Publicidad
¿Por qué doblan las campanas?

¿Por qué doblan las campanas?

CULTURAS IR

Los chavales de Villabalter aprenden a tocar las campanas con Pedro Delgado, que hoy se suma a la fiesta . |  MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Los chavales de Villabalter aprenden a tocar las campanas con Pedro Delgado, que hoy se suma a la fiesta . | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 21/04/2018 A A
Imprimir
¿Por qué doblan las campanas?
Tradiciones A las 12 de la mañana de este sábado campaneros de toda la provincia harán repicar sus campanas en una iniciativa de varios países para pedir a la Unesco que su sonido y sus históricos toques sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
A las 12 de la mañana (la hora del Angelus que decían los clásicos cuando Radio Nacional así lo ordenaba) de este sábado, 21 de abril, muchos vecinos de pueblos de la provincia se sorprenderán al escuchar el repique de las campanas, alto y claro como hablan ellas.

La pregunta que se harán, «¿a qué tocan?», encierra la respuesta pues le están reconociendo a las campanas y a los campaneros su propio lenguaje, su forma de comunicación, la que siempre ha existido en los pueblos y mediante el cual se informaba de todo: nacimientos, concejo, hacendera, a muerto, a fuego, tente nube...

Y todas esas campanas, las que se han sumado a la iniciativa, quieren que su sonido llegue hasta la Unesco y que este sonido reconozca su historia y su utilidad y le sea concedido el reconocimiento de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Más de 30 pueblos leoneses ya se han sumado a la iniciativa de hacer repicar sus campanas a las 12 Se trata de una la jornada de exaltación europea de las campanas que en nuestro país avala la asociación Hispania Nostra y promueve la Asociación de Campaneros d´Albaida y el MitMac (Museo Internacional del toque manual de campanas). En la provincia de León fue la localidad berciana de Santa Marina de Torre la primera en sumarse a la iniciativa. Los medios de comunicación recogieron su iniciativa, también el boca a boca, y pronto comenzaron a aparecer nuevas adhesiones, como recuerda uno de los grandes estudiosos de las tradiciones «musicales» leonesas, Héctor Luis Suárez, asimismo mantenedor de un blog sobre campanas: «Varios coordinadores voluntarios y ocasionales difundieron la iniciativa y son los causantes de que muchas espadañas y campanarios se unan a la sonora y entrañables reivindicación. Asociaciones, colectivos, instituciones, escuelas de campaneros, de índole laica y religiosa como cofradías, templos de todo género y centros eclesiásticos, juntas vecinales, además de particulares anónimos encargados habitual u ocasionalmente de las tareas del tañido en casi todas las comarcas provinciales han atendido la invitación y hoy la provincia escuchará el repique de las campanas».

Santa Marina de Torre fue quien primero se sumó a esta idea de once países de toda EuropaSuárez le pone nombre y apellidos a muchos de los que se fueron sumando, los muñidores, en su propia expresión: «Son muchos, desde Santa Marina de Torre, con Melchor Moreno; las escuelas de campaneros de Villabante, como Julián o Jorge Juan; de Villabalter con el campanero Pedro Delgado o el de Campo, Blas Cubelos. El Instituto de Estudios Omañeses animó desde su web a que se sumaran las campanas de Omaña;  los mismo hizo Vicente Carvajal, de Sofcaple; Amador Pinos, del IEB); la cofradía de la Expiración y el Silencio de León a los que habría que sumar el trabajo y entusiasmo del citado Suárez.

Ya hay una importante lista de pueblos que se han sumado (en la parte superior de la página), pero se esperan aún más hasta las doce de la mañana de hoy. Se esperan nuevas confirmaciones como las de la zona de Sahagún o inevitables como Fresno de la Vega, para sumarse a las más de una treintena de campanarios que van a sonar de modo nutrido en el Bierzo Alto, Omaña y Laciana, El Páramo, Maragatería, La Sobarriba o los alfoces de León, Ponferrada o Astorga... Más los que vengan.

En definitiva, a la arenga de «echamos las campanas al vuelo» los campanarios leoneses que se sumen compartirán anhelo con otras de países como Bélgica, Holanda, Italia, Francia, Austria, Irlanda, Polonia, Portugal, Suiza y Ucrania; además de otras de todas las comunidades autónomas de España.

Recuerdan desde Hispania Nostra que «las campanas son los únicos instrumentos antiguos que conservan su sonido original: suenan como cuando se construyeron, oímos las mismas sonoridades que se oían hace quinientos años. Y cada una tiene una sonoridad específica para ser oída en solitario, en compañía o en contraposición a otras. Para su protección y disfrute por generaciones futuras, campanarios y campanas necesitan ser usados; requieren ser tocadas de manera adecuada por campaneros conocedores de su oficio; y deben ser mantenidas y restauradas pues el repique de las campanas es un lenguaje que antes era entendido por todos los vecinos de una población y su comarca y, que como todo lenguaje, obedecía a una sintaxis bien establecida y reglada en libros capitulares».

Por toda la provincia


Los pueblos que ya se han sumado son Santa Marina de Torre, Albares y Folgoso de la Ribera, Tremor, La Granja, Sta. Cruz de Montes, S.Andrés de las Puentes, Castropodame, S. Pedro y Turienzo Castañero, Calamocos, Bembibre (y a la espera de Matachana, Viloria, Villav. De los cestos). Molinaseca, Ponferrada (Reloj, Encina), Campo, Villar de los Barrios, Columbrianos, Villafranca del Bierzo (S Fco., S. Nicolás). Órbigo-Páramo: Villabante, Sta. Marina del Rey, Villares, Celadilla y Bercianos del Páramo, Villoria y Villarejo de Órbigo. En La Cabrera, Encinedo y La Baña. Alto Porma y Rib. Esla Felechas y Quintanilla de Rueda. En Omaña en Garueña, Sosas del Cumbral, Riello, Las Omañas y en Sosas de Laciana. En Astorga, Lagunas de Somoza, León (S. Isidoro, Carbajalas, Capuchinos), Villabalter, Villaseca de la Sobarriba.
Volver arriba
Newsletter