Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Miércoles, 20 de marzo de 2019 Logo
Buscar en la web
Mostrar menú Cerrar menú

Prometeo

Prometeo

EL BIERZO IR

Prometeo. | CASIMIRO MARTÍNFERRE Ampliar imagen Prometeo. | CASIMIRO MARTÍNFERRE
Casimiro Martínferre | 12/07/2015 A A
Imprimir
Prometeo
Territorio. Capítulo 41. "Apuntas abierta en canal al cielo de la misericordia. Pareces no resignarte a la muerte, implorar otra oportunidad para volver a ser lo que fuiste"
Madera relavada con lejía de tantas lluvias y estropajo de infinitos soles. Aserrado muñón. Blanca calavera, casi ceniza, rajada por los navajazos del tiempo. Apuntas abierta en canal al cielo de la misericordia. Pareces no resignarte a la muerte, implorar otra oportunidad para volver a ser lo que fuiste. Solar de sombra y frescura, proveedor de frutos, padrino de almas nuevas.

Nada eres ahora sino espejismo, pero yo concederé esa otra oportunidad y vivirás por segunda vez. Con el poder que me ha otorgado la divinidad, te insuflaré aliento, pues estoy hecho a su imagen y aún la supero en astucia. Remozaré tu residuo exánime, esa carcasa calcinada que una vez fue musculatura del latido. Aunque eres, esqueleto, símbolo de lo irreversible, resucitarás lozano.

Traeré un elenco de doncellas, para que sus estros nuevos fertilicen tus raíces. Iniciaré en ti una pulsión, fecundando con lechada de toro el seco serrín de tus entrañas. Te inyectaré savia de vino y resina perfumada. Crearé una corteza superponiendo en el tronco capas de rico brocado. Prenderé en las ramas hojas de charol, manzanas de vidrio soplado, flores de macramé aromatizadas con canela. Trinarán y anidarán bajo tu amparo las más exquisitas aves, en jaulas de cristal.


Valle del Sil, septiembre de 2012
Volver arriba
Newsletter