Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Jueves, 21 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Raquel Caño: "Sería muy bueno ir a Catar"

Raquel Caño: "Sería muy bueno ir a Catar"

CULTURAS IR

Imagen de vídeo
Sergio Jorge y Laura Pastoriza | 02/08/2015 A A
Imprimir
Raquel Caño: "Sería muy bueno ir a Catar"
Esto en mi barrio es pelea Lleva toda la vida jugando al balonmano. Cumplirá un año más en su club, el Cleba, con el que ha logrado llegar a la selección y jugar en León. Este deporte en la playa es otra de sus pasiones cada verano.
–¿Cuándo empezó Raquel Caño a jugar al balonmano?
–Empecé cuando esa pequeñita, con nueve años, en Navatejera.

–¿Es positiva la influencia del Ademar o quita protagonismo al Cleba?
–El Ademar siempre ha quitado protagonismo al Cleba porque siempre se ha mirado más por los hombres, también económicamente, aunque hemos estado muchos años en la misma categoría. También es verdad que mueve más a la hora da abonados y nosotros hemos salido beneficiadas porque somos como el Ademar pero en chicas.

–Es quizá la trabajadora ideal: una temporada con impagos pero renueva…
–Si he renovado es porque he hablado con ellos y tienes una luz. Es un club en el que llevo 20 años y sería duro marcharme de casa. Acabaremos cobrando y este año va a ser mejor que el pasado.

–Jugar con la selección debe de ser lo máximo.
–Cuando me dicen que recuerde mi mejor momento deportivo, siempre voy a decir que es jugar en León con la Selección Española delante de toda mi familia, de la gente que ha venido a vernos y tal y como estaba el Palacio. Fue como un premio a toda la carrera.

–¿Ahora que está tan de moda Catar, no le han tentado aún?
–Todavía en balonmano femenino no están llamando mucho a la gente, quizá en un par de años empiecen a tentar. Yo siempre lo he pensado, que como vengan para que me vaya a jugar con el dineral que ofrecen, sería una experiencia deportiva muy buena.

–¿Cuesta mucho lograr la igualdad entre el deporte masculino y femenino?
–Todavía estamos a un paso grande. Pero lo estamos consiguiendo logrando resultados deportivos, parece que se liman las diferencias. Los medios están dando un poco más de bombo.

–En algo sacarán ventaja…
–Les sacamos ventaja en que este año ha habido más medallas en todos los deportes en femenino que en masculino.

–¿Lo de ser deportista de élite también se nota en los ligues?
–Según como lo mires, puede que haya gente que lo utilice para decir, ‘mira, soy deportista de élite’. Sí que te miran con otros ojos, te sientes más reconocido.

–Otra de sus pasiones es el balonmano playa. ¿En qué se diferencian?
–Muchísimo, no se puede utilizar el bote, siempre hay superioridad en ataque, los goles dobles, los tanteadores son diferentes… Fuera también es diferente, porque es una disciplina de verano, cada vez hay más gente y es muy sano, antes no, se veía más como fiesta, ahora ya empieza a ser profesional.

–Supongo que jugar en la arena hace que tenga unos pies de acero.
–Te acabas acostumbrando, ahora puedes jugar tres partidos y no te cansas.

–Y cuando se acabe el balonmano, ¿qué hará Raquel Caño?
–De momento me planteo año a año, esta vida deportiva digo siempre que es de sueño, de mentira.

–Igual puede dedicarse a la publicidad, haciendo anuncios de cremas solares. O de León Cuna del Parlamentarismo.
–No me importaría hacer de todo siempre dentro de las posibilidades.
Volver arriba
Newsletter