Publicidad
Ponle color a las cloacas

Ponle color a las cloacas

LNC CULTURAS IR

Algunas de las tapas de alcantarillas decoradas en el proyecto de intervenciones artísticas de Carlos Cuenllas ya están colocadas. |  MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Algunas de las tapas de alcantarillas decoradas en el proyecto de intervenciones artísticas de Carlos Cuenllas ya están colocadas. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 21/10/2018 A A
Imprimir
Ponle color a las cloacas
LNC Domingo El activo artista leonés Carlos Cuenllas presentó en Espacio Vías un proyecto de curso de intervenciones urbanas y ya está trabajando en él con los inscritos, pintando las tapas de las alcantarillas de la ciudad
Ahora que tanto se habla de «las cloacas», aunque sean del Estado, el activo artista leonés Carlos A. Cuenllas está trabajando en un proyecto que trata de «darle color» a uno de los elementos más tristes y grises —en cuanto a imagen— de las ciudades, las alcantarillas y lo que de ellas vemos, sus tapas, esas chapas redondas y negras por las que de vez en cuando vemos entrar a algún trabajador camino de las cloacas de la ciudad.

El propio Cuenllas bromea con su nueva iniciativa: «Ya he trabajado, pintando, en las alturas de la Cueva de Valporquero; en paredes, en escaleras y ahora nos asomamos al subsuelo de la ciudad, poniendo color a las tapas de las alcantarillas». Y cuando dice trabajando no es una metáfora, la tendinitis que arrastra como consecuencia de levantar y mover estas pesadas tapas da fe de ello.

Quienes hayan caminado por algunas calles como Padre Isla o Renueva, cerca de las murallas, ya habrán visto la nueva imagen de alguna de estas tapas de las cloacas de la ciudad.

Queremos abrir más la iniciativa y que otros artistas e interesados nos trasladen sus ideas  En realidad esta colorista nueva imagen es el fruto de un proyecto que Carlos Cuenllas presentó en Espacio Vías, se trataba de un Curso de intervenciones urbanas, que se enmarcaban dentro de expressARTE del Programa es.pabila de la Concejalía de la Juventud y pronto contó con la complicidad de Esther Calzado. Iniciativa que, como la mayoría de las vinculadas a este Espacio Vías, era para menores de 30 años y en el que se inscribieron jóvenes a los que el techo de edad les sobraba pues «todos menos dos son menores de 18 años, de diferentes centros de la ciudad e, incluso, La Robla».

Y se pusieron a trabajar. «Primero empezamos a hacerlo en vivo, por así decirlo, trabajábamos sobre las propias tapas de las alcantarillas, tenías la ventaja de que no necesitabas levantarlas pero era un engorro trabajar así, en la calle, con tráfico, con gente, y en algunas de estas se notan las prisas y el estrés. Después ya nos permitieron llevar las chapas a Espacio Vías y trabajamos mucho más tranquilos, con más libertad y posibilidades».

- ¿Hasta cuándo? ¿Cuántas calles?
- La verdad es que pensamos que cuantas más calles mejor, cuantas más tapas mejor, creo que le da otro aire, infunde otro ánimo pero según va creciendo el proyecto vamos incorporando nuevas ideas.

Y Carlos Cuenllas habla de alguna de ellas. «Queremos ampliar la iniciativa a todos aquellos que quieran participar, artistas de la ciudad y otros interesados, gente que tenga alguna idea en esta linea y nos la traslade para tratar de ponerla en marcha y darle otro color a la ciudad, al menos a las alcantarillas».

De momento ya están trabajando en la idea de ampliar el ámbito de actuación a otras chapas similares, las de Telefónica, que en su caso suelen ser de hormigón. «Ya nos hemos puesto en contacto con ellos y parece que será posible, pero ya se sabe que estas cosas llevan un proceso».

Hay dibujos de todo tipo, homenajes al Purple, las propias ideas de los chavales e incluso algunas otras actividades ‘a mayores’ de la actuación sobre las alcantarillas. «Pintaron con agua, colabora con en una intervención urbana de una artistas, hicieron eyebombing (poner ojos dibujados por ellos en sitios del mobiliario urbano como si fueran caras), y diseñaron camisetas y vestidos con los fondos que les proporcionaba la propia ciudad».

Un mundo de colores, como ellos. A ver si como la ciudad también.

Volver arriba
Newsletter