Publicidad
Solsticio en Turgencius, la primera cita literaria

Solsticio en Turgencius, la primera cita literaria

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Mercedes G. Rojo | 09/07/2019 A A
Imprimir
Solsticio en Turgencius, la primera cita literaria
Literatura en las comarcas Si "la poesía es medicina para el alma", la Maragatería es poesía en sí misma. A los pies del torreón de los Osorio, en Turienzo de los Caballeros, el evento poético más joven del verano
Comenzamos este martes recorrido con la más joven de las citas literarias a las que nos vamos a acercar este verano. Auspiciada por el Ayuntamiento de Santa Colomba de Somoza, Solsticio en Turgencius tiene que ver con la fecha y su lugar de desarrollo, en uno de los pueblos más bellos de la Maragatería; un lugar mágico, poblado de historia, de leyendas y de huellas del pasado, que precisaba una noche lo más próxima a la noche de San Juan para dejar que literatura y música se derramen, también mágicamente, sobre los participantes que a su llamada acudan, en un afán sanador de la palabra que se entremezcla con el canto de mirlos y ruiseñores, con la caricia del viento, con el crepitar de las llamas de la hoguera.

Cómo surge y lo que busca

Es Solsticio en Turgencius la confluencia de dos líneas de trabajo. Por un lado, Paz Martínez y yo misma, ambas escritoras, ambas con sangre maragata en las venas y con larga experiencia en gestión cultural, llevábamos tiempo pensando en organizar un encuentro poético en dicha comarca, que fuera presencia y entrega al mismo tiempo, entre música, poesía y público; una cita con afán de permanencia, que permitiera otro tipo de conocimiento de una zona que es aún bella desconocida. Tenía que ser en el albor del verano, antes de que los distintos encuentros festivos distrajeran el interés del posible público. Qué mejor para ello que la tarde previa a la noche en que qué la primavera se despide en aras del estío, en un encuentro pensado para los de casa pero sin olvidar a esos primeros viajeros que comienzan a disfrutar de otros entornos diferentes al suyo. Así quedó estipulado que la cita tendría lugar en el sábado más próximo a ese solsticio de verano. La suerte nos acompañó el primer año, coincidiendo con la noche del 23 al 24, en este segundo encuentro nos conformamos con adelantarnos un día. Luego vendría pensar el lugar, partiendo de que había de ser en el municipio de Santa Colomba.

Y ahí es donde entra la segunda parte de este tándem. Mientras nosotras desarrollábamos la idea, Óscar Martínez, a la sazón técnico de turismo desde varios meses antes para desarrollar la idea-marca Turismo Maragatería, llevaba un tiempo pensando en la posibilidad de realización de algún acto cultural a los pies del Torreón de los Osorio, en Turienzo de los Caballeros. Cuando Paz Martínez se puso en contacto con él buscando un espacio y la posibilidad de colaboración en la logística, para llevar a cabo el encuentro, supimos que el proyecto estaba completo. Nosotras aportábamos la idea y la organización literaria, ellos toda la logística y el apoyo técnico, sin el cual el proyecto no hubiera podido realizarse ni afianzarse en las circunstancias en las que lo ha hecho.

Una vez tomada la decisión de seguir adelante vino la necesidad de buscarle un nombre que lo diferenciase de otros encuentros. Ahí, de nuevo fue Óscar Martínez factor decisivo; tras barajar diversos nombres entre todos, finalmente es él quien sugiere Solsticio en Turgencius, uniendo a la alusión de la fecha –que sí teníamos clara– la de un nombre ligado a la historia del lugar que iba a acoger el evento, el del antiguo castillo que en el pueblo existió. También tarea suya ha sido conseguir el imprescindible apoyo del alcalde del municipio, José Miguel Nieto, que sin duda apuesta por la cultura y el turismo como fórmula de mantener viva esta comarca; así como el de la fundación Conde de Cabra, a cuyos fundadores pertenece la torre y el paraje donde se celebra el encuentro.

Dice Paz Martínez que «la poesía es medicina para el alma, una forma de expresar y contar nuestras luchas y las luchas de otros, un modo de hacerse oír con un lenguaje melódico, vinculado a las emociones y a la armonía de las palabras» y que «los silencios, caminos y paisajes de esta tierra son medicina para el espíritu y para el cuerpo», que la Somoza, la Maragatería, o como quiera que llamemos a esta comarca, es poesía en sí misma, una afirmación con la que yo estoy totalmente de acuerdo. De ahí pensar en la idoneidad del lugar para un proyecto como éste.

Sus protagonistas

A partir de ahí la propuesta se conforma en torno a la participación de poetas y músicos que primeramente comparten jornada entre ellos, intercambiando experiencias y conociendo más en profundidad la zona (para ser luego embajadores privilegiados de la misma), encuentro que culmina –al caer la tarde- con la velada abierta al público; y, si aún quedaran ganas de más, tiempo para la hoguera nocturna en la que quemar todo lo malo que nos ha sucedido.

Aún en fase de reajuste, hasta ahora han participado ya una veintena de poetas venidos de distintas partes de la provincia y de fuera de ella para compartir con el público su verso y su palabra, y cuatro representantes del mundo musical que han puesto notas a la poesía escuchada y a la, por tantos años, compartida desde lo tradicional. Gentes de diferentes procedencias, estilos y edades, que –desde el mundo literario y musical- regalan al público su relación con la palabra acompañada de la música y del trino de los mirlos, ruiseñores y otros sonidos vespertinos que, junto al rumor del viento entre las hojas de los árboles, nos acaricia los oídos.

Por otro lado está el público espectador, sin cuya complicidad actos como este no serían posibles y que, desde esta segunda edición (nuevamente gracias a la implicación del ayuntamiento), se llevan con ellos un cuadernillo en el que se custodian algunos de los poemas escuchados, uno de los cuales -también como novedad este año- ha sido específicamente pensado para este lugar, este momento, sus gentes, sus paisajes, las emociones que transmiten.

La buena voluntad, las facilidades y el buen talante de músicos y poetas participantes, tomando conciencia de la importancia que eventos como éste tienen en localidades con un elevado riesgo de despoblación, merecen sin duda el agradecimiento de promotores y gentes para quienes han alzado sus voces y sus versos.

El lugar

Solsticio en Turgencius se realiza en Turienzo de los Caballeros, uno de los diecinueve pueblos que conforman el municipio y me atrevería a decir que uno de los pueblos más bonitos de nuestra provincia. De gran belleza paisajística e histórica, tiene entre sus encantos la zona central del pueblo: una cuidada nogaleda de cuya propiedad participa cada vecino, que proporciona una agradecida umbría frente a los calores estivales, además de proporcionarle su particular y diferente fisonomía; una singular iglesia que conserva elementos románicos, muy ligada a los caballeros templarios; hermosos rincones llenos de color y la Torre de los Linajes del desaparecido castillo de Turgencius, el lugar para el encuentro, un espacio en perfecta simbiosis con la poesía que cada última tarde de primavera se derrama allí convirtiéndolo, entre las gentes que acuden a su llamada, en embrujo de verso, música y fuego.

A pesar de la proximidad a Santa Colomba de Somoza, desde donde se llega fácilmente andando por caminos (además del desvío de la carretera que continúa en dirección a Rabanal del Camino, para unirse al Camino francés a Compostela antes de alcanzar Foncebadón y su Cruz de Fierro), Turienzo no queda a nadie de paso; pero siendo tan hermoso merece la pena descubrirlo, mejor aún si es desde propuestas como Solsticio en Turgencius. Así que no dejen de hacerlo.

Terminamos esta aproximación al acto recogiendo, al respecto, algunas reflexiones de mis compañeros de aventura literaria:

Óscar Martínez (técnico de turismo): este proyecto supone la satisfacción de haber creído, trabajado y conseguido llevar a buen puerto un reto más con la marca Turismo Maragatería, en el que el principal escollo -la logística- no se hubiera superado sin la confianza del alcalde y el trabajo de los operarios del ayuntamiento.

Paz Martínez (escritora): Revitalizar los pueblos de nuestro municipio debe ser una prioridad; llevar la cultura a todos sus rincones, mostrar al exterior la belleza de los mismos, intentar que -además de con lo agrario- se identifiquen con el arte y la cultura en una convivencia en perfecta consonancia. Encuentros como el del Solsticio les dota de la magia necesaria para alzar su voz, para no ser condenados al olvido; para acercar la cultura –descentralizándola- a ese mundo rural, con un cambio de escenario a través del que valorar el inmenso potencial que tenemos en estos pueblos tan injustamente empequeñecidos.
Volver arriba
Newsletter