtolas comunes van progresivamente desapareciendo de nuestros campos. Cada vez es más difícil oír el suave y monótono canto de las tórtolas en las calurosas tardes de verano.

Los problemas a los que tiene que enfrentarse la pequeña tórtola común son los que ya he comentado en muchas ocasiones para otras especies: la excesiva presión cinegética sobre la especie, la mecanización agrícola, el auge del monocultivo, pesticidas y fertilizantes…. Y por si todo ello fuera poco, la presión de la invasora venida desde la otra parte del mundo. No lo tiene nada fácil nuestra tórtola.

Pese a su mala fama, las tórtolas turcas son unas aves que año tras año tengo en mi jardín, y a las que ya tengo relativo afecto. Con su ruidoso aleteo las oigo siempre antes de que aparezcan con las alas abiertas en un planeo final hasta que se posan. Su canto es muy característico y agudo.
Volver arriba
Newsletter