Tan lejos pero tan cerca

Tan lejos pero tan cerca

OPINIóN IR

05/03/2022 A A
Imprimir
Tan lejos pero tan cerca
Tan lejos pero tan cerca. 3.570 kilómetros separan León de Kiev. Distancia insignificante en nuestro mundo globalizado. La tecnología permite vivir en tiempo real la barbarie de Ucrania. Del mismo modo, los avances tecnológicos armamentísticos han minimizado esa distancia al sólo hecho de apretar un botón. Ese gesto, aparentemente tan insignificante, nos pondría la guerra a las puertas de nuestras casas.

Tan lejos pero tan cerca. En verano de 1990 sólo contaba con 12 años, pero no olvidaré cómo mi abuelo, leyendo el periódico, calculaba la distancia que había entre España e Irak, para saber si tras el inicio de la guerra del Golfo estábamos a salvo o no. Curiosamente, hace unos días mi hija, con edad similar a la que tenía yo por aquel entonces, me preguntó si Putin podría lanzarnos algún tipo de misil. Lamentablemente no pude aportarle la misma tranquilidad que me transmitió mi abuelo en su día. En menos de media hora un misil intercontinental lanzado desde Rusia impactaría en nuestra ciudad.

Tan lejos pero tan cerca. La vieja Europa parecía haber dado carpetazo a los conflictos bélicos a gran escala al finalizar la guerra de los Balcanes tras su inicio en 1991. Pero nos equivocamos. La locura de Putin ha conseguido hacer temblar los pilares sobre los que se sustenta la Europa actual, teniendo que enfrentarse a un problema bélico y diplomático, ante el que el tiempo dirá si estábamos preparados para afrontarlo como exige la situación. Dentro del drama que brota a borbotones de la invasión de Ucrania, el único elemento positivo que podría extraerse es que es un momento ideal para que Europa salga reforzada y demuestre al mundo su potencial y firmeza a la hora de defender los valores democráticos y no arrodillarse ante las amenazas de un dictador. Ojalá que seamos capaces de estar a la altura.

Tan lejos pero tan cerca. Es llamativo cómo el foco informativo y la actualidad internacional ignora y desprecia algunas situaciones en relación con otras. Desde hace unos días millones de personas de todo el mundo recibimos información sobre la guerra de Ucrania. Pero, ¿y qué ocurre por ejemplo con las no pocas guerras que asolan actualmente África? Algunos seguirán pensando erróneamente que están muy lejos y que no nos afectan porque están en un continente diferente. Esta semana, mientras los proyectiles rusos devastaban Ucrania, unas 2.500 personas han protagonizado el mayor intento de salto a la valla en Melilla de los últimos años. Otro drama que parece que está lejos, pero que en realidad está más cerca de lo que pensamos.
Volver arriba

Newsletter