Publicidad
"Queremos seguir siendo un escaparate y para ello hay que hacer bien las cosas"

"Queremos seguir siendo un escaparate y para ello hay que hacer bien las cosas"

ACTUALIDAD IR

El presidente del Sindicato Central del Embalse de Barrios de Luna, Ángel González Quintanilla. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen El presidente del Sindicato Central del Embalse de Barrios de Luna, Ángel González Quintanilla. | MAURICIO PEÑA
P. Ferrero | 29/05/2022 A A
Imprimir
"Queremos seguir siendo un escaparate y para ello hay que hacer bien las cosas"
Campo Entrevista a Ángel González Quintanilla, presidente del Sindicato Central del Embalse de Barrios de Luna
Este lunes 30 de mayo arranca el XV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, que se llevará a cabo en el Palacio de Congresos y Exposiciones de León hasta el día 3 de junio. Un encuentro que recala en la capital leonesa después de cinco décadas desde la última vez, de la mano del Sindicato Central del Embalse de Barrios de Luna, encargado de la organización. El evento prevé tener una alta participación, ya que contará con unas 900 personas, entre congresistas, acompañantes y representantes de las empresas expositoras. El presidente del Sindicato, Ángel González Quintanilla, explica la importancia que tiene este congreso, no solo por la visibilidad que dará a la actualidad, reivindicaciones y objetivos del regadío, sino también para la provincia leonesa, porque tiene un componente turístico.

–¿Cuál es el contexto de este congreso y por qué es importante para la provincia leonesa?
–Es la XV edición de este congreso, que es a nivel nacional y que se celebra en León después de 50 años, en 1972. Se lleva a cabo cada cuatro años y en el último, que tuvo lugar en Torrevieja, se acordó por unanimidad que el siguiente se celebrara en León, por lo que fue asignado al Sindicato. Es importante por la repercusión que tiene, porque se debaten cuestiones de importancia relacionadas con el regadío y se da visibilidad, pero también por su faceta turística, porque esperamos congregar a mucha gente. Tenemos 865 inscritos entre congresistas, acompañantes... pero creemos que serán más, porque también estarán presentes unas 48 empresas del sector. Queremos que sean unos días en los que puedan conocer León. Su gastronomía, su patrimonio, su naturaleza... Que además de aprender, lo pasen bien y disfruten de León, porque es una provincia muy diferente, con muchos recursos que hay que poner en valor. En definitiva, estamos empeñados en que sea bonito, atractivo y que la gente se va de León contenta y con ganas de volver.

Las últimas técnicas del mercado mundial las tenemos aquí y han venido comunidades de fuera a ver nuestras instalaciones–¿Cuáles son los objetivos de este congreso con respecto al sector?
–Se van a debatir las consecuencias técnicas y se va a dar visibilidad a nivel nacional. Un objetivo claro es el tema del plan hidrológico, porque no cumple con las expectativas que pensábamos. Hay un cambio de tendencia en las temperaturas. Habrá periodos de sequía y otros de lluvias y hay que tener esas cosas en cuenta y ser previsores. La gente cree que el agua solo la gastamos los agricultores, pero el Embalse de Barrios de Luna abastece a León y a la comarca del Órbigo... El tema del desembalsado es muy importante.

–¿Cuáles son las características de este congreso?
–Es un congreso adaptado a las nuevas tecnologías y hemos apostado también porque sea respetuoso con el Medio Ambiente. Todo va a estar digitalizado, a base de aplicación móvil y teléfono. Todos los asistentes se podrán descargar una app en su dispositivo para ver toda la información. Y todo el material que se utilice será material reciclado.

–¿De qué propuestas se nutre?
–Se celebrarán tres ponencias básicas, una sobre el regadío y su futuro, otra sobre lo que se está haciendo a nivel técnico, sobre el funcionamiento, sobre cómo se están haciendo las cosas, cómo se sacan mejores cosechas, cómo hacemos para mantener el Medio Ambiente, utilizando los menos nitratos y herbicidas posibles... En esa línea. También se celebrará una mesa redonda sobre el regadío en Europa y se inaugurará la exposición ‘De León a León: 50 años no son nada’, que mostrará los cambios que ha habido en estas últimas cinco décadas. Además, tenemos el congreso paralelo, para los acompañantes, a los que se les enseñará León; su gastronomía, su patrimonio...

–¿Cuál es la realidad y la actualidad del regadío?
–En esta zona del Páramo contamos con 50.000 hectáreas modernizadas actualmente. Además, las últimas técnicas del mercado mundial las tenemos aquí. Cualquier agricultor siembra su finca, informa a la comunidad y ésta, a su vez, le informa de los litros de los que dispone... Se consiguen unas producciones tremendas y un ahorro de agua impresionante. Esa es la fórmula, y a partir de ahí, la comunidad de regantes todas las semanas informa sobre el horario de apertura y cierre de agua. El agricultor solo tiene que ir a la finca, si quiere, si tiene alguna avería en algún aspersor... Además, hay una app en la que se puede ver si se riega bien o no en su finca, si tiene la potencia suficiente.... Eso es la actualidad.

Hay 50.000 hectáreas modernizadas y otras tantas que lo quieren hacer y harán la inversión. Los gobiernos tienen que coger la bandera–Entonces... Se podría decir que es una referencia en cuanto a la modernización y también en cuanto a las técnicas...
–En lo que llevamos de año han venido comunidades de Madrid, Extremadura... para ver nuestras instalaciones. Somos un escaparate y queremos poder seguir siendo escaparate durante muchos años, y para ello hay que hacer bien las cosas.

–¿Y el futuro?
–El futuro no sabemos cómo puede ser, porque si se echa la vista atrás y se compara la actualidad con hace 10 años, hay un abismo. Lo que pueda ocurrir a 10 años vista también puede serlo. Por eso decimos que nunca se acaba de modernizar, porque hay que estar pendiente de los nuevos sistemas para acoplar al regadío y no se quede viejo.

–¿Cuál es el compromiso de los regantes?
–Queremos un regadío que sea lo más respetuoso posible con el Medio Ambiente y una agricultura sostenible, también a nivel económico. Los agricultores somos los principales interesados de que se cuide el campo y los recursos, y queremos demostrar que en el campo hay vida, que donde hay agua hay vida. Con la modernización se ahorra mucha cantidad de agua, se optimiza el recurso. Mojamos solo 15 centímetros de tierra, que es donde se echa el abono... De esta manera, la planta lo recoge y no se filtra ni se arrastra. Es una manera que beneficia al agricultor, porque gasta menos en nitratos... también favorece al cultivo, porque no sufre estrés al regarse en 3 ó 4 días, y se ha aumentado la producción hasta llegar hasta los 15 mil kilos de media y superándolo. Son fuertes inversiones pero que se amortizan. Los regantes en León están muy volcados con la modernización, y si tenemos un montón de hectáreas modernizadas, quedan otras 50.000 que también lo quieren hacer y harán la inversión, por eso los gobiernos tienen que coger esa bandera y tirar hacia adelante.
Volver arriba
Newsletter