Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Puente de Puente Castro sobre el río Torío

Puente de Puente Castro sobre el río Torío

CULTURAS IR

Dispone de diez arcos de medio punto de bella factura y, junto a las pilas, la obra se afirma con siete tajamares en forma ahusada espléndidos que llegan hasta la superficie de la calzada. | LUIS SOLERA SELVI Ampliar imagen Dispone de diez arcos de medio punto de bella factura y, junto a las pilas, la obra se afirma con siete tajamares en forma ahusada espléndidos que llegan hasta la superficie de la calzada. | LUIS SOLERA SELVI
Luis Solera Selvi | 19/08/2017 A A
Imprimir
Puente de Puente Castro sobre el río Torío
Cruzando puentes por territorio leonés Se trata de una obra clasicista de finales del reinado de Carlos III, aunque se perciben aún rasgos barrocos, especialmente en sus bóvedas de cañón y vanos relativamente estrechos
El actual barrio de Puente Castro era una vieja aljama de León en la margen izquierda del río Torio y también insigne itinerario del Camino de Santiago por el que seguimos transitando desde su frontera leonesa en Sahagún de Campos y del que ya hemos mostrado algunas interesantes obras pontoneras.

Aunque no quedan rastros, por este lugar debieron construir los romanos algún pontón de madera para dar servicio a su Legio VII Gemina. Sí  se le puede adjudicar un cierto origen medieval a juzgar por su primitivo tablero que era alomado y por las referencias que hacen de él antiguos viajeros como Aymeric Picaud y fray Hugo el Potevino, allá por el siglo XII.

Hacia 1767 se encontraba muy deteriorado y los maestros de obra Diego Martínez y Bernardo Miguélez informaron sobre su estado ruinoso y proponen una drástica reconstrucción. La obra de efectuó lentamente, acabándose en 1778 con un coste total de ejecución de 874.000 reales de vellón.

Es una hermosa obra civil de la que siguieron hablando y escribiendo los viajeros y aventureros del siglo XVIII como el valenciano Antonio Ponz en 1787, a la sazón secretario de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y comisionado por Campomanes para que hiciera un inventario artístico que plasmó en su célebre libro titulado ‘Viajes por España’. Desde entonces, las citas de este puente menudean en todo tipo de tratados, crónicas y diccionarios enciclopédicos.

Características actuales de la obra: Se trata de una obra clasicista a finales del reinado de Carlos III, aunque se perciben aún rasgos barrocos, especialmente en sus bóvedas de cañón y vanos relativamente estrechos.  Tiene una longitud aproximada de 166 metros y un ancho entre cantos de 8,40 metros, permitiéndose actualmente una circulación cruzada aunque con limitaciones por peso hasta 3,50 TM salvo para los transportes públicos. Dispone de 10 arcos de medio punto de bella factura y junto a las pilas, la obra se afirma con 7 tajamares en forma ahusada espléndidos que llegan hasta la superficie de la calzada y actuaban como refugio de transeúntes ante el paso peligroso de carros o carretas. Aguas abajo dispone también de espolones semicilíndricos de características semejantes.

La fábrica es de piedra caliza, muy bien tallada y asentada con primor en hiladas muy regulares y horizontales; abundan las marcas y numeración que grababan los propios alarifes en los sillares. El tablero es ligeramente alomado y está acotado por los pretiles, de muy buena factura en altura aproximada a los 80 centímetros rematada por una albardilla moldurada y sobresaliente como las impostas en un trabajo de excelente cantería.

En las cabeceras y sobre los pretiles se esculpieron en piedra cuatro figuras de leones sedentes que portan pergaminos con inscripciones conmemorativas de la construcción de esta bella obra civil. Es admirable la creación de espacios públicos entorno a esta obra, con jardines, paseos, zonas de descanso y hasta campos de deporte en la amplia terraza que ha ido conformando el río Torio.

Dado que actualmente se impide el paso a peatones, se ha construido una pasarela de hormigón muy cerca, aguas abajo, por la que cruzan multitud de vecinos y peregrinos. No me ha parecido ver señalización viaria que lleve al monumento ni un cartel que informe sobre las características e historia del mismo.

El puente está situado en lo que ahora es la Avenida del Alcalde Miguel Castaño que es la antigua Avenida de Madrid porque enlaza con la vieja carretera nacional N-601 hacia Valladolid, Segovia y Madrid.

Más información: http://loboquirce.blogspot.com.es/2017/02/puente-de-puente-castro-sobre-el-rio.html
Volver arriba
Newsletter