Publicidad
¿Por qué mi hijo no aprende a escribir?

¿Por qué mi hijo no aprende a escribir?

ACTUALIDAD IR

Raquel Fidalgo, Rut Sánchez, Patricia Robledo y María Arrimada. | L.N.C. Ampliar imagen Raquel Fidalgo, Rut Sánchez, Patricia Robledo y María Arrimada. | L.N.C.
L.N.C. | 17/12/2016 A A
Imprimir
¿Por qué mi hijo no aprende a escribir?
Educación La ULE estudia las dificultades de este tipo en una experiencia con 180 alumnos leoneses
Raquel Fidalgo Redondo, profesora de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de León, coordina un proyecto de investigación sobre la detección temprana y la prevención de las dificultades de aprendizaje en escritura en alumnos de primero de Educación Primaria. La metodología del proyecto está basada en el modelo ‘Respuesta a la Intervención’, muy utilizado a nivel internacional, sobre todo en Estados Unidos, aunque en el ámbito de las dificultades de aprendizaje de lectura, y también en la aplicación de medidas online para la detección y monitorización del alumnado en riesgo en coherencia con los últimos avances científicos.

La investigación –que cuenta con una beca de 18.200 euros concedida por la Fundación BBVA dirigida a investigadores y creadores culturales– evalúa las habilidades de composición escrita de 180 niños de primer curso de Primaria, a lo largo de tres fases de intervención que se prolongarán hasta 2018. La investigadora enfatiza que además de la necesaria financiación concedida por la Fundación BBVA, todo ello es posible gracias a la colaboración e implicación de los colegios y el profesorado de tres centros educativos de León a los que expresa su agradecimiento: La Anunciata, Nuestra Madre del Buen Consejo Padres Agustinos y San José-Agustinas Misioneras. "Todos ellos han mostrado desde el primer momento, su interés y buena disposición a tomar parte en la investigación y la han convertido ya en una realidad en curso", dice.

Raquel Fidalgo señala que el proyecto trata de dar respuesta a la responsabilidad que tienen las escuelas de "garantizar al alumnado una adecuada adquisición de la competencia escrita". En este sentido, insiste en la trascendencia de este trabajo desde una perspectiva educativa ya que la habilidad para comunicarse por escrito "resulta imprescindible para mostrar una auténtica competencia curricular y es clave para aprender y demostrar lo aprendido". "No hay que olvidar que la presencia de dificultades en la escritura se traduce en composiciones de menor calidad y acarrea numerosas barreras en la educación", agrega.

Otro aspecto que se une a la dimensión educativa del proyecto es la repercusión social que encierra una mala praxis en el aprendizaje de la escritura. "La escritura es fundamental para promover el bienestar mental de los ciudadanos y resulta imprescindible para desenvolverse en un mundo cada vez más organizado en torno al texto escrito", por lo que el hecho de que existan fallos en la escritura "dificulta la búsqueda de empleo y la participación activa en la vida cívica".

El equipo dirigido por Raquel Fidalgo tiene un carácter internacional y está formado por María Arrimada (becaria FPU cuya tesis doctoral, dirigida por Raquel Fidalgo y Mark Torrance, versa sobre el presente proyecto), Patricia Robledo, Paula López, Rut Sánchez, Lourdes Álvarez, y Fátima Olivares.

Durante las tres fases de desarrollo del proyecto, el equipo utilizará como instrumentos diversas pruebas globales de evaluación, a través de las cuales se valorará la productividad, la precisión y la calidad de la escritura, y se tomarán medidas online del proceso escritor, mediante smartpens, basadas en el análisis de la dinámica de lo escrito. La investigación ya está inmersa en su primera fase desde el pasado mes de octubre. En ella, los maestros de los centros participantes llevan el proyecto a las aulas a través de la formación del alumnado en habilidades de transcripción y de autorregulación de los procesos de planificación del texto narrativo.

Desarrollo de las fases

Al finalizar esta primera fase, se iniciará una segunda que tiene por objeto implicar a las familias de aquellos alumnos cuya evolución en la escritura no responde al ritmo normal del aula. Por último, durante el primer trimestre del curso 2017/2018 se aplicará de nuevo la intervención inicial, a todo el alumnado y se realizará una evaluación final, destinada a comprobar que los alumnos en riesgo se han incorporado a la marcha normal del aula.

Con todo este proceso, se pretende cumplir con dos objetivos, por un lado validar indicadores en el proceso escritor que permitan detectar alumnos en riesgo para luego hacer un seguimiento que facilite evaluar la progresión en el estudiante, y por otro impulsar la adquisición de una competencia escrita a través de unos métodos instruccionales empíricamente validados, implementados por el profesorado y/o las familias.

La profesora y directora del proyecto Raquel Fidalgo ya ha participado en múltiples proyectos y convenios relacionados con la psicología de la escritura. A lo largo de su trayectoria profesional ha formado parte de 25 proyectos competitivos a nivel europeo, nacional, autonómico o local, cuenta con 42 artículos científicos y la edición de cuatro manuales científicos.
Volver arriba
Newsletter