Publicidad
Ponferradina 3 - Burgos 1: 'La Deportiva se sube al tren del 'playoff'

Ponferradina 3 - Burgos 1: 'La Deportiva se sube al tren del 'playoff'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
J. A. | 07/05/2022 A A
Imprimir
Ponferradina 3 - Burgos 1: 'La Deportiva se sube al tren del 'playoff'
Fútbol / Segunda División El equipo berciano aprovecha el ‘pinchazo’ del Oviedo y se queda a un solo punto de la sexta plaza después de conseguir ganar al Burgos con más sufrimiento del esperado
Dicen que hay oportunidades que no pasan dos veces por delante y eso parece tenerlo muy claro la Sociedad Deportiva Ponferradina, que a estas alturas de la temporada tenía muy claro que no podía dejar escapar los 3 puntos que ponía en juego El Toralín y que, tras el empate del Oviedo en Málaga, significaban quedarse a un solo punto de esa ansiada última plaza de ‘playoff’ de ascenso.

Lo que se jugaban los dos equipos, Burgos y Ponferradina, lo hubiera sabido cualquiera ajeno a la competición viendo únicamente los primeros 5 minutos de partidos. La Deportiva quería el balón y buscaba la portería castellana sin especular. El Burgos, cerrado en su campo y esperando un robo que le permitiera salir a la carrera, daba la sensación de estar conforme con lo que sucediera.

Le faltaba eso sí el acierto en las últimas decisiones a la Ponferradina, que poco a poco se iba soltando siendo consciente de que no es que el rival le pusiera en apuros si se echaba adelante, sino que además eso le llevaba a encontrar numerosos huecos. Permitía el Burgos salir con el balón jugado a los centrales y no dudó en aprovecharlo un conjunto berciano que tuvo que esperar casi 20 minutos para tener su primera ocasión clara con una jugada de pizarra a la salida de un córner que Ojeda no acertaba a embocar ante la presencia de la zaga desde el punto de penalti.

La Deportiva fue muy superior en la primera parte, de la que se marchó con un 2-0 a favorAvisó una vez la Ponfe. No lo hizo dos. En el córner posterior el balón terminaba llegándole a Ríos Reina en banda derecha, permitiéndole poner un centro cerrado que Copete encontraba en el segundo palo para cedérsela a Naranjo y que este hiciese el 1-0 a placer. Encontraba la Deportiva el premio a su propuesta y lejos de cambiar algo en el Burgos el gol, el guión se mantenía idéntico los minutos siguientes. De hecho, una nueva gran combinación que partía de Pascanu jugando casi como centrocampista, permitía a Agus Medina aprovechar una dejada de Enrich para tener de nuevo un tiro franco en la frontal que despejaba la defensa.

Solo una acción pudo cambiar el signo de la primera mitad, pero cuando se está de dulce hasta la suerte arbitral acompaña. Una falta lateral del Burgos propiciaba el error en la salida de Amir, que permitía a Zabaco rematar en el segundo palo y ceder el balón al corazón del área. Sierra, en su intento de remate, encontraba el empujón de Copete si bien ni el árbitro la veía ni el VAR lo revisaba.

Como si nada hubiera pasado, porque el partido continuó transcurriendo por los mismos derroteros dejando más que claro que solo había sido un susto aislado. Porque no quería especular la Deportiva, que se fue a buscar el segundo gol sin miramientos. Naranjo, tras un gran centro de Paris; Ojeda, con un disparo al palo desde la frontal en la enésima transición a la velocidad del rayo e incluso un Zabaco con mala experiencia en los goles en propia a punto de repetir la faena, estuvieron muy cerca de subir el 2-0 al marcador.

Pero no lo hicieron porque ese hueco estaba reservado a una obra de arte que por sí misma bien valió el precio de la entrada. Una falta a unos 5 metros del área la pintaban con el nombre de Ríos Reina. El lateral cogió el balón, lo colocó, tomó carrera y con un zurdazo perfecto puso el esférico en la escuadra lejos del alcance de Herrero. Celebración a lo Lebron James y partido encarrilado para delirio del Toralín.

Pedía el partido en el descanso cambios al Burgos y seguir igual a una Deportiva que no debía conformarse para no pasar apuros. No cambió nada Calero de inicio y la Deportiva sí que mostró su intención de mantener la intensidad. Sorprendente lo primero, necesitó el técnico castellano otros dos avisos para mover el banquillo. Ni Enrich, con un remate casi a bocajarro tras un sensacional centro de Ojeda, ni Espiau con un pase de la muerte que se paseó por la línea de gol, hicieron al técnico rival arrepentirse de que ya era demasiado tarde.

Y es que el triple cambio en el Burgos, dando entrada a Berjón, Guillermo y Juanma, pero sobre todo cambiando el sistema y pasando a jugar con dos delanteros, le dio un aire bien distinto a los visitantes. También lo hizo porque la Ponferradina se lo permitió y es que las numerosas ocasiones para sentenciar el partido que perdonó el conjunto berciano fue lo que terminó por dar alas al Burgos. Además de esas dos iniciales, dispusieron los bercianos de otras dos para hacer el tercero. No lo consiguieron y sin saber muy bien cómo el Burgos se metió en el partido.

Un error de Paris protegiendo el balón en línea de fondo ante Valcarce lo aprovechaba el berciano para rematar y forzar otro error, el de Amir, cuya parada no era buena cayéndole el balón a Juanma y cediendo este para que Guillermo marcase a placer en la primera media ocasión que tenía el conjunto visitante, que obviamente creía en poder sacar algo más.

Saverio hizo el 3-1 de la tranquilidad, pero asustó a todo el estadio con un problema en el talónLe restaban aún 20 largos minutos al partido y el Burgos se volcó sobre la portería de Amir, haciendo sufrir por primera vez a una Deportiva a la que por momentos le temblaron las piernas. El partido se rompió y se convirtió en una ruleta rusa en la que quien más tenía que perder era la Ponfe. Herrero salvaba el gol de Agus Medina tras una acción de Yuri, pero Amir hacía lo propio con una mano milagrosa sobre el remate de Guillermo. A punto estaba Grego de marcar tras una falta lateral y Ojeda respondía con un disparo que también blocaba el guardameta.

La cuerda tenía que romperse por algún sitio y por suerte lo hizo a favor de la Ponferradina. Saverio cazaba un balón en el área, recortaba dos veces y colocaba su disparo en la escuadra para hacer estallar de jubilo a la afición blanquiazul y dejar vista para sentencia la victoria.

Sufriría un poco más la Deportiva, incluso con un gol anulado a Juanma, pero más lo haría con la lesión, a priori leve de Ojeda, pero mucho más preocupante del propio Saverio, que con un problema en el talón enmudeció al estadio.

Un desenlace feo para un día de felicidad y es que la Deportiva ha cogido el tren del ‘playoff’ de ascenso y esta vez espera llegar hasta la estación final.
Volver arriba
Newsletter