Publicidad
Rescatando las fuentes de la tradición

Rescatando las fuentes de la tradición

CULTURAS IR

Concha Casado en la feria de artesanía del Val de San Lorenzo. Ampliar imagen Concha Casado en la feria de artesanía del Val de San Lorenzo.
Mercedes G. Rojo | 16/01/2018 A A
Imprimir
Rescatando las fuentes de la tradición
Senderos Literarios Leoneses, En Femenino Concha Casado Lobato permaneció al pie del cañón hasta el último aliento de su vida, siempre trabajando
Nuestro personaje de hoy es Concha Casado Lobato (León, 1920 -2016) y aunque muchas personas podrá pensar que no se trata de una escritora propiamente dicha, no desde el punto de vista de la Literatura, para mí tiene su sentido traerla hoy hasta esta sección dedicada a nuestras autoras, máxime teniendo en cuenta de que algunas otras de las que por aquí han desfilado o desfilarán, tienen sus fuentes de inspiración en la tradición popular, en las costumbres de nuestras tierras, en sus leyendas y en sus elementos más característicos, campos estos en los que Concha Casado si fue una pionera y un ejemplo a seguir.

Esta incansable, mujer que permaneció al pie del cañón hasta el último aliento de su vida, siempre trabajando, siempre promoviendo nuevos proyectos, fue la responsable directa o indirecta del acercamiento de muchos leoneses al respeto por su cultura tradicional, convirtiéndose, en la mente de muchos, en la figura ligada a la cultura tradicional leonesa por excelencia. Bien es cierto que con mayor o menor fortuna, según los casos, y es que también en los campos de la etnografía y la cultura la controversia se hace a menudo presente, máxime si se trata de una figura pionera en cualquiera de sus campos.

En 1947 culmina la tesis ‘El habla de la Cabrera alta: contribución al estudio del dialecto leonés’Filóloga y etnógrafa, de ella nos interesa hoy para esta sección todo lo que su trabajo ha supuesto de referencia en el conocimiento de los distintos aspectos que conforman la idiosincrasia leonesa, al menos en lo que pervivencia de los valores etnográficos se refiere, así como su relación que con un habla que vilipendiada y castigado su uso durante aquellos tiempos, hoy se ha convertido en el instrumento de comunicación de distintos autores de nuestra época. Nacida en 1920, formativamente le pilló de lleno la Guerra Civil y toda la época de la dura postguerra española, momentos que fueron de oscurantismo para todo lo que tuviera que ver con la evolución educativa de la mujer en los distintos campos profesionales, máxime si se buscaba una igualdad con los congéneres masculinos y en áreas poco comunes hasta entonces al ejercicio de la mujer. Por ello, que Concha se decidiese por el ejercicio de una profesión que implicase un continuo movimiento por la geografía española y una labor de investigación que sin duda había de robarle tiempo para dedicarlo a la familia, tiene aún más mérito.

Terminados sus estudios de Bachillerato en León, en el año 1937, inmersa España en plena Guerra Civil, tiene que esperar hasta la finalización de ésta en 1939 para trasladarse a Madrid y comenzar allí sus estudios universitarios, concretamente de Filosofía y Letras, carrera que concluiría con la especialización de Filología Románica y que complementará con un doctorado obtenido en 1947 al culminar su tesis 'El habla de la Cabrera Alta: contribución al estudio del dialecto leonés', dirigida por Dámaso Alonso, con premio extraordinario. Mientras tanto establece una estrecha relación con el intenso ambiente cultural que bulle en torno a la Residencia de Estudiantes, a la que se traslada su residencia en su segundo año de carrera. Después vendría un largo e intenso periplo formativo pro diversas universidades europeas como París, Bonn, Coímbra, Ámsterdam, Estrasburgo, Edimburgo, Milán y Londres. Con todo este bagaje, desarrolla su trabajo de actividad investigadora y educadora en instituciones tan prestigiosas como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) –al que permaneció unid tras su jubilación como Doctora 'ad honorem'- o al Instituto de Filología Hispánica Miguel de Cervantes, trabajos que continuará volcada más específicamente a León cuando a su retiro profesional traslada definitivamente su residencia a estas tierras. Comenzará entonces una intensa labor ligada a Centros de Profesorado, Diputación, Ayuntamientos y entidades varias en las que su principal objetivo será rescatar, documentar y salvar para el futuro todos los valores de las diversas comarcas que conforman nuestra pequeña/gran geografía provincial, además de inocular en la sangre de muchos profesionales y creadores el deseo de salvaguardar y dar nueva vida a todos esos elementos que durante siglos han ido forjando nuestro panorama cultural.

Toda esa ingente labor plasmada en multitud de libros, artículos, colaboraciones y propuestas como prólogos, introducciones,… que han servido de aliciente para la obra de numerosos autores de diversas áreas, son sin duda mérito suficiente para que hoy hayamos traído a este espacio la presencia de Concha Casado, filóloga y etnógrafa capaz de alentar la obra de autores que han bebido en las fuentes de las tradiciones de este variopinto y literario León nuestro.
Volver arriba
Newsletter