Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
"Quiero vivir un año más para leer mi mensaje en la botella"

"Quiero vivir un año más para leer mi mensaje en la botella"

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 14/04/2019 A A
Imprimir
"Quiero vivir un año más para leer mi mensaje en la botella"
La historia de la semana Asunción Carro, Chonita, de 94 años, vive en una residencia de ancianos en León. Cuando supo que había un Día Mundial de la Poesía, recordó que a ella le gustaba escribir poemas y en esa fecha metió un poema en una botella
Asunción Carro, a la que todos conocen por Chonita, tiene 94 años. Fue maestra, guarda de su larga vida en la enseñanza cientos de anécdotas y nombres, y recuerda de aquellos tiempos una afición, escribir poesía.

Asunción Carro vive en la actualidad en una residencia de ancianos de la capital. Una de sus compañeras, amiga, a la que va a visitar casi todos los días un pariente, activo miembro del Ágora de la Poesía que cada último viernes de mes se reúnen en la plaza de San Marcos para compartir poemas y que acaban de ganar el Premio Armonía de las Letras.
En una de esas visitas, el ‘agorista’ le comenta a su parienta: «El día 14 no podré venir, es el Día Mundial de la Poesía y organizamos diversos actos, estaré muy liado».
Y entonces escuchó cómo muy cerca Chonita musitaba: «Yo escribo poesías». Y le contó que hace unos años uno de sus hijos incluso le llegó a encuadernar un libro con algunos de los poemas».

Le hablaron del Día de la Poesía, la invitaron a participar de alguna manera y la buena mujer copió de su puño y letra uno de ellos para que lo sumaran al Día. «Lo introdujimos en la botella, con otros muchos, para leer al año que viene (su poema se distingue bien entre todos pues lleva un lazo rojo)», explican desde el Ágora.

Y lo curioso es que este simple acto poético ha traído nuevas ilusiones a Chonita, hasta el punto de que ahora repite: «Quiero vivir un año más para escuchar cómo leen mi poema».
Y se fueron desencadenando nuevas emociones. Ella lamentó no haber conocido el Ágora y entonces muchos de los poetas del Ágora han decidido ser ellos quienes le llevan esta celebración a su residencia de ancianos. SE apuntaron muchísimos voluntarios, trabajadores sociales de la residencia... y hoy pasarán a celebrarlo con Chonita, la maestra que escribe poesía y tiene una en la botella, titulada Mi Bierzo: «Tu viste nacer a mis pasados / y tu tierra abriga a mis queridos. / Se abrieron mis ojos con tu luz / y admirando tus campos y tus ríos / nació en mi alma / este ansia de ensalzarte, / de amarte, besarte, bendecirte…».
Volver arriba
Newsletter