Publicidad
Ponferrada advierte a los hosteleros de la necesidad de mantener limpia la vía pública que ocupan sus terrazas

Ponferrada advierte a los hosteleros de la necesidad de mantener limpia la vía pública que ocupan sus terrazas

EL BIERZO IR

Las terrazas de los locales deben complir las medidas de higiene y prevención de contagios. | Ical Ampliar imagen Las terrazas de los locales deben complir las medidas de higiene y prevención de contagios. | Ical
D.M. | 19/06/2020 A A
Imprimir
Ponferrada advierte a los hosteleros de la necesidad de mantener limpia la vía pública que ocupan sus terrazas
Medio Ambiente El Ayuntamiento informa que pueden ofrecer ceniceros y retirarlos tras el uso de cada cliente, como hacen con el resto de la vajilla, para evitar que prolifere la suciedad y contaminación por colillas / La ordenanza contempla multas de hasta 600 euros por incumplir las normas de salubridad
El Ayuntamiento de Ponferrada advierte a los negocios de hostelería del municipio de la necesidad de mantener limpio el espacio de vía pública que ocupan con sus terrazas, una obligatoriedad que, de incumplirse, podría suponer multas de entre 300,01 y 600 euros o la suspensión temporal de la licencia municipal, según según la ordenanza reguladora de ocupación de espacios públicos con fines lucrativos.

Tras el confinamiento, el Ayuntamiento de Ponferrada ha facilitado a los locales de hostelería la posibilidad de ampliar sus terrazas más allá del espacio público que concedido en la licencia. Una medida de ayuda a los hosteleros, que por las normas sanitariasdel Covid, deben mantener separadas las mesas al menos dos metros y mantener un nivel  de ocupación que permita responder a las distancias de seguridad.  Esto ha supuesto un aumento importante de ocupación por terrazas en muchas calles de Ponferrada. 

Pero además, las recomendaciones sobre el uso de elementos comunes en las mesas de los bares y resaurantes, como es el caso de palilleros, servilleteros, cartas, etcétera, ha supuesto que  muchos bares no tengan tampoco ceniceros en las mesas de las calles, lo que supone que muchos usuarios desechen sus colillas en la vía pública, en la que muchos ciudadanos han detectado un importante incremento de este tipo de suciedad en los espacios,  árboles o jardineras alrededor de los locales.  Muchos de ellos mantienen frecuentemente limpio su espacio, pero también hay otros que no lo hacen. 

Así lo advertía precisamente e stos días el grupo de activistas ambientales Clown Colillas, que se encarga frecuentemente de concienciar con sus acciones sobre la contaminación que supone el desecho de colillas al suelo, que finalmente van a parar al alcantarillado y los ríos. Cada colilla contamina hasta 50 litros de agua dulce, indican. Creen que es fácil evitar tirar la cocillas al suelo, usando colilleros para guardar los filtros, tirándolos a una papelera cercana o cualquie otra acción semejante antes de tirarlos al suelo, ya que además es un elemento que ha estado en contacto con boca, saliva  y manos de los usuarios y por tanto pueden ser potenciales agentes de contagio, que luego pisan y arrastran otras personas o incluso entran en contacto de forma directa con el pelo, las patas o el hocico de muchas mascotas.  

El Ayuntamiento recuerda a los hosteleros que "si bien es cierto que se deben evitar los elementos de uso común" que entren en conflicto con  las normas para evitar contactos, lo anterior "sí es posible facilitar ceniceros bajo petición del cliente y retirarlos con las copas,  platos utilizados, para su posterior lavado y desinfección entre usuarios".

Y es que, recuerdan,  la prestación del servicio en las terrazas de los establecimientos de hostelería y restauración, deberá llevarse a cabo acompañada, siempre  de medidas de higiene  y prevención del contagio de la COVID 19, como limpieza y desinfección del equipamiento de la terraza entre un cliente y otro, pero también el espacio del suelo, ya que la posibilidad de desarrollar su actividad no debe entrar en conflicto con el mantenimiento en buenas condiciones del espacio público y el medio ambiente. 
Volver arriba
Newsletter