Publicidad
Rodrigo Martínez: "La precariedad es compañera habitual en nuestro gremio"

Rodrigo Martínez: "La precariedad es compañera habitual en nuestro gremio"

CULTURAS IR

Rodri y Segix en el vídeo, grabado en Omaña. Ampliar imagen Rodri y Segix en el vídeo, grabado en Omaña.
Fulgencio Fernández | 11/10/2020 A A
Imprimir
Rodrigo Martínez: "La precariedad es compañera habitual en nuestro gremio"
Música tradicional El componente de Tarna acaba de subir al canal de youtube de ‘música con tsume’ la primera entrega de una trilogía videográfica, grabada en directo en Omaña y acompañado al acordeón por Segis García, Segix
Nadie esperaba que Rodrigo Martínez, Rodri el de Tarna, uno de los personajes más creativos e inquietos del mundillo musical leonés fuera a permanecer ‘quieto’ durante la pandemia. Y no lo ha estado, sigue a lo suyo, creando, esta vez con la compañía de otra joya de la música leonesa, Sergio García, Segix. De sus cabezas acaba de salir ‘La casa la reguera’, la primera entrega de una trilogía videográfica que ya se puede disfrutar desde el viernes en el canal de youtube tsumetv, de Música con tsume. Los dos restantes serán publicados el 12 de noviembre y 18 de diciembre respectivamente.

–¿Qué  es este nuevo proyecto, una trilogía? ¿qué buscas?
– ‘La casa de la reguera’ es una trilogía videográfica musical. Una serie de vídeos construidos con elementos de la tradición y en cuya elaboración he incluido también materiales de composición propia. Esta trilogía es la primera parada del camino que vengo recorriendo desde hace un buen feixe de meses hacia la publicación de un nuevo trabajo discográfico que espero tener terminado a lo largo de 2021. Es también una ventana al interior de este proyecto para curiosos e interesados en estas músicas.

–¿Cómo has elegido los temas de la trilogía?
– Han llegado  a mi mesa de trabajo por diferentes vías y motivos. Algunos les conozco desde la infancia, otros pertenecen al repertorio de nuestros viejos, a los que suelo visitar con asiduidad, pero en cualquier caso, fueron escogidos para formar parte de esta publicación porque suponen un buen resumen de lo que actualmente estoy tocando en los conciertos. Están pues, grabados en riguroso directo.

–¿Es el sino de Rodrigo Martínez, en cualquiera de sus formaciones, combinar tradición con la realidad de los tiempos que vivimos?
– Cuanto mas me sumerjo en la tradición, mas tengo la sensación de que es un espejismo, o al menos nuestra concepción de ella. Podríamos entrar en un debate eterno, pero creo que una de las características intrínsecas de la tradición es que siempre contiene elementos de la actualidad. Las manifestaciones de la tradición no son mas que una fotografía del momento en que se experimentan. En este sentido, puesto que ambos tipos de materiales me rodean, es en efecto mi sino practicar esa combinación.

–¿Y resulta muy complicada la mezcla, se llevan bien?
–Yo creo que sí,  aunque he de decir que conseguir una buena disolución de estos materiales es infinitamente mas difícil de lo que en un principio pudiera parecer, lo que a menudo origina propuestas insostenibles. No obstante, si aciertas con la combinación, encontrarás ideas muy atractivas y sugerentes.

–¿Cómo lleva un culo inquieto como tú estos tiempos de confinamiento?
– Lo llevo, que no es poco..

–¿Cómo has logrado sobrevivir en el aspecto creativo, qué has parido en este tiempo?
– La precariedad es una compañera habitual entre muchas de las personas de mi gremio, y esto ha sido una considerable ventaja en esta fea historia de la pandemia, porque estamos acostumbrados a lidiar con la situación en que nos coloca. Pero esto no quiere decir que estemos bien, si no mas bien todo lo contrario. Antes de la pandemia nuestra situación ya era frágil, así que puedes hacerte una idea de cómo es ahora.

– Muchos aplausos y elogios al inicio del confinamiento, a vuestra generosidad, los vídeos que regalabais desde la red... ¿En qué ha quedado?
– Desgraciadamente nuestro trabajo es considerado por muchos como prescindible, o peor aún, ni siquiera es considerado trabajo, y en consecuencia la situación de abandono en que nos encontramos es sangrante a todos los niveles. No salen conciertos, los que salen se cancelan, y eso si, siempre podemos aprovechar para  hacer toda la cantidad ingente de trabajo no remunerado que hacemos para sacar adelante nuestros proyectos. Y eso fue lo que hice yo. Seguir trabajando en un segundo disco que tengo a medias con mi güela Aurora.

–¿Siempre te gusta colaborar con otros músicos, lo has hecho muchas veces y ahora lo haces con ‘Segix’ ¿qué tal con Sergio? ¿Cómo resulta esa mezcla de Correcillas, Almuzara, Omaña?
–Sergio y yo somos amigos desde hace ya muchos años. Es muy buen paisano, es afable, tranquilo y buen conversador. Es también un gran músico, meticuloso y constante, que aporta ideas muy enriquecedoras a este proyecto. Es un magnifico compañero, no me cabe duda.

–¿Qué se nos llevó la pandemia de la música tradicional?

– Se llevó a muchos de nuestros mayores, últimos guardianes de la tradición oral. Hace unas semanas hablaba con un compañero de batallas sobre este tema, y comentábamos algo de lo que nunca solemos hablar los que dedicamos parte de nuestro tiempo a hacer grabaciones de campo; la humanidad de estas personas, el regalo que supone su amistad y lo emocionante que es compartir con ellos nuestro tiempo. Eso, mucho más importante que lo otro, también se va con ellos, para siempre.
Volver arriba
Newsletter