Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Por los ingenios hidráulicos de Folgoso de la Ribera

Por los ingenios hidráulicos de Folgoso de la Ribera

EL BIERZO IR

Ampliar imagen
Francisco A. Ferrero | 01/09/2019 A A
Imprimir
Por los ingenios hidráulicos de Folgoso de la Ribera
RUTAS DE NUEVE A UNA El río Boeza, antes de entrar en la llanura aluvial de Folgoso de la Ribera, está preñado de máquinas hidráulicas aprovechando el desnivel que presenta en este último tramo, que se encaja en terrenos carboníferos...
Se trata de una ruta circular que desde el hermoso pueblo de Folgoso de la Ribera nos adentra en los terrenos carboníferos de Alto de Quiruela, cubierto hoy de un magnífico bosque de roble melojo. Caminando por pistas forestales, entre escombreras de viejas minas de carbón, alcanzamos el río Boeza por debajo del mimetizado azud que alimentaba de agua a la central hidráulica de San Juan de Boeza.

El resto de camino, hasta llegar de nuevo al lugar de inicio de la ruta, va paralelo al río siguiendo la dirección de la corriente. Es en este último tramo donde nos sorprenderá la majestuosidad del aurífero río Boeza que circula acaudalado y con una fuerte pendiente, lo que ha dado lugar a una poco común concentración de presas y máquinas hidráulicas muy integradas en el paisaje y ya formando parte del mismo.

Folgoso de la Ribera (en adelante Folgoso) en un pueblo sobreelevado sobre la margen izquierda del río Boeza y atravesado por la acequia del Reguerón y el arroyo de Valdeloso, que tuvo actividad minera en su cabecera (mina de antracita de Valdeloso, cerrada en el año 2001). Las primeras referencias escritas sobre Folgoso datan del año 973 con motivo de la donación de una heredad situada en ‘el lugar de Folgoso de la Ribera’ al monasterio de Santa Cruz de Montes. Parece que el término Folgoso deriva del vocablo latino ‘filictum=helecho’, lugar poblado de helechos, propios de zonas húmedas como manantiales de cabecera de los arroyos (Folgoso del Monte) o de la ribera de las corrientes fluviales (Folgoso de la Ribera). Es cabeza de un ayuntamiento compuesto por las poblaciones de Boeza, Folgoso de la Ribera, La Ribera de Folgoso, Rozuelo, Tedejo, El Valle y Villaviciosa de San Miguel, conformando una población conjunta cercana a los 1100 habitantes (2019).

En los alrededores del pueblo se observa la presencia de minería romana sobre tierras rojas armadas con cantos rodados que forman parte de antiguas terrazas fluviales situadas a ambos márgenes del río Boeza (calicata minera de La Pombia o Pombiella, El Corón, El Castro). También castros presuntamente prerromanos como el magnífico asentamiento de La Olla, en las inmediaciones del arroyo de Valdalveiro. En las inmediaciones de este último castro, visible en la distancia durante el itinerario, fue localizado el Ídolo de Valdaveiro; una representación calificada de fetichista de forma ovoide y tallada en piedra arenisca.

Antes, o después de iniciado el recorrido, merece la pena dar un paseo por Folgoso de La Ribera, especialmente por el barrio más antiguo, situado en las inmediaciones de la iglesia de la Expectación y a los pies del Castro de Folgoso, donde se localizó, en 1986, un yunque de hierro datado del siglo I-II d.C. y depositado en el Museo Alto Bierzo de Bembibre.

Lo más antiguo de la iglesia de Folgoso es el retablo del siglo XVI procedente de otra iglesia, ya desaparecida, situada sobre el Castro de Folgoso (Nuestra Señora del Castro). La entrada a la iglesia está enmarcada por tres arcos de medio punto encuadrados con un alfiz decorado en zig-zag. De su interior destaca el simétrico retablo mayor y el magnífico artesonado de madera. Alberga un pendón, usado para guiar las procesiones, que conserva sus telas originales en colores verde y vino; con sus casi 12 metros de altura se considera uno de los más grandes del Bierzo. También, al lado de la iglesia, se encuentra un edificio (de 180 m2) que alberga el Belén Artesano de Folgoso de La Ribera. Desde 1963, al llegar la Navidad, se puede visitar esta obra de ingeniería artesanal que tiene el reconocimiento de Interés turístico provincial.

Al borde del antiguo Camino Real, en dirección al hermoso puente de Albarinos, que atraviesa el río Boeza hacia los parajes de Molín Quemado, La Gándara y el Castro de Pombiella, podemos ver la pequeña ermita de la Vera Cruz, muy venerada por los vecinos de Folgoso.

Pero volvamos a la ruta que nos trae a Folgoso. El inicio del sendero, que parte de la calle de Ciñales, está compuesto de tierras aluvionares que descansan sobre terrenos del carbonífero. Durante el trayecto atravesamos una pequeña fuente que mana rastrera y babosa, poco apetecible para beber. En la distancia, a nuestra izquierda, se observa el emplazamiento del magnífico castro de La Olla.

Después de recorrer el primer kilómetro, el sendero termina en una amplia pista flanqueada de un magnífico bosque de robles que cubre el monte de Quiruela. Durante el recorrido, desviándonos unos 250 pasos del camino principal, podemos visitar la ferruginosa fuente de Ciñales con alto contenido en hierro y manganeso. Atravesando los manantiales de la cabecera del arroyo de Ciñales, el camino inicia su descenso entre escombreras y taludes mineros laboreados desde finales del siglo XIX en busca de carbón hasta alcanzar la ribera del río Boeza. Una vez interceptamos el canal de la fábrica de luz de San Juan (también conocida como la Fábrica de Arriba), conviene acercarse a visitar el mimetizado azud donde arranca el canal, situado a aproximadamente 1 kilómetro aguas arriba remontando el río Boeza. El siguiente recorrido, paralelo al canal, termina en la pequeña cámara de carga que alimenta a las turbinas de la central hidráulica de San Juan.

Esta primitiva concesión fue otorgada a Don Severo Moreno Somoza por resolución del 10 de junio de 1905 para un caudal de 900 l/s y 17,90 m de salto para suministrar de energía eléctrica a la ciudad de Astorga. Una de las condiciones que se exigió desde el ayuntamiento es que suministrara también de energía eléctrica al pueblo de Folgoso, condición que la empresa concesionaria sólo cumplió tras numerosas presiones que se hicieron desde el vecindario, entre ellas, las amenazas de corte de los postes del tendido eléctrico. Posteriormente, la fábrica de luz fue transferida y rehabilitada a favor de Rodriguez Crespo y Cía, por O.M. del 30/08/1940 y, más adelante, a Eléctricas Leonesas S.A.(ELSA) por O.M. del 9/10/1957. Según un vecino de Boeza, parece que esta central estuvo en marcha hasta los años cincuenta.

Una vez rebasada la Fábrica de Arriba, que conserva los edificios y mucha de la maquinaria anterior a su abandono (tuberías forzadas, dos turbinas Francis de eje horizontal de la marca Voith, carcasas de los alternadores, poleas, volantes de inercia, etc.), nos encontramos con la pequeña represa del río Boeza que emboca el agua hacia la acequia del Reguerón, que ya no abandonaremos durante todo el recorrido hasta llegar a Folgoso. Este último trecho hasta llegar al pueblo es, probablemente, el más hermoso de toda la ruta. En el primer tramo, el río Boeza desciende con gran potencia y pendiente entre abundantes rápidos y cascadas hasta la confluencia con el arroyo de Quintana, mostrando su magnificencia este gran río. Ya cerca del pueblo podemos ver, sobre el canal y en el sentido de la corriente, tres molinos encadenados que aprovechaban la fuerza del agua para mover ruedas harineras. El primero que encontramos, sin restaurar y el mayor de todos, se conoce como ‘La Máquina’ que dispone de dos ruedas de moler. Más adelante dos pequeños ‘molinos de vecera’ restaurados y de una sola rueda.

Llegando al pueblo pasamos por debajo de la mítica Peñona y alcanzamos la magnífica presa de la central hidráulica de Corbera (también conocida como la Fábrica de Abajo). La primitiva concesión data del 18/04/1934 para 2000 l/s. Ramiro Gago Rodríguez y su hijo Leopoldo Gago Fernández, de Bembibre, construyeron la central hidráulica para asegurar el suministro eléctrico a Folgoso y, por primera vez, para dar energía eléctrica a los pueblos de Tierra Seca.

La central fue adquirida por ELSA el 16/03/1946 que unos años más tarde, en 1949, recreció la presa inicial (de unos 8 m de altura) para conseguir un mayor caudal y potencia. Conocida popularmente como ‘La Presa’, sus infraestructuras son las que han llegado hasta la actualidad. El socaz de la presa es un lugar muy visitado para el baño por los vecinos de Folgoso.

Las dos centrales hidráulicas (las Fábricas de Arriba y de Abajo), propiedad de ELSA, fueron absorbidas por Unión Eléctrica Fenosa en 1972. De la central de Corbera se conserva en aceptable estado la obra civil y una enorme cámara de carga abierta en cuyo fondo se aloja una curiosa turbina de eje horizontal que funcionaba inundada con tres rodetes alineados sobre el mismo árbol motor. Esta central era de mayor potencia que la de San Juan. Según la información facilitada por los vecinos durante las crecidas de invierno el agua del Boeza podía llegar a los alternadores de la central, para evitar que quedaran inundados disponían de un mecanismo de elevación sobre su cota base para alejarlos de agua y permitir que pudieran seguir funcionado. Para la unión de la turbina (fija) con el alternador (posición variable) se utilizaba un acoplamiento elástico mediante poleas.

Visión global


El Boeza es el gran río vertebrador del Bierzo Alto. Después de abrirse paso entre los quebrados estribos de la Sierra de Gistredo, sale presuroso de los encorsetados valles hasta alcanzar la espléndida vega de Folgoso de la Ribera y las llanuras aluviales de Bembibre. Este último tramo vigoroso de río, antes de alcanzar el cañón granítico del Boeza y desembocar en el río Sil en la ciudad de Ponferrada, está sembrado de máquinas hidráulicas que aprovechan la fuerza del agua para mover viejos molinos harineros y turbinas para la producción de energía eléctrica.

Esta ruta nos pasea por la sorprendente ribera del río entre las localidades de Boeza y Folgoso de La Ribera. Veremos las primeras fábricas de luz que alimentaron a Astorga y Bembibre, también una serie de molinos alineados a lo largo de la Acequia del Reguerón. Un hermoso paseo a la umbría, acompañados del sonoro discurrir del agua, mientras nos sorprendemos continuamente con un paisaje vivo y sublime.

(Esta ruta está dedicada en recuerdo a mi buen amigo Andrés Piñuelo García (Sito), natural de Folgoso de La Ribera).


Volver arriba
Newsletter