Publicidad
Ponferradina 1 - 0 Almería: 'A la Deportiva siempre le quedará Paris'

Ponferradina 1 - 0 Almería: 'A la Deportiva siempre le quedará Paris'

DEPORTES IR

Paris y Yuri, durante la celebración del tanto del lateral. | LA LIGA Ampliar imagen Paris y Yuri, durante la celebración del tanto del lateral. | LA LIGA
Alejandro Cardenal | 12/09/2021 A A
Imprimir
Ponferradina 1 - 0 Almería: 'A la Deportiva siempre le quedará Paris'
Fútbol / Segunda División Un gol del lateral, al que Arcediano ya había anulado un tanto de forma inexplicable, da una nueva victoria a una Ponferradina que vuelve a la zona de ascenso directo
El Toralín sigue siendo territorio hostil para el Almería. La Deportiva prolongó su buena racha en su estadio ante los andaluces con un triunfo por la mínima (1-0) gracias a un golazo de Paris Adot, el héroe de un conjunto berciano que volvió a tumbar a uno de los gigantes de la categoría para colarse de nuevo, con todo merecimiento, en la zona de ascenso directo gracias a un inicio de Liga histórico, cuatro victorias en cinco jornadas que demuestran que los de Jon Pérez Bolo van muy en serio.

El partido empezó a ritmo de derbi. Los 1.000 kilómetros que separan Ponferrada de Almería no han impedido que en los últimos años se haya cocinado a fuego lento una rivalidad que se ha aliñado a base de frustrar ascensos y consolidar permanencias y se tradujo en un arranque eléctrico.

Pocas veces una pausa para hidratarse estuvo tan justificada. Tal fue la intensidad de la primera media hora que casi se lleva por delante a un ‘tanque’ como el propio Paris. El lateral, bendito sea, fue una de las principales novedades de un once de Bolo al que también volvía Amir tras perderse el partido del Heliodoro por las malditas fechas FIFA. En el Almería el ‘picante’ lo ponía el regreso de Curro, que en su vuelta al Toralín volvió a mostrar una intermitencia intolerable para el que es, con el balón en los pies, uno de los mejores jugadores de la categoría.

En los últimos años se ha cocinado a fuego lento una rivalidad que se ha aliñado a base de frustrar ascensos y consolidar permanencias

El caso es que más allá del morbo, el arranque tuvo, siguiendo con los símiles culinarios, mucha miga. Sin un dominador claro y con dos equipos que, por suerte, huyen de esa moda de amasar posesión por aquello del qué dirán, el partido tuvo poco centrocampismo y muchas áreas

La Deportiva empezó llevando la voz cantante con un Yuri que partido sí y partido también, da la razón a Miguel Ríos y aquello de que los viejos rockeros nunca mueren. No opinó lo mismo el VAR, que anuló el tanto del hijo adoptivo del Bierzo, dejando sin premio a un conjunto berciano que poco antes ya había estado a punto de abrir la lata en un mano a mano de Dani Ojeda con Fernando.

El guardameta fue uno de los grandes protagonistas de la primera parte y dio oxígeno a un Almería al que se notaba visiblemente incómodo ante la propuesta de la Ponferradina, pero que no renunció al ataque y a punto estuvo de adelantarse en el marcador con un latigazo de un Ramazani que dejó el larguero temblando.
Otra buena intervención Fernando a un lanzamiento de falta lejano de Naranjo y un intento de chilena abortado por el linier pusieron el broche a una primera parte a la que solo le faltó el premio del gol.

El descanso no menguó el ímpetu de los bercianos, que volvieron de los vestuarios con el cuchillo entre los dientes dispuestos a rematar la faena, pero se toparon con un rival ‘inesperado’, Arcediano Monescillo, el único organismo pluricelular sobre la faz de la Tierra que consideró anulable el tanto de Paris Adot.

Paris, que se había quedado con ganas tras la ‘arcedianada’ se vengó con un latigazo desde la frontal que se coló por la escuadra

El lateral, tras una buena combinación en la banda, se colaba en el área y con la ayuda involuntaria de Babic sorprendía a Fernando con un disparo cruzado que se envenenaba tras tocar en el defensa. Sin embargo y para sorpresa de todos, el colegiado se echó la mano al pinganillo y se fue a revisar una jugada para anular el tanto por un fuera de juego posicional milimétrico de un Yuri que ni siquiera había intervenido en la jugada. Dantesco.

El atraco, lejos de amilanar a la Deportiva, hizo que los blanquiazules buscasen la portería de Fernando con más ahínco y Paris, que se había quedado con ganas tras la ‘arcedianada’ se vengó con un latigazo desde la frontal que se coló por la escuadra y esta vez sí, puso por delante al conjunto berciano.

Y es que el colegiado no tuvo a qué agarrarse y no tuvo más remedio que conceder un tanto que hizo justicia al esfuerzo de un equipo que en los últimos minutos no quiso pecar de ‘amarrategui’ para evitar sustos en el arreón final de los andaluces y siguió buscando la portería rival.

De hecho, el partido murió en el área visitante y en la recta final del partido la ocasión más clara fue, de nuevo, de Paris. Porque a la Deportiva siempre le quedará Paris.
Volver arriba
Newsletter