Publicidad
Santa Transparencia

Santa Transparencia

OPINIóN IR

11/07/2017 A A
Imprimir
Santa Transparencia
Y hoy toca la Transparencia. En las sociedades antiguas, las de la servidumbre y el feudalismo, la vida se ordenaba al compás que marcaban los solsticios, los equinoccios y demás acontecimientos astronómicos. Regularmente, los ciclos de la agricultura y de la existencia eran anunciados a través de festividades mágicas y religiosas mediante las que se renovaba la arquitectura social. Hoy, en el nuevo feudalismo capitalista, nuestros ritmos se marcan por las estadísticas del paro, de las encuestas de población activa, del IPC, de los presupuestos institucionales, de los cursos parlamentarios y también de los indicadores de transparencia.

La liturgia está clara y sirve al fin para la que fue establecida. Nos anuncian que el Ayuntamiento de León es calificado con un índice del cien por cien de transparencia y ya podemos irnos a la cama tranquilos. Es un indicador mágico de nuestra calidad democrática, de la misma forma que el IPC lo es de nuestra consustancial e irrenunciable voracidad consumista.

Algunos, los más críticos, señalarán que todo consiste en una nueva y calculada estratagema de marketing con la que apaciguar a la ciudadanía y mantener el statu quo. Pero creo que es peor que lo que ellos mismos se imaginan.

En estos días de celebración de la transparencia capitalina, supimos también que el Gobierno del PP había decidido combatir judicialmente la decisión del Consejo de la Transparencia que obligaba a informar sobre los sobrecostes en las adjudicaciones de obras públicas y que entre 2008 y 2013 alcanzaron los 10.000 millones de euros. Pero me temo que esto no es hipocresía. Me temo que para ellos la Transparencia no es mucho más que el contenido mágico de la palabra y de sus efectos taumatúrgicos; de la misma manera que la post-verdad no es más que un mero vaciamiento intelectual del concepto de verdad con el fin de rellenarlo de pensamiento mágico.

Hoy toca la Transparencia. Celebrémosla. Saquemos los pendones a las calles y honremos en romería a la Santa Transparencia.
Volver arriba
Newsletter